EL INTERIOR CONOCIDO

Aunque condicionada por la pandemia, la Organización de Básquetbol del Litoral (OBL) realizó el torneo de selecciones formativas departamentales con la novedad de que este año presentó competencia en dos categorías de básquet femenino. Las y los campeones ahora se enfrentarán con equipos de Montevideo.

Fotos: Liga de Paysandú – @LbpPaysandu

A comienzos de octubre empezó a disputarse un nuevo torneo litoral de selecciones departamentales en categorías formativas. Las selecciones de las ligas de Salto, Paysandú y Soriano (incluye Río Negro) se enfrentaron en U13, U15 y U17 masculino, y U14 y U17 femenino.

El campeonato se dividió en tres ventanas, una por departamento, en cada una de las cuales los equipos se enfrentaron todos contra todos. Soriano se quedó con tres de los cinco torneos y es que ganó U13 y U15 masculino y U14 femenino. Por su parte, Salto se llevó la copa en U17 masculino y Paysandú ganó la categoría más grande del femenino.

No queda acá

Los campeones del litoral esperan la definición de los torneos de la capital del país para hacer cruces con estos. La idea es que a comienzos de diciembre las campeonas de las categorías femeninas reciban a las mejores de Montevideo tanto en U14 como en U17, mientras que en la segunda quincena de diciembre se vivirá la misma experiencia pero en masculino.

Lo que no se jugó este año fue el torneo litoral de clubes. Era algo que había hecho la OBL en años anteriores a la pandemia, pero que este año desistió de hacerlo para no forzar demasiado ni el calendario ni la logística en el regreso de la actividad regional. Es muy factible que el año que viene se vuelva a dar ese paso y se garantice mayor competencia para los jugadores.

Un momento distinto

Los torneos de selecciones departamentales son instancias de crecimiento para todos. Tanto los chicos como los entrenadores tienen la oportunidad de entrenarse con los mejores de la generación, además de enfrentarse a “caras nuevas”, de competir en un nivel superior, un nivel regional, con canchas que suelen tener las tribunas pobladas, con partidos transmitidos en vivo, con rivalidades “clásicas”, con condimentos que hacen muy provechos y muy estimulables este tipo de competencias.

Bien aprovechados

Los fines de semana que contaron con competencia OBL fueron aprovechados por la Federación Uruguaya de Básquetbol (principal financiador de estos campeonatos) para visitar los tres departamentos con una delegación que incluyó tanto a diferentes dirigentes como a los cuerpos técnicos de las selecciones nacionales.

La principal intención de la visita radica en la presentación del programa de selecciones nacionales, tanto a través de una charla como de la realización de una mesa redonda y trabajos en cancha, pero también significa marcar presencia. Desde que Ricardo Vairo asumió la presidencia de la FUBB, la apuesta por la integración del básquetbol del interior paso a enfocarse en el básquetbol de formación. Allí se estimuló la refundación de la OBL y se comenzó a financiar parcialmente los torneos de dicha organización. El paso de estar, de mostrarse, de ir a ver talentos jóvenes, de estar en contacto directo (desde compartir cancha hasta una cena) con todos los estamentos del básquet local, de estar, es uno grande y hacia adelante que se dio este año.

El litoral bien, ¿y el resto?

En el básquet nacional tenemos ese vicio, costumbre, defecto, no sé cómo definirlo, de hablar del interior y en realidad estarnos refiriendo al litoral del país. A los efectos de la FUBB ocurre que, más allá de la actividad o no que haya en el resto del interior, los únicos departamentos federados son: Salto, Paysandú, Soriano (incluye equipos de Rio Negro) y Maldonado.

Justamente Maldonado no quiso quedarse atrás en este momento y organizó un fin de semana en el que no solo recibió a la delegación de la FUBB (para presentar el plan ante entrenadores y autoridades locales, de San José, Lavalleja, Colonia y Canelones) sino que tuvo una competencia el domingo que contó con representantes de los cinco departamentos antes mencionados. Esa competencia tuvo actividad U15 y U17 masculino, contando con la participación de un equipo femenino. Colonia fue el campeón en U15, mientras que Maldonado se quedó con el U17.

La federación apoya e impulsa el básquet del litoral, así como también empujó a Maldonado a crecer junto con algunos departamentos de su región, ahora el problema está en los departamentos no federados y cómo llegarles. Básquet (de diferentes niveles, formalidades, categorías, frecuencias, etc.) hay en todo el país, el desafío es colocarlo todo debajo de la órbita de la FUBB de alguna manera y generar un básquetbol ordenado, que siga los lineamientos del órgano que regula este deporte y que sea “productivo” a los intereses nacionales.

Como motor de esto está trabajando hace poco más de un año el Comité Integral de Minibásquetbol.

Deja un comentario