SIGUEN SU CAMINO

El pasado fin de semana se disputó la segunda doble fecha del campeonato de selecciones departamentales de la Organización de Básquetbol del Litoral (OBL). Paysandú fue la sede de la segunda instancia de un torneo que había comenzado a finales de julio en Salto y que continuará en Soriano.

Para este año la OBL definió que el torneo de selecciones departamentales se jugara en tres categorías, en tres instancias y con tres participantes. Salto, Paysandú y Soriano se enfrentarán en U13, U15 y U17 en dos vueltas de todos contra todos en régimen de local y visitante. La forma que encontraron de realizar este campeonato más viable fue la de que cada selección reciba a sus dos rivales un mismo fin de semana.

Así fue que Salto recibió a Paysandú en las tres categorías el 26 de julio y a Soriano el 27 del mismo mes.  El fin de semana pasado fueron los sanduceros que recibieron a los salteños el sábado y a los representantes de la Liga Regional de Soriano (también incluye a Río Negro) el domingo, mientras que el fin de semana del sábado 31 de agosto se definirán los campeonatos en Soriano.

Los organizadores de este campeonato habían realizado cuadrangulares por categoría anteriormente, invitando a un departamento cercano (Artigas o Colonia) por cada torneo, pero analizaron la competencia y la modificaron para darle más tiempo de trabajo a cada equipo y permitirle tener más entrenamientos, más partidos, una competencia más larga y más crecimiento para todos los participantes del campeonato.

Más allá de contar con el apoyo económico (fundamental) de la FUBB, estos torneos dependen exclusivamente de la organización de la OBL que permanentemente busca aumentar su cantidad y calidad de competencias interdepartamentales. Incluso la intención es que esta organización integre más departamentos como Artigas, Colonia, San José, entre otros. Con sus cosas, es una organización fuerte, con objetivos ambiciosos y con una organización respetable. Habrá que seguir apoyándola y aprovechando sus pasos hacia la integración nacional.

UNA EXPERIENCIA FORMIDABLE

El pasado fin de semana se jugó en Paysandú la segunda doble fecha del campeonato. Paysandú derrotó a Salto en las tres categorías, mientras que se quedó con dos de los tres partidos ante Soriano (perdió solo en U15). El equipo sanducero revirtió los resultados obtenidos en su visita a Salto en las categorías U13 y U17 y se aseguró estar en la definición de las tres categorías hasta el final.

Más allá de los resultados, la experiencia de los torneos de selecciones formativas es muy buena. El hecho de generar instancias donde los mejores de la región entrenen con los mejores (este formato de torneo en tres instancia con un mes y medio de duración permite varias instancias de entrenamiento) genera crecimiento y más si se le suma el hecho de jugar contra los mejores de otro torneo en su generación. El jugar con selecciones departamentales genera sentido de pertenencia, aumenta la competitividad y les permite a los chicos vivir experiencias únicas al jugar de local o visitante. El tener las tribunas con las familias, amigos, compañeros o hinchas de la selección hace sentir las localías e invita a los chicos a vivir situaciones de presión que no dejan de ser de aprendizaje tanto siendo local como visitante.

Además, son procesos y torneos que facilitan los trabajos de la selección en el interior y deberán ser seguidos de cerca por los cuerpos técnicos que tendrán la oportunidad de observar a los principales proyectos del interior en competencia.

Deja un comentario