BOMBARDEO CELESTE

Uruguay derrotó a Brasil con un ajustado 66-63 y mantuvo su invicto en el Sudamericano U15. El equipo dirigido por Marcelo Capalbo defendió muy bien durante el segundo tiempo, encontró triples en los momentos en los que su rival defendió en zona y, de la mano de Ubal y Bessio, cerró mejor el partido ante el campeón del U14 del año pasado.

Brasil dominó el comienzo del juego. El equipo norteño defendió en media cancha con mucha intensidad, persiguió en la defensa de los bloqueos indirectos, cambió de hombre cada vez que lo necesitó, jugó con cuatro abiertos en ofensiva, generó desde bloqueos directos, anotó a distancia, corrió desde la defensa de su rebote, convirtió segundos tiros y llegó a abrir siete (18-11). Uruguay se mantuvo en partido durante los primeros minutos, mientras anotó a distancia, pero luego sufrió la defensa rival. El equipo celeste buscó jugar en transición, planteó un juego vertical, generó desde rompimientos y descargas, pero sufrió la velocidad e intensidad defensiva de su rival y no pudo anotar con facilidad. El equipo dirigido por Marcelo Capalbo jugó desde bloqueos directos para Agustín Ubal, encuentra gol en sus manos y se puso a tres de cada al primer descanso.

Los segundos tiros fueron la clave gracias a la que Brasil recuperó su dominio del juego y abrió la máxima de ocho en el inicio del segundo chico. Uruguay defendió bien, con mucha intensidad, buenas ayudas del lado contrario y orden, pero no pudo controlar su rebote y sufrió. Lautaro Pérez, desde que ingresó en el primer chico, marcó el tono defensivo del equipo. Uruguay defendió espejo siempre al base rival y en esa tarea Nicolás Bessio y Pérez se destacaron durante todo el partido. El jugador de Racing cambió la forma de defender del equipo, ayudó siempre bien, se animó a doblar por momentos, robó pelotas y generó un buen momento del equipo que corrió, jugó al ritmo de Ubal, tuvo buenos minutos de Joaquín Rodríguez, reaccionó y se fue solo uno abajo al descanso largo.

En el tercer cuarto cambió el partido. Brasil salió a defender T y 1 (con referencia personal sobre Ubal), pero Uruguay jugó desde rompimientos y descargas y, con dos triples de Bessio, abrió la defensa. Luego, contra hombre, Uruguay fue ordenado, tomó segundos tiros, fue tan paciente como colectivo, jugó desde bloqueos directos, anotó tiros largos y concretó un 12-7 que le permitió pasar por cuatro. Brasil pasó a defender en zona 1-2-2, Uruguay forzó un par de ofensivas y los norteños lo aprovecharon para correr y cerrar uno arriba el tercer chico.

Brasil abrió el último cuarto con una defensa 2-3, pero nuevamente fueron dos triples de Bessio los que la abrieron y le permitieron a Uruguay volver a pasar en el marcador. Uruguay defendió muy bien, persiguió en la defensa de los bloqueos, cambió de hombre cuando lo necesitó, trabajó bien las ayudas del lado contrarió, protegió su rebote, manejó los tiempos del partido y le hizo muy difícil convertir al rival. Ubal asumió en ofensiva. El jugador de Malvín castigó la defensa step que realizó el rival en los bloqueos directos cada vez que los jugó, generó desde rompimientos por calle central y, peses a errar por momentos, lideró, junto con Bessio, al equipo para sacar cuatro a 2’30” del final. Brasil anotó tras buenas salidas contra presión y algún punto de contraataque, pero de la mano de Ubal y con una serie de defensas consecutivas, Uruguay cerró mejor el partido y se quedó con el punto.

Agustín Ubal fue el goleador de Uruguay con 19 puntos, mientras que Nicolás Bessio anotó 18.

Deja un comentario