PEQUEÑA REVANCHA

Uruguay derrotó a Chile con un contundente 84-51 y se quedó con la medalla de bronce del Sudamericano U21. La selección celeste logró derrotar a la selección chilena con la generación ’97, que fue la que protagonizó el recordado Premundial U16 de Maldonado, y se tomó una pequeña revancha. Uruguay ganó un partido que dominó desde la defensa.

Foto: CABB

Uruguay dominó el comienzo del partido. El equipo celeste defendió en hombre en toda la cancha, persiguió en la defensa de los bloqueos, cambió de hombre cada vez que lo necesitó para defender esas situaciones, trabajo bien las ayudas para contener el juego cercano al aro de Felipe Haase –al que procuró atacarle el balón cuando se disponía a jugar de frente-, tuvo referencias especiales (a la hora de presionar y de defender la línea de pase) con Ignacio Arroyo y Sebastián Herrera y controló a su rival. El equipo dirigido por Marcelo Signorelli generó muchas situaciones de contraataque, pero no las aprovechó todas y demoró en imponer en el marcador el control de juego que tuvo desde su defensa. Tres triples, el juego desde bloqueos directos de Mateo Sarni y buenos minutos de Joaquín Rodríguez llevaron a los celestes a poner un 13-2 en los primeros seis minutos de juego. Chile aprovechó tiros errados de su rival para correr, lastimó con la salida de indirectas de Herrera, anotó a distancia y anotó un 7-1 con el que se puso a cinco. Un doble de Metzger le permitió a los celestes abrir siete.

Uruguay mantuvo su nivel defensivo, pero se apuró y forzó mucho sus ofensivas, se quedó sin gol y vio como su rival reaccionó. Chile robó pelotas en primera línea, corrió la cancha, encontró un triple en las manos de Herrera y puso un 7-3 con el que se puso a tres. Los trasandinos estiraron una presión zonal luego de la que se refugiaron en zona 2-3, pero Uruguay salió bien de la presión, jugó desde rompimientos y descargas y, tras dos triples de Rodríguez, recuperó siete de renta. Los mejores minutos de Haase en ofensiva le permitieron a Chile reaccionar. El interno lastimó tanto con segundos tiros como con su juego de frente al aro y lideró un 10-4 con el que su equipo se puso a uno. Uruguay jugó desde bloqueos directos, lastimó con situaciones de repick, fue vertical, jugó con cuatro abierto, encontró puntos en eel juego de frente al aro de Metzger y puso un 6-0 con el que sacó siete. Un libre le permitió a los chilenos ponerse a seis de cara al descanso largo.

En el tercer cuarto se quebró el juego. Uruguay mantuvo su defensa individual en todo el campo, corrió la cancha, jugó al ritmo de Sarni (que generó contraataques, pero que también jugó directas para generar juego e incluso lastimó con rompimientos y anotó cerca del aro), encontró puntos a distancia en las manos de Rodríguez, tuvo un buen ingreso de Agustín da Costa –que lastimó con sus rompimientos al aro y sus corridas- y puso un 18-3 con el que sacó 21. Chile intentó defensas zonales, defensas individuales, pero no pudo contener el momento celeste y en ataque vio como su rival le quitó sus principales vías de gol y de generación de juego. Si bien los chilenos lograron anotar algún punto a distancia o de corrida, Uruguay se mantuvo arriba en el marcador, contraatacó con efectividad, sacó 22 de máxima y se fue 20 arriba al último cuarto.

Un triple de Metzger y uno de Rodríguez le permitieron a Uruguay sacar 26 y liquidar el juego en el inicio del último cuarto.

En el ganador se destacaron los 25 puntos de Theo Metzger y las 18 unidades que convirtió Joaquín Rodríguez.

Un comentario de “PEQUEÑA REVANCHA

  1. Hay que poner las cosas en su justo término, lo positivo se le ganó a Chile dos veces que hace unos 6 años nos venía teniendo de hijos en las diferentes categorías sub 15 y sub17, lo que hay que cosiderar es que no estaban ni Ecuador ni Venezuella ni Colombia, paises que nos han empujando uno u otro al quinto o sexto puesto a nivel sudamericano junto con algún buen campeonato de Paraguay en aguna sub 15 y sub 17, de hecho en el último sub17 y sin Brasil quedamos en 6° lugar detrás de Paraguay, Por otro lado ésta generación quedó 6° en su campenato sub 17, venimos bajando campeonato tras campeonato, solo se adornó esa tendencia en el campeonato que se jugó en Salto y donde Uruguay salió segundo perdiendo bien la final con Argertina, pero en general venimos bajando campeonato tras campeonato, mientras Chile Primero y luego Colombia Ecuador y hasta Paraguay, viene mostrando mejoría superándonos en muchos de los cruces que hubo con esos paises por campeonatos sudamericanos
    Lamentablemente acá estamos muy lejos de plantearnos un proyecto formativo serio, desde la desidia intespectiva de las citaciones a las diferentes selecciones formativas , a las que les llaman “abiertas” , pero cierran los grupos una año antes de los campeonatos como ha ocurrido con la U15 que recibe el campeonato próximo y por otro lado las desiciones como la absurda no concurrencia al sudamericano femenino, cuando se venía haciendo un trabajo serio de base en las diferentes generaciones. Es bueno subir al podio, pero no nos engañemos, estamos lejos, bastante lejos y no hay señal que hagamos algo por acercarnos ni un poquito.
    Hace un año y medio vengo diciendo que los técnicos de las seleccciones formativas de Uruguay no se lo toman en serio, salen en todas las fotos y entrenan , pero no se remangan ni un poco para salír a ver a los gurises domingo a domingo en las que duele para ver como responden , si tienen la maduréz emocional necesaria para enfrentar las dificultades y resolverlas, porque si bien tenemos las dificultades de un pais bajo y con poca población , estámos lejos de agotar las alternativas para ampliar el rango de búsqueda y trabajar para convertir a los chiquilines que practican básquetbol en atletas supervisados por los integrantes de las seleciones y con caminos claros de perfeccionamiento, centrados en las respuestas en el alto rendimiento de los chiquilines. Porque aemás a los que están en las diferentes preseleciones les da la sensación que ya está, porque no tiene competencia, si son los mismos hace 18 meses, como ocurre en la U15. Lo mas interesante es que ellos saben cuando enfrentan a sus pares los fines de semana que hay otros que merecen por lo menos pelear una posibilidad, pero ellos la tiene cómoda, si están hace montón de tiempo y no entra mas nadie, y eso está mal, tremendamente mal, porque no entrenan al 100% para quedar porque ya saben que están y después en sus equipos tampoco dan el 100% porque ya están adentro y eso se ve fin de semana tras fin de semana. Aunado a ésto los dirigenbtes de formativas tomaron la desición de cambiar el formato del clasificatorio donde durante medio año competían equipos de por lo menos tres series entre si y nunca se repetía el siguiente semestre para nadie, ahora casi todos los equipos juegan casi un año y medio contra los mismos, haciendo un campeonato chato y carente de desafíos para la mayoría de los equipos, emparejando hacia abajo, porque había equipos que perdían por mucho, cuando la idea es que trabajen para mejorar y que la siguiente ves pierdan por menos , es absurdo lo que se hizo.
    Pero bueno así estamos, bien por los gurises que en la tabla sudamericana le ganaron al que viene quedándose en tercer lugar pero es un poco de mentira porque faltó gente, lo que me preocupa es que usemos ésto para mentirnos sobre que se hizo todo bárbaro y seguir en la misma actitud de dejar todo como está y emparejando hacia abajo.
    Saludos

Deja un comentario