FALTÓ EL CIERRE

Con un triple de Caio de Souza sobre la chicharra, Uruguay perdió con Brasil en cifras de 90-87. La jugada del cierre fue el reflejo de las claves de los norteños para ganar y es que tuvo dos de los principales argumentos, junto con las corridas, del equipo brasilero para atacar la buena planificación defensiva de los celestes: un rebote ofensivo y un triple.

Foto: CABB

El primer cuarto fue muy parejo. Uruguay planteó una zona 2-1-2 (con Emiliano Serres en el medio tanto defendiendo el alto como contestando tiros desde los laterales), presionó en todo el campo por momentos (alternando presiones zonales con individuales), corrió tanto desde la defensa de su rebote como desde robos en primera línea, jugó desde bloqueos directos, fue vertical, lastimó con rompimientos y descargas, encontró puntos a distancia y se alternó en el liderazgo del tanteador con su rival. Brasil defendió en hombre en todo el campo, buscó ser intenso y correr la cancha, anotó puntos a distancia, cargó bien el rebote ofensivo y cerró uno arria un primer cuarto en el que ninguno de los dos tuvo grandes diferencias a su favor.

Tras algunos minutos en los que se mantuvo la paridad, Uruguay abrió la primera ventaja. El equipo celeste jugó al ritmo de Mateo Sarni, encontró puntos de media distancia tras rompimientos y descargas, tuvo un buen ingreso de Nahuel Lemos y abrió seis de renta. Brasil anotó cuatro triples prácticamente consecutivos, corrió la cancha y puso un 14-2 con el que pasó por dos. Uruguay tuvo buenos minutos de Joaquín Rodríguez y encontró puntos en sus manos, pero no pudo contener el buen momento de su rival. Dos triples de Theo Metzger le permitieron al equipo celeste recuperar el liderazgo del tanteador, pese a que el rival anotó un nuevo triple. Uruguay pasó a defender en hombre, volvió a correr la cancha y lastimando con la verticalidad de Serres se fue cuatro arriba al descanso largo.

Brasil planteó una defensa en zona 2-3 estirada en todo el campo, anotó dos triples y puso un 6-0 en el inicio del segundo tiempo. Uruguay fue paciente, revirtió la pelota, jugó desde rompimientos por calle central, lastimó con situaciones de alto-bajo y se mantuvo en partido. De a poco, los norteños abrieron diferencia. Brasil alternó momentos de defensa en zona con momentos de defensa individual, mantuvo buenos porcentajes de acierto en sus tiros largos, cargó el rebote ofensivo y, pese a que Uruguay anotó tras rompimientos de Serres, abrió ocho de renta sobre el cierre del tercer chico. Un doble de Serres le permitió al equipo celeste irse a seis de su rival al último cuarto.

Brasil mantuvo la zona y sacó ocho nuevamente en el inicio del último período. Uruguay volvió a defender en zona 2-1-2, corrió la cancha desde la defensa de su rebote, jugó desde rompimientos y descargas, tuvo a Metzger como principal vía de gol y puso un 10-0 con el que pasó por dos. El equipo celeste mantuvo sus ideas ofensivas, pero bajo sus porcentajes de acierto, se apuró en algunas ofensivas y se quedó sin gol. Ante esto, Brasil corrió con efectividad, anotó a distancia, cargó el rebote ofensivo y puso un 10-2 con el que pasó por seis a 2’30” del final. Uruguay buscó la última reacción y la encontró. El equipo Celeste presionó en todo el campo, robó pelotas, encontró puntos en las manos de Metzger y, con un importante triple de Rodríguez y un elegante doble de Facundo Terra, puso un 7-1 con el que empató el juego en 87. Brasil tuvo la bola a 30” del final, tiró erró, tomó el rebote ofensivo y con un triple sobre la chicharra ganó el juego.

En Uruguay se destacaron los 30 puntos de Emiliano Serres, los 18 de Nahuel Lemos y los 17 de Theo Metzger.

Deja un comentario