EL ÚNICO DE LA TARDE

Larrañaga derrotó a Malvín Sur 76-49 en cadetes. El equipo local se quedó solo con uno de los tres puntos que jugó el domingo a la tarde ante un rival directo por un lugar en la Serie 2 y fue en la categoría cadetes. Larrañaga quebró el juego en el tercer chico y ganó con cierta comodidad tras haber perdido en un final cerrado en infantiles.

El arranque del juego fue todo de Larrañaga. El local defendió en todo el campo, trabajó bien las ayudas del lado contrario, protegió su rebote, corrió la cancha, anotó puntos de segundos tiros, convirtió a distancia y puso un 17-3 en los primeros 6’30”. Malvín Sur sufrió la defensa rival, se sintió incómodo en el inicio del juego, pero encontró puntos a distancia, puso un 6-1, cerró mejor el primer cuarto y se fue a solo nueve de su rival al primer descanso del juego (18-9).

Malvín estiró una presión en todo el campo, trabajó bien el balance defensivo, cambió de hombre cada vez que lo necesitó para evitar que su rival generara desde bloqueos directos, anotó a distancia y puso un 8-3 con el que se puso a cuatro en el inicio del segundo chico. Larrañaga alternó momentos de defensa en zona con momentos de defensa individual, volvió a correr la cancha, jugó desde rompimientos y descargas, cargó el rebote ofensivo y colocó un 10-4 gracias al que se fue 10 arriba al descanso largo.

El tercer cuarto fue todo local. Larrañaga presionó en todo el campo, robó pelotas en primera línea, corrió la cancha, anotó cuatro triples y puso un parcial de 17-2 con el que sacó 25 a cinco minutos del período y quebró el partido. Malvín se vio superado por la defensa rival, careció de ideas, forzó mucho sus ofensivas y se quedó sin gol. De ahí en más, el local se dedicó a manejar diferencias. El equipo dirigido por Figueroa llegó a sacar 28 de renta y terminó ganando por 27.

Deja un comentario