CON LA ÚLTIMA DEFENSA

Hebraica Macabi venció a Malvín Sur en cadetes con un ajustado 54-52. El equipo Macabeo fue dominado durante todo el primer tiempo, pero revirtió el juego en el tercer cuarto y abrió diferencias. Cuando parecía encaminarse al triunfo, el Playero reaccionó y Hebraica necesitó de un mejor cierre que su rival para ganarlo.

Foto: Reimondo Silva. Cuenta de facebook de Hebraica Macabi

El arranque del partido fue tan parejo como impreciso. Hebraica Macabi presionó en todo el campo desde el comienzo, jugó con cuatro abiertos y un interno, generó desde rompimientos y descargas, mostró mucha movilidad en ofensiva, pero perdió pelotas, tuvo bajos porcentajes de acierto y no logró imponerse en el marcador. Malvín defendió en media cancha con mucha intensidad, intentó jugar rápido, generó desde bloqueos directos, encontró tanto puntos como generación de juego en las manos de Juan Olave y se mantuvo en partido. Con estas claves, los equipos se alternaron en el liderazgo del marcador y llegaron a los 7’30” del partido con el score igualado en ocho. El Playero persiguió en los bloqueos desde los que intentó lastimar su rival, trabajó bien las ayudas del lado contrario, defendió su rebote y, con Olave como figura, puso un 5-0 gracias al que cerró el primer chico cinco arriba (13-8).

El local aprovechó los bajos porcentajes de acierto de su rival para correr desde la defensa de su rebote, anotó dos triples y puso un 8-4 tras el que abrió nueve de renta. El equipo dirigido por Juan Serdio mantuvo su nivel defensivo, se cerró bien para contener los rompimientos desde los que buscó jugar su rival, defendió su rebote y, pese a no estar claro en ofensiva y a abusar del tiro exterior por momentos, abrió más diferencias. Malvín cargó bien el rebote ofensivo y transformó el 8-4 al que hicimos referencia anteriormente en un 17-7 gracias al que sacó 15 (30-15). Hebraica intentó atrapar en la defensa de los bloqueos directos desde los que jugó su rival, defendió mejor su rebote, aumentó las ayudas del lado contrario, encontró puntos de contraataque y puso un 6-0 que le permitió irse al descanso largo a solo nueve de su rival.

El tercer cuarto fue todo del visitante. El equipo dirigido por Rodrigo de Armas presionó en todo el campo, corrió tanto desde robos en primera línea como desde la defensa de su rebote, jugó desde rompimientos y descargas, encontró puntos en las cercanías del aro, mejoró sus porcentajes de acierto y puso un 18-2 en el período como para cerrarlo siete arriba de su rival. Malvín sufrió la intensidad que propuso su rival, no pudo correr, no encontró segundos tiros, no tuvo ideas, anotó solo dos unidades en 10 minutos y vio como su rival dio vuelta el juego.

Un triple le permitió a Hebraica abrir 10 en el inicio del último cuarto. Malvín verticalizó un poco más su ofensiva, lastimó tanto con rompimientos como con el juego de su interno (generalmente recibiendo juego tras descargas cortas) y se reencontró con el gol. Hebraica mantuvo su nivel defensivo, anotó puntos a distancia y se mantuvo 10 arriba de cara a los últimos seis minutos del encuentro. Tras un minuto de tiempo solicitado por Serdio, Malvín aumentó su intensidad defensiva, jugó desde cortinas indirectas para Olave y aprovechó cuatro pérdidas consecutivas de su rival para poner un 7-0 y ponerse a tres de su rival. Hebraica sufrió la presión con cambios de hombre cada vez que fuera necesaria que planteó su rival, pero con libres logró mantenerse arriba en el tanteador e ingresar a los últimos 41” del juego dos arriba y con la pelota. Una buena defensa de Malvín le permitió recuperar el balón y atacar con poco menos de 20” por jugar. El Playero consumió segundos y le entregó el balón a Olave que atacó el aro, pero erró. El rebote fue para el local que tuvo una nueva oportunidad para empatar el juego, pero falló y el punto fue Macabeo.

Deja un comentario