UN AÑO DESORGANIZADO

Las formativas femeninas cerraron la temporada 2017 con Bohemios como campeón de las dos categorías que tuvieron torneo oficial. El campeonato fue errático a lo largo de todo el año, tuvo algunos momentos demasiado largos para algunos equipos sin jugar y necesita de una organización superior de cara al año que viene para seguir creciendo.

La temporada 2017 de formativas femeninas tuvo dos campeonatos. Por un lado estuvo el torneo U14, que reunió a nueve equipos, y por el otro estuvo el U18, que contó con la participación de seis instituciones. Si lugar a dudas, uno de los aspectos a mejorar es la cantidad de participantes, pero eso es algo que resulta difícil dentro del medio debido a la poca importancia que se les brinda por parte de los clubes a esta rama del deporte.

Los campeonatos comenzaron luego de turismo, después de algunas reuniones en las que se discutió el formato de competencia de cada torneo. Ambos campeonatos se iban a jugar con una fase regular (a dos ruedas la de U14 y a tres ruedas la de U18) y luego playoff que comenzarían en cuartos de final. La organización en la fase regular estuvo en el debe y hubo demasiados partidos que se postergaron. Se hizo realmente complicado fijar semana a semana y los torneos se estiraron más de lo esperado, incluso teniendo que jugar las series de playoff a las apuradas.

Dentro del crecimiento que está teniendo el femenino, y dejando de lado lo positivo que es que se hayan organizado dos campeonatos que hayan durado prácticamente toda la temporada, no fue un buen año para las formativas femeninas. Debe trabajarse para mejorar la organización de los campeonatos, tanto por parte de los neutrales de formativas como por parte de los clubes que generalmente son los responsables de las postergaciones, y para darle la seriedad que merece el deporte.

Para el año que viene se manejan algunos cambios para los que los protagonistas van a tener que estar preparados. En primera instancia hay algunos equipos que dejarán de competir y otros que se sumarán, debe buscarse que la mayor cantidad de equipos posible se sumen y que se queden los que están. Por otra parte, se maneja la posibilidad de cambiar las categorías y sumar una tercera que compite, eso va a exigir un nivel de organización superior y todas las partes tienen que tratarlo con la importancia que tiene.

El femenino está en un buen momento, desde las formativas es que se debe aprovechar para crear bases que permitan asegurar el crecimiento continuo. Se está en el buen camino, hay que seguir trabajando.

Deja un comentario