EL ÚLTIMO CAMPEÓN

Atenas derrotó a Biarritz en cifras de 79-65 y se coronó como campeón de la Copa de Oro de la Serie 3 en la categoría infantiles. El equipo del barrio Palermo ganó el último partido de la temporada 2017 y fue el equipo que cortó las redes al cierre del año. El partido debió jugarse en dos partes ya que fue suspendido en primera instancia sobre el cierre del primer tiempo.

El arranque del juego fue parejo. Biarritz jugó desde bloqueos directos, generó desde rompimientos y descargas, cargó el rebote ofensivo y encontró puntos en el inicio del encuentro. Por su parte, Atenas presionó en todo el campo, corrió desde robos en primera linea, propuso un juego muy vertical y se mantuvo en partido. Los primeros minutos tuvieron un muy buen ritmo de juego y tuvieron a los equipos alternándose en el liderazgo del tanteador. De a poco, el local abrió diferencias. El equipo dirigido por Martín Frydman mejoró la defensa de su rebote, corrió la cancha, jugó desde los rompimientos de Wanyha Bresque, anotó tres triples y abrió seis de renta (22-16) sobre el cierre del período. Un libre de Fernando Beralli le permitió a Biarritz irse a solo cinco de su rival de cara al primer descanso del juego.

Biarritz comenzó mejor el segundo cuarto. La filial de Biguá encontró puntos de contraataque, anotó tiros a distancia, jugó desde cortinas directas ante defensa plantada y puso un 11-3 con el que pasó por tres. Atenas forzó mucho su juego ofensivo, se apuró demasiado y se quedó sin gol. Luego de un minuto de tiempo solicitado por su entrenador, el local fue mucho más agresivo en defensa, volvió a correr desde robos en primera línea, planteó un juego más colectivo en ofensivo, jugó generalmente con cuatro perimetrales y un interno, generó desde rompimientos y descargas, anotó dos triples y puso un 14-0 con el que pasó por 11. Biarritz estiró una presión con atrapes en todo el campo, tuvo buenos minutos de Beralli en ofensiva y colocó un 4-0 con el que se puso a siete (29-32). Un doble rápido le permitió a Atenas sacar nueve y en la siguiente ofensiva de Biarritz el juego fue suspendido por la rotura del tablero electrónico.

El segundo capitulo

En la reanudación del juego comenzó mejor Atenas. El equipo local mantuvo la presión en todo el campo, corrió tanto desde robos como desde la defensa de su rebote, anotó a distancia y abrió 16 de renta a los tres minutos del tercer cuarto. Biarritz sufrió la presión rival, se sintió incómodo en el juego y se quedó sin ideas. De a poco, el visitante mejoró en defensa e intentó reaccionar. El equipo de Villa Biarritz presionó en todo el campo, atrapó al jugador con pelota cada vez que pudo, fue intenso, trabajó bien las ayudas del lado contrario y controló a su rival. De todas formas, el visitante, erró libres, perdió pelotas, desaprovechó contraataques y solo pudo colocar un 5-0 que le permitió colocarse a 11. Atenas cambió de hombre en la defensa de los bloqueos desde los que intentó generar su rival, presionó en todo el campo, trabajó bien las ayudas del lado contrario, volvió a correr la cancha, fue solidario, trabajó bien las ofensivas desde rompimientos y descargas, encontró buenos tiros, lastimó a distancia, salió bien de la presión rival, cargó el rebote ofensivo y puso un 15-4 con el que sacó la máxima de 22 de cara al último cuarto.

Biarritz mantuvo su presión en todo el campo, lastimó con el juego de Dylan Yelen de frente al aro, se puso a 17 e intentó reaccionar, pero Atenas cargó el rebote ofensivo, jugó al ritmo de Joaquín Bentancor, retomó 24 de renta a 6’30” del final y liquidó tanto el partido como el campeonato.

Deja un comentario