SE SACÓ UNA ESPINA Y FESTEJÓ

Bohemios derrotó a Biguá en cifras de 79-73 y se coronó como campeón de la Copa de Oro de Serie 1 en la categoría juveniles. Los generación ’98 de Bohemios, con este título, consiguieron algo que anhelan hace varias temporadas, pero que le era esquivo y muchas veces con el Pato como verdugo.

El arranque del juego favoreció a Bohemios. El Albimarrón defendió en todo el campo, corrió desde robos en primera línea, jugó con sus cinco jugadores de frente al aro, generó desde rompimientos y descargas y puso un 7-0 en los primeros cuatro minutos de juego. Biguá jugó desde bloqueos directos, intentó lastimar con situaciones de alto-bajo, pero abusó del tiro exterior, tuvo bajos porcentajes de acierto y, pese a tomar rebotes ofensivos, sufrió el buen momento de su rival. La salida de Mauricio Arregui le dio más velocidad a Bigua, el Pato jugó con cuatro abiertos y un interno, encontró dos triples (uno de Nicolás Andreoli y uno de Sebastián Vechtas) y puso un parcial de 6-1 con el que se puso a dos. El visitante mejoró la defensa de su rebote, contraatacó con efectividad, tuvo muy buenos minutos de Agustín Da Costa (anotó triples, lastimó con su 1X1, capturó rebotes y lideró a su equipo), encontró puntos en las manos de Ignacio Xavier y puso un parcial de 17-5 con el que sacó 14 de máxima. El local abusó del exterior, mantuvo los bajos porcentajes y careció de ideas. Un doble de Arregui le permitió a Biguá ponerse a 12 (13-25) de cara al primer descanso del juego.

Biguá propuso una defensa cuadrado uno (con referencia personal sobre Da Costa), pero  Bohemios amplió diferencias. El visitante corrió la cancha con efectividad, jugó desde rompimientos y descargas, anotó tres triples y puso un parcial de 11-6 con el que abrió 17 de máxima. El Pato volvió a defender en hombre, probó algunos minutos de una zona, pero no encontró soluciones. Biguá buscó cargar la pintura, buscó lastimar con situaciones de alto-bajo, pero forzó mucho sus ofensivos -ante el buen trabajo de ayudas del lado contrario de su rival-, no mejoró sus porcentajes y careció de gol. Bohemios no mantuvo su contundencia, pero corrió la cancha al ritmo de Xavier y Da Costa y abrió 20 de máxima sobre el final del primer tiempo. Un doble de Martín Rojas le permitió al local ponerse a 18 de cara al descanso largo.

De la mano de Xavier, Bohemios abrió 21 de renta en el inicio del tercer cuarto. Biguá defendió en todo el campo en hombre, jugó desde bloqueos directos, cargó la pintura, lastimó con el juego de Rojas de frente al aro, lastimó con segundos tiros y aprovechó apuros de su rival para colocar un parcial de 13-4 con el que se puso a 12. Bohemios pasó a defender en zona 2-3, corrió al ritmo de Facundo Terra, encontró puntos tanto en las manos de Da Costa como en las de Gianfranco Espíndola, se mantuvo arriba en el marcador, abrió 16 de renta y se fue 12 arriba al último descanso del juego.

Bohemios mantuvo la defensa en zona, lastimó con puntos de contraataque, cargó el rebote ofensivo y, pese a seguir apurándose por momentos, abrió 16 de renta en el inicio del último cuarto. Biguá erró muchos tiros a distancia, sufrió la falta de Arregui (sufrió un golpe en el segundo cuarto y no volvió a entrar) y de Rojas (se esguinzó el tobillo en el tercer cuarto y no jugó más) y no pudo con su rival. De todas formas, el local aumentó la intensidad defensiva, corrió la cancha, encontró puntos cerca del aro y puso un rápido 7-0 con el que se colocó a nueve. Bohemios robó pelotas en primera línea, volvió a correr la cancha, se reencontró con el gol, puso un parcial de 7-2, recuperó 14 y liquidó el partido.

En el ganador se destacaron los 25 puntos convertidos por Agustín Da Costa y los 20 que anotó Ignacio Xavier. En Biguá los goleadores fueron Martín Rojas y Nicolás Andreoli con 11 unidades.

Deja un comentario