PEGÓ PRIMERO

Bohemios derrotó a Biguá en juveniles y puso 1-0 la final de la Copa de Oro de Serie 1. El equipo Albimarrón dominó el juego desde el cierre del primer cuarto, aguantó las reacciones de su rival y aprovechó su localía para ganar la primera final del campeonato en cifras de 83-76. El Pato se vio superado, sufrió gran parte del juego y pese a reaccionar en un momento no pudo evitar la derrota.

Bohemios comenzó mejor el juego. El equipo Albimarrón fue intenso en defensa, trabajó bien las ayudas del lado contrario, corrió desde la defensa de su rebote, encontró puntos en las manos de Ignacio Xavier y Agustín Da Costa y puso un 8-2 en los primeros tres minutos de juego. Biguá abusó del tiro exterior, intentó cargar en la pintura con Mauricio Arregui, pero sufrió la defensa rival, no pudo contraatacar y careció de gol. Tres triples de Martín Rojas y uno de Santiago Russi le dieron al visitante el gol suficiente como para reaccionar. El equipo dirigido por Juan Rovira llevó a su rival ante defensa plantada, contuvo bien las situaciones de 1X1, cambió de hombre para defender las situaciones de bloqueos directos desde los que intentó generar su rival, puso un parcial de 14-6 con el que pasó por dos (16-14) a 2’30” del final. Bohemios pasó a defender en zona 2-3, volvió a correr, jugó desde rompimientos y descargas, encontró gol en las manos de Da Costa y puso un 7-0 con el que pasó por cinco de cara al primer descanso del juego.

El local dominó el segundo cuarto. El equipo dirigido por Marcelo Capalbo alternó momentos de defensa en hombre con ayudas con momentos de defensa en zona, persiguió en la defensa de los bloqueos desde los que buscó jugar su rival por momentos, cambió de hombre cada vez que lo necesitó, defendió bien su rebote, corrió la cancha, jugó desde rompimientos y descargas, tuvo buenos minutos de Gianfranco Espíndola y de Da Costa, anotó cuatro triples y puso un parcial de 23-9 en el período que le permitió irse 19 arriba al descanso largo. Biguá sufrió el juego de su rival. Intentó lastimar con situaciones de alto-bajo, intentó cargar la pintura, pero no pudo anotar, abusó del tiro exterior pese a tener malos porcentajes, no pudo correr y sufrió el período. En defensa el visitante buscó variantes, propuso una zona 3-2, pero tampoco encontró soluciones y se fue 19 abajo al entretiempo.

Biguá reaccionó en el tercer cuarto. El Pato estiró una presión individual en todo el campo, jugó desde bloqueos directos, lastimó con la salida de cortinas indirectas de Sebastián Vechtas, encontró puntos en el juego de Martín Rojas de frente al aro, cargó bien el rebote ofensivo, tuvo buenos minutos de Marcos Geller y, con Vechtas como líder ofensivo, puso un parcial de 24-10 con el que se colocó a cinco de su rival (54-49) a 2’30” del final del período. Bohemios sufrió la presión rival, no pudo correr la cancha, forzó mucho su juego ofensivo, se apuró por momentos, perdió pelotas y se quedó sin gol. Igualmente, el Albimarrón cerró mejor el cuarto. El equipo local mejoró la defensa de su rebote, corrió la cancha, encontró puntos en las manos de Santiago Vescovi y puso un 7-2 gracias al que se fue 10 arriba al último descanso del juego.

El equipo local cargó bien el rebote ofensivo, encontró puntos a distancia y, pese a forzar demasiado su juego ofensivo y a apurarse innecesariamente por momentos, logró mantenerse arriba en el marcador y abrir 12 de renta (68-56) a seis minutos del final. Biguá, que sufrió la baja de Vechtas -su figura en la reacción- por un golpe en la espalda, jugó desde cortinas directas para Hernan Álvarez, cargó la pintura, encontró puntos en las manos de Arregui y Rojas y llegó a ponerse a seis (68-62). Un triple de Espíndola y otro de Facundo Terra le permitieron al local recuperar 10 de renta a dos minutos del final y liquidar el partido.

En el ganador se destacaron los 23 puntos convertidos por Agustín Da Costa y los 19 que convirtió Gianfranco Espíndola, mietras que en Biguá el goleador fue Martín Rojas con 23 unidades.

Deja un comentario