DE CABEZA A LA FINAL

Unión Atlética derrotó a Larre Borges en la tercera semifinal de cadetes de la Copa de Oro de Serie 2. Tras un primer tiempo parejo, el equipo Azulgrana realizó un buen trabajo defensivo y se impuso en el juego para terminar ganando en cifras de 70-46. El resultado final es un tanto mentiroso por la diferencia, aunque el local dominó el juego.

Unión comenzó mejor el partido. El equipo local presionó en todo el campo, corrió desde robos en primera línea, encontró puntos tanto en las manos de Martín Torres como en las de Agustín Moreira y puso un parcial de 7-0 en el inicio del partido. Tras algunos minutos en los que se mostró muy entreverado, Larre Borges reaccionó. El local contraatacó desde la defensa de su rebote, obligó a su rival a jugar ante defensa plantada, jugó desde rompimientos y descargas, anotó puntos a distancia y puso un 7-1 tras el que se puso a uno de su rival. Unión cargó el rebote ofensivo, lastimó con los rompimientos de Joaquín Rodríguez, recuperó rápidamente cinco de renta y, dentro de un juego entreverado, se fue dos arriba al primer descanso del juego.

El arranque del segundo cuarto fue parejo. Los entreveros, las desprolijidades, las malas decisiones y las pérdidas se mantuvieron, pero la paridad hizo al partido atractivo. Unión corrió con efectividad, jugó desde los rompimientos de Rodríguez, cargó el rebote ofensivo y se mantuvo arriba en el marcador, ante un Larre Borges que jugó desde bloqueos directos para Facundo Izarrualde, lastimó a distancia y se mantuvo en partido. Facundo Tessore se encargó de que Izarrualde no influyera en la ofensiva del visitante, Larre se quedó sin ideas y Unión amplió diferencias. Tessore aplicó una defensa espejo, persiguió en la defensa de los bloqueos, el equipo cambió de hombre cada vez que lo necesitó y el visitante perdió a su principal vía de generación de juego. El Azulgrana robó pelotas en primera línea, corrió la cancha, encontró puntos tanto en Torres como en Francisco Leal y avió ocho de renta (27-19). El cierre del período favoreció al visitante, el equipo de la Unión anotó puntos a distancia y puso un 5-1 gracias al que se fue al descanso largo 28-24 abajo en el tanteador.

En el tercer cuarto se quebró el partido. Unión mantuvo su defensa sobre Izarrualde, corrió la cancha desde la defensa de su rebote, jugó al ritmo de Santiago Meinero y Tessore, lastimó con puntos de Rodríguez, puso un parcial de 22-8 y sacó 18 de máxima. Larre Borges se quedó sin ideas, no pudo correr la cancha, forzó mucho su juego ofensivo, abusó del tiro exterior, vio como su rival aumentó diferencias y se fue al último cuarto a 16 de su rival.

El último cuarto solo estuvo para que el local confirmara el triunfo. El equipo dirigido por Martín Sedes defendió bien y, pese a por momentos no tener claridad ofensiva, dominó el período. Larre intentó reaccionar, propuso una defensa en medio campo con cambio en la defensa de los bloqueos y muchas ayudas del lado contrario, pero en ataque se mostró entreverado, sufrió la defensa rival, careció de gol y no pudo evitar que su rival ampliara diferencias y confirmara su triunfo.

Deja un comentario