ESPERA RIVAL

Bohemios derrotó a Urunday Universitario en la segunda semifinal de cadetes de la Copa de Oro de Serie 1 y se metió en la final de la categoría. Tras un arranque impreciso, el Albimarrón dominó el partido y contuvo la reacción del rival sobre el cierre para meterse en la definición. Ahora, Bohemios espera al ganador de Malvín 1-0 Biguá en la final.

El comienzo del partido fue tan parejo como impreciso. Bohemios defendió en todo el campo con mucha intensidad, intentó contraatacar desde el comienzo, fue vertical, pero en el intento de jugar rápido se apuró demasiado, forzó sus ofensivas y careció de gol. Urunday Universitario defendió en hombre con muchas ayudas del lado contrario y referencias especiales sobre Santiago Vescovi y Franco Villalba, buscó un juego más ordenado, intentó jugar desde rompimientos y descargas, pero erró mucho, no aprovechó la importante cantidad de rebotes ofensivos que tomó y no aprovechó el mal inicio de su rival. Así pasaron los primeros 4’30” del partido y los equipos solo anotaron tres puntos cada uno en ese período. El Estudioso mantuvo su defensa, dobló tanto a Vescovi como a Villalba cada vez que intentaron generar desde bloqueos directos, encontró puntos en las manos de Santiago Machado y puso un 5-0 gracias al que tomó cinco de renta (8-3). Bohemios mejoró la defensa de su rebote, corrió al ritmo de Villalba, encontró puntos en las manos de Vescovi, anotó tres triples (dos de ellos de Vescovi) y puso un parcial de 11-2 gracias al que cerró el primer chico seis arriba (16-10).

En el arranque del segundo cuarto Bohemios amplió diferencias. El equipo local defendió duro, persiguió en la defensa de los bloqueos indirectos desde los que intentó jugar su rival, cambió de hombre cada vez que lo necesitó, defendió bien su rebote, jugó desde los rompimientos de Vescovi, encontró puntos en las manos de Luca Touron y puso un parcial de 11-2 que le permitió sacar 15 de máxima. Urunday sufrió ese pasaje del juego, jugó al ritmo de su rival, perdió pelotas, mantuvo los bajos porcentajes de acierto y sufrió en ese momento. Un triple de Nahuel Galego, una buena defensa y dos libres le permitieron a Urunday poner un 5-0 y acercarse. Igualmente, el cierre del período favoreció al local. Bohemios planteó alguna defensa en zona 2-3, encontró puntos en las manos de Vescovi, jugó desde sus rompimientos, lastimó a distancia y recuperó 14 de renta de cara al descanso largo (37-23).

En el inicio del tercer cuarto Bohemios pareció liquidar el partido. El equipo Albimarrón presionó en todo el campo, por momentos con atrapes,  corrió la cancha tanto desde la defensa de su rebote como desde robos en primera línea, jugó desde rompimientos y descargas, encontró puntos en las manos de VIllalba y Vescovi, dominó el período y sacó la máxima de 21 sobre el cierre del cuarto. Urunday propuso una defensa triángulo dos (con las referencias personales sobre VIllalba y Vescovi), pero poco resultado le dio. El Estudioso forzó mucho su juego ofensivo, perdió pelotas, careció de ideas, se vio superado y se fue 18 abajo al último chico.

Urunday tuvo un último intento de reacción. El equipo visitante volvió a defender en hombre (con marca espejo sobre Vescovi y Villalba y muchas ayudas del lado contrario cuando cualquiera de los dos tenía la pelota en las manos), estiró la defensa en todo el campo, defendió su rebote, corrió la cancha con efectividad tuvo buenos minutos tanto de Ignacio Morena como de Galego, cargó con Nicolás Puente en las cercanías del aro, puso un parcial de 9-0 y se puso a nueve (59-50). Bohemios se apuró, abusó de los tiros largos, erró mucho y se quedó sin gol. Un triple de Vescovi le devolvió tranquilidad y 12 de renta al local, que volvió a defender en zona 2-3. Con las mismas claves, y pese a ser muy desprolijo por momentos, Urunday continuó de reacción. El Estudioso defendió duro y, con más ganas que básquetbol, se puso a ocho a tres minutos del cierre. Dentro de un equipo que también fue muy desprolijo en el cierre, un doble con falta incluída convertido por Vescovi le permitió al local retomar 11 de renta. En el final, Bohemios se equivocó en ataque, pero defendió bien su rebote, ante un Urunday que se apuró y abusó del tiro exterior, metió libres y cerró la serie a su favor.

En el ganador se destacaron los 29 puntos convertidos por Santiago Vescovi.

Deja un comentario