PEGÓ PRIMERO

Malvín debutó en los playoff de cadetes Serie 1 con triunfo ante Trouville y puso la serie 1-0. El equipo Playero aprovechó su localía y, si bien le costó cerrar el partido, ganó con cierta comodidad por 15 unidades (82-67). El Rojo fue competitivo, realizó un buen planteo, pero fue superado por su rival que contó con algunas individualidades en un nivel alto.

Malvín presionó en todo el campo desde el inicio del juego, robó pelotas en primera línea, contraatacó con efectividad, jugó con cuatro abiertos y un interno, generó desde bloqueos directos a Lucas Capalbo y puso un parcial de 10-0 en los primeros tres minutos de juego. Trouville sufrió la presión rival, forzó mucho sus ofensivas y careció de gol. El Rojo también presionó, cargó bien el rebote ofensivo, fue vertical, corrió desde la defensa de su rebote, cambió de hombre en la defensa de las cortinas, trabajó bien las ayudas del lado contrario, anotó tres triples (dos de los cuales fueron de Fabrizio Viacava) y puso un 15-7 con el que se puso a dos de su rival. Dos triples (uno de Capalbo y uno de Rodrigo Cohelo) le permitieron a Malvín poner un 6-1 y recuperar siete de rente, pero, tras un triple de Viacava, un recupero y un triple de Guillermo Curbelo, el visitante puso un 6-0 y se puso a uno de cara al primer descanso del partido.

El equipo dirigido por Horacio Martínez jugó al ritmo de Capalbo, jugó desde bloqueos directos para él, lastimó a partir de sus rompimientos, encontró puntos a distancia y puso un parcial de 7-0 con el que sacó ocho de renta. El Playero trabajó bien en defensa y controló el juego. Malvín, por momentos, abusó del tiro exterior, pero realizó un buen trabajo en el balance defensivo, defendió su rebote y mantuvo la diferencia. Puntos de contraataque y dos nuevos triples (uno de Curbelo y otro de Fernández) le permitieron al Rojo ponerse a cuatro (36-32) a tres minutos del final del cuarto. El Payero continuó lastimando desde los rompimientos de Capalbo, corrió la cancha a su ritmo, cargó bien el rebote ofensivo, tuvo buenos minutos de Santiago Mintegui y puso un parcial de 8-2 tras el que sacó 10 de cara al descanso largo.

Un rápido parcial de 4-0 le permitió a Malvín abrir 14 de renta. De ahí en más, el Playero dominó el tercer período. Trouville defendió en todo el campo, cambió de hombre en la defensa de los bloqueos desde los que intentó generar su rival, trabajó bien las ayudas del lado contrario, le propuso una marca espejo a Capalbo, fue vertical en ataque, lastimó a distancia, pero no pudo reaccionar ante un Malvín que jugó desde rompimientos de Marcio Rivas, que tuvo buenos minutos de Cohelo, que defendió bien en toda la cancha, que abrió 16 de máxima y que se fue 15 arriba al último cuarto (66-51).

El último chico solo estuvo para que Malvín estirara la máxima, que llegó a ser de 17, y confirme su triunfo que le permitió poner 10 la serie de cuartos de final de cadetes Serie 1.

Deja un comentario