POSITIVO POR LA FORMA

Uruguay participó de un nuevo Sudamericano U14. El equipo celeste terminó en la cuarta ubicación, por debajo de Brasil, Venezuela y Argentina, pero demostró cosas muy positivas pensando en el futuro de una generación que tiene proyectos interesantes. Este equipo permite empezar a pensar en un futuro alto para el básquetbol uruguayo.

La costumbre que tuvimos en algún momento de decir presente en los podios sudamericanos en los torneos de selecciones formativas nos hace pensar en las últimas participaciones de Uruguay en estos torneos como negativas, pero cuando ocurre eso es cuando olvidamos lo que verdaderamente importa en los campeonatos de este estilo. Es el caso de la selección U14, que terminó cuarta tras haber derrotado a Perú y a Ecuador y haber perdido ante Argentina dos veces y en una oportunidad ante Brasil.

Si bien los resultados son importantes, sobre todo cuando generan clasificaciones a torneos de mayor nivel, en formativas el foco debe estar instalado en otro lado y si miramos a este Uruguay U14 desde ese punto de vista el balance es positivo. La selección jugó a lo que deben jugar los equipos de esta categoría para desarrollar al máximo a los jugadores. Este equipo presionó en todo el campo durante gran parte del torneo, jugó siempre con cuatro perimetrales y un interno (cuando no lo hizo con los cinco jugadores “abiertos”), procuró jugar siempre desde rompimientos y descargas, correr la cancha, jugar transiciones ofensivas, jugar bloqueos indirectos, prescindió (más allá de algunas reglas para ordenar las transiciones) de las estructuras y dejó el juego liberado al 1X1.

Los jugadores de las generaciones 2003 y 2004 están en una edad muy importante en la que absorben mucho y en la que no solo aprender de lo que les enseña el entrenador sino que también aprenden de lo que incorporan por ellos mismos en el juego. Es por esto que es fundamental exigirles en la mayor cantidad de tiempo posible jugar 1 vs 1 tanto en defensa como en ataque. Es cierto que deben convivir dentro de un colectivo, pero ellos tienen que aprender de esos 1X1 que en algunos casos (sobre todo ante selecciones como Argentina y Brasil) son frente a rivales de mayor nivel.

Uruguay eligió como quería jugar (una manera enfocada más hacia el desarrollo de los integrantes del equipo) y lo respeto tanto en la victoria como en la derrota. El equipo celeste jugó, prácticamente, los 200 minutos que tuvo de básquetbol de la misma manera, priorizando la formación de los jugadores por sobre el resultado, y eso es lo importante, eso es lo que debemos cuidar y mantener de cara al futuro. En la medida que desarrollemos a nuestros jugadores los resultados van a ir llegando y si no se logran clasificaciones debemos buscar alternativas (llamese giras, concentraciones, invitar selecciones extranjeras, lo que sea) para seguir dándole rodaje a estos chicos.

Varios para seguir

Más allá del rendimiento colectivo y de los resultados de Uruguay U14, esta selección tiene a varios jugadores interesantes teniendo en cuenta su proyección. Nicolás Bessio y Lautaro Pérez son bases con condiciones muy interesantes para la posición; Agustín Ubal es un base/escolta de más de 1.90 metros que tiene un talento excepcional y que en la medida que mejore físicamente va a continuar creciendo tanto en defensa como en sus rompimientos hacia el aro; Rafael Previatti, Joaquín Rodríguez, Agustín Gentile, Juan Pedro Rodríguez y Bruno Curadossi son jugadores que probablemente alcancen, y en algunos casos superen, los dos metros de altura y ya están totalmente acostumbrados a jugar de frente al aro e incluso algunos están desarrollando el tiro de tres puntos. Evidentemente no todos tienen el mismo desarrollo físico y algunos aún son un tanto descoordinados, pero su físico y las características de juego que están demostrando invitan a pensar en futuros perimetrales altos.

De a poco se van encontrando jugadores altos y se los va trabajando para que se proyecten como perimetrales. Sin llegar al proyecto que está teniendo la Confederación Argentina de Básquetbol y quizás más por casualidad que por una causalidad, entre las generaciones 2002, 2003 y 2004 hay varios jugadores que en un futuro podrían nutrir los puestos de 3, 4 y 5 de la selección mayor con características de juego similares a las que exige el nivel internacional hoy en día. Es muy pronto, pero si se trabaja hay proyectos que permiten pensar en una selección uruguaya de básquetbol con un promedio de altura superior al que estamos acostumbrados de aquí a 10 años.

Un comentario de “POSITIVO POR LA FORMA

  1. Creo que es una visión demasiado optimista, viendo que no estaba ni Chile ni Venezuela en nuestra serie y faltaron otras selecciónes que nos han empujado al 5o. o 6o. lugar en los últimos sudamericanos y pensar que bueno podemos conseguir algún alero de 2m para la mayor , me parece simplificar la cosa, lo digo con mucho respeto y desde el lugar de un afcionado y padre de jugador de formativas y amante de éste deporte. Insisto que el que los gurises juguén por concepto está bárbaro pero eso no abre ningún abanico , no ensancha la base de la pirámide que logre hacer fuerte una generación que haga diferencia, eso tranforma a las selecciones formativas en una élite de cuatro o cinco que capaz llegan a los 2m y tienen alguna chance de llegar no digo a la selección mayor, ya llegar a primera en sus clubs es casi imposible, con repasar los últimos 7 años de selecciones formativas es un claro ejemplo. Contados con los dedos los que han logrado trascender llegando a primera o a jugar en la Liga, la mayoría deambula entre liga universitaria, amateur y DTA, jugando gratis para tener algún minuto en cancha. Los que se destacan es porque enganchan en el basket estudiantil en EEUU o tienen algún promotor que se mueve adecuadamente para que pongan a tal o cual.
    No se yo creía, por la gente que estaba que la cosa venía en serio, que realmente se buscarían aquellos que pudieran conseguir algún podio, con una búsqueda exaustiva y ayudando a los clubs a promover el desarrollo de talentos para ampliar la base de la cual ir a buscar jugadores con formacion mas sólida, técnica y mentalmente hablando , pero me equivoqué, lo de antes yo seguramente no estoy viendo la realidad desde el lugar correcto, no debo tener seguramente la capacidad de ver que está todo casi bien, porque soy un simple observador .
    Saludos

Deja un comentario