SE ESCAPÓ EN EL ÚLTIMO

Uruguay perdió ante Argentina en el partido por el tercer puesto del Sudamericano U14 en cifras de 54-50 y quedó en la cuarta ubicación. El equipo celeste hizo un gran partido, pero sufrió el último cuarto y vio como su rival le dio vuelta el juego. Uruguay sufrió la presión defensiva del rival y el cansancio de un torneo disputado con un equipo con poco recambio.

El partido comenzó mejor para Uruguay. El equipo celeste defendió en media cancha, fue intenso en primera línea, trabajó bien las ayudas del lado contrario, defendió su rebote, contraatacó con efectividad, tuvo buenos minutos de Joaquín Rodríguez y puso un parcial de 6-0. Dos triples consecutivos le permitieron a Argentina, que sufrió la defensa rival en el inicio, poner un 6-0 e igualar el encuentro. De ahí en más el período fue todo celeste. El equipo dirigido por Marcelo Capalbo mantuvo su buen nivel defensivo, tuvo buenos minutos de Rafael Previatti tanto en defensa como en ataque, jugó desde rompimientos y descargas y se aprovechó de que su rival abusó del tiro exterior para poner un parcial de 8-0 y sacar ocho de renta de cara al primer descanso del partido.

Tras dos libres de Argentina, un triples de Agustín Ubal le permitió a Uruguay estirar la máxima a nueve. Argentina aumentó la intensidad de su presión en todo el campo (que estiró desde el inicio del juego), corrió desde robos en primera línea, fue más vertical y puso un 6-0 gracias al que se puso a tres (17-14). Un triple de Previatti le dio aire a un Uruguay que sufrió la defensa rival, pero que recuperó seis de renta. Argentina continuó de reacción, el equipo albiceleste anotó a distancia, cargó el rebote ofensivo, corrió desde robos en primera línea y puso un parcial de 6-2 gracias al que se puso a dos. Uruguay jugó desde los rompimientos de Previatti, encontró puntos cerca del aro y recuperó cuatro de renta, pero Argentina anotó puntos a distancia, lastimó con conversiones de contraataque y puso un 7-3 gracias al que empató el partido de cara al descanso largo.

Uruguay mantuvo su buen nivel defensivo, jugó al ritmo de Ubal, encontró puntos en las manos de Rodríguez y puso un parcial de 9-0 con el que sacó nueve de renta en el comienzo del tercer cuarto. Argentina aprovechó algunos apuros de su rival para correr la cancha, se reencontró con el gol y puso un rápido 5-1 gracias al que se colocó a cinco de su rival. El equipo dirigido por Capalbo fue intenso en defensa, trabajó bien las ayudas del lado contrario, protegió su rebote, corrió cada vez que pudo, tuvo buenos minutos de Nicolás Bessio en la conducción del equipo, cargó el rebote ofensivo, encontró puntos en Agustín Gentile y puso un 8-2 gracias al que sacó la máxima de 11 al cierre del tercer cuarto (47-36).

El último cuarto fue todo albiceleste. La selección argentina presionó en todo el campo con mucha agresividad, atrapó cada vez que pudo, corrió desde robos en primera línea y, pese a mantener algunos apuros y algunas desprolijidades, puso un parcial de 13-2 con el que empató el partido a cuatro minutos del final. Uruguay sufrió la defensa rival, forzó muchos sus ofensivas, perdió pelotas y se quedó sin gol. El equipo celeste intentó jugar desde rompimientos y descargas, buscó generar desde bloqueos directos, pero no encontró puntos, erró mucho y sufrió la reacción rival. Un libre de Bessio le permitió a Uruguay recuperar uno de renta, pero Argentina mantuvo su nivel defensivo, corrió desde robos en primera línea, puso un 5-0 y cerró el partido cuatro arriba.

Los 50 puntos de Uruguay se repartieron de la siguiente manera: Agustín Gentile 15, Joaquín Rodríguez 11, Rafael Previatti 9, Agustín Ubal 9 y Nicolás Bessio 6.

Deja un comentario