LA ZONA DE LA VICTORIA

Malvín venció a Unión Atlética en juveniles con un holgado 75-61. El equipo dirigido por Horacio Martínez jugó un mal primer tiempo en el que se vio generalmente abajo en el tanteador, pero revirtió el juego en el tercer chico a partir de una zona 2-3 que le dio mucho resultado y que le permitió ganar con cierta tranquilidad el primer juego de cuartos de final.

El arranque del partido favoreció a Malvín. El equipo Playero presionó en todo el campo, fue intenso en defensa, tuvo a Leandro García en la referencia personal de Nicolás Scarabino, jugó desde rompimientos y descargas, encontró un triple en las manos de Iñaki Erroizarena y puso un 5-0 en el comienzo del juego. La zona 3-2, que planteó desde el comienzo del juego, comenzó a darle resultado al visitante que revirtió el trámite rápidamente. Unión Atlética aprovechó que su rival abusó del tiro exterior para correr desde la defensa de su rebote, jugó al ritmo de Scarabino –no solo al contraatacar sino que ante defensa plantada jugó desde él- encontró puntos en las manos de Diego De Araujo y puso un parcial de 10-2 gracias al que pasó por tres. Nuevamente los puntos a distancia (un nuevo triple de Erroizarena y un doble largo de Theo Metzger) le permitieron a Malvín poner un 5-0 y pasar por 2. El Azulgrana mantuvo la zona, volvió a correr tanto desde robos como desde la defensa de su rebote y de la mano de Scarabino puso un 7-1 con el que pasó por cuatro. Dos libres de Sebastián Pereira hicieron que el local se fuera a dos de su rival al primer descanso del juego.

El segundo cuarto fue parejo. Unión mantuvo la zona, corrió la cancha cada vez que pudo, jugó desde bloqueos directos para Scarabino ante defensa plantada y, generalmente, se mantuvo arriba en el tanteador. Malvín fue un tanto más vertical que en el primer chico, tuvo buenos ingresos de Lucas Capalbo y Juan Pablo González en ese sentido, anotó tiros a distancia, cargó el rebote ofensivo y se mantuvo en partido. Sobre el cierre, y con su base como figura, el visitante abrió la máxima de seis (27-33). Metzger lastimó con su juego de frente al aro, cargó el rebote ofensivo y lideró un 4-0 gracias al que su equipo se puso a dos. Un doble sobre el cierre le permitió al equipo dirigido por Martín Sedes irse cuatro arriba al descanso largo.

El tercer cuarto fue todo de Malvín. El equipo Playero mantuvo la defensa en todo el campo en hombre, pero una vez que su rival superaba la mitad del campo se cerraba en una zona 2-3 que le dio mucho resultado. El local corrió desde la defensa de su rebote, jugó desde rompimientos y descargas, cargó el rebote ofensivo, lastimó a distancia, encontró puntos en alguna situación de alto-bajo, tuvo a Erroizarena y Metzger como líderes ofensivos y puso un parcial de 24-7 con el que pasó por 13 sobre el cierre del tercer chico. Unión sufrió la defensa, forzó demasiado sus ofensivas, abusó del tiro exterior, se quedó sin puntos de contraataque ante la efectividad ofensiva de su rival y no pudo cortar la reacción del local. Un libre le permitió al Azulgrana irse al último cuarto a 12.

Malvín mantuvo la zona 2-3, continuó corriendo la cancha y llegó a abrir 17 en el inicio del último cuarto. Unión estiró una presión individual en todo el campo, robó pelotas en primera línea, corrió e intentó reaccionar, pero dos triples de Metzger (uno cuando el rival se había puesto a 14 y otro cuando se había puesto a 12) cortaron los intentos de reacción del visitante. De ahí en más el partido solo estuvo para que el local estire la máxima, que llegó a ser de 21, y confirme su triunfo.

Deja un comentario