LE COSTÓ CERRARLO

Biguá derrotó a Malvín en juveniles con un holgado 97-83. Tras un primer tiempo parejo, el equipo de Villa Biarritz abrió diferencias importantes en el tercer cuarto, pero no pudo cerrar el encuentro hasta los últimos minutos del juego. El Playero tuvo algunos intentos de reacción durante el segundo tiempo, pero no pudo evitar la derrota.

El primer cuarto fue muy parejo. Biguá jugó desde los posteos de un Mauricio Arregui que jugó un muy buen partido, lastimó a partir de bloqueos directos, encontró gol tanto en los tiros largos de Sebastián Vechtas como en el juego de frente al aro de Martín Rojas y, pese a presentar algunas carencias defensivas, se alternó en el liderazgo del tanteador con su rival. Malvín propuso un juego mucho más rápido, más vertical, jugó al ritmo de Bruno Acosta, generó desde rompimientos y descargas, lastimó tanto con puntos de contraataque como con unidades de segundos tiros y se fue solo uno abajo al primer descanso del juego. En esos primeros diez minutos de juego, los equipos no se sacaron ventaja, la máxima a favor del local fue tres mientras que el visitante supo estar hasta dos puntos arriba de su rival en el mejor de los casos y eso muestra cómo se desarrolló ese momento del juego.

El Pato continuó cargando con Arregui en la pintura y abrió cuatro de máxima en el inicio del segundo chico. Malvín fue muy intenso en primera línea defensiva, pasó a defender en zona 2-3, corrió la cancha desde la defensa de su rebote y, pese a apurarse y forzar su juego ofensivo por momentos, puso un parcial de 7-0 con el que pasó por tres a cinco minutos del final del primer tiempo. Biguá mejoró en defensa, trabajó bien la contención del 1X1, mejoró las ayudas del lado contrario, persiguió en la defensa de los bloqueos directos desde los que intentó generar su rival, protegió su rebote, corrió la cancha, lastimó con puntos de segundos tiros, sacó faltas y fue efectivo en libres, anotó dos triples y puso un parcial de 15-2 con el que pasó por 10 (41-31) sobre el cierre del período. El visitante intentó reaccionar de la mano de Acosta, pero fue demasiado individual en su juego ofensivo, no se mostró claro y solo pudo ponerse a nueve de cara al descanso largo.

En el comienzo del tercer cuarto pareció liquidarse el partido. Con nueve puntos consecutivos de Vechtas, Biguá puso un rápido parcial de 10-0 gracias al que abrió 19 de renta. El Pato cargó la pintura, lastimó a distancia, continuó en racha y llegó a sacar 20 de máxima (63-43). Malvín presionó en todo el campo con mucha intensidad, corrió la cancha, tuvo buenos minutos de Iñaki Erroizarena y pus un 13-3 con el que se puso a 10. Igualmente, Biguá volvió a cargar la pintura, lastimó con situaciones de alto-bajo protagonizadas por Rojas y Arregui e ingresó 13 arriba al último chico.

Nuevamente Biguá pareció liquidar el juego en el inicio del último cuarto al colocar un 17-8 y abrir la máxima de 22 (90-68), pero Malvín tuvo una última reacción. El Pato corrió la cancha desde robos en primera línea, tuvo buenos minutos de Rojas con su juego de frente al aro, lastimó a distancia y se alejó en el marcador; pero el visitante se nutrió de su presión extendida para reacciones, anotó puntos de contraataque, encontró dos triples y puso un 13-0 con el que se puso a nueve sobre el cierre. En base a efectividad en libres, el local cerró el partido a su favor y se llevó un punto más para la tabla de posiciones.

Deja un comentario