COMODIDAD INESPERADA

Biguá derrotó a Bohemios en infantiles con un contundente 71-52 el pasado domingo. El equipo de Villa Biarritz quebró el partido en el segundo cuarto y ganó con tranquilidad un partido que en la fase clasificatoria le había costado y que en esta oportunidad encaró con algunas bajas en la conformación de su plantel.

El arranque del partido fue parejo. Ambos presionaron en todo el campo desde el primer minuto, jugaron con mucha intensidad y el juego se mantuvo parejo. Bohemios anotó puntos a distancia, Biguá se nutrió tanto del contraataque como de los segundos tiros para anotar y los primeros cinco minutos del encuentro terminaron con el score igualado en siete. De a poco los porcentajes de acierto del Albimarrón bajaron y el Pato comenzó a abrir diferencias. El local corrió desde la defensa de su rebote, jugó desde rompimientos y descargas, lastimó con descargas cortas y puso un parcial de 14-2 gracias al que sacó 12 de renta. Biguá trabajó muy bien en defensa, contuvo los rompimientos desde los que intentó generar el rival y lo obligó a forzar mucho su juego ofensivo. Un triple en el cierre le permitió al local irse al primer descanso a nueve de su rival.

El segundo cuarto fue todo de Biguá. El Pato mantuvo su nivel defensivo, presionó en todo el campo, corrió la cancha tanto desde la defensa de su rebote como desde robos en primera línea, tuvo muy buenos minutos de Santiago Corbo y puso un parcial de 25-6 gracias al que se fue 28 arriba al descanso largo. Bohemios nunca se sintió cómodo. El Albimarrón sufrió la intensidad defensiva del rival, forzó mucho sus ofensivas, abusó del tiro exterior pese a no tener los mejores porcentajes de acierto y sufrió el partido desde este período.

El segundo tiempo solo estuvo para que Biguá aumentara las diferencias, que llegaron a ser de 34 unidades, y confirmara su triunfo por 29 unidades.

Deja un comentario