TARDE TRIUNFAL

Urunday Universitario derrotó a Bohemios en cadetes con un holgado 77-66. El equipo «estudioso» fue más que su rival desde el comienzo del primer cuarto y ganó con cierta tranquilidad. Los del Prado el domingo ganaron en preinfantiles, infantiles y cadetes (el partido de juveniles se jugó ayer).

El partido comenzó parejo. Ambos equipos defendieron en todo el campo desde el primer minuto de juego y buscaron ponerle intensidad al encuentro. Bohemios jugó, prácticamente, con sus cinco jugadores de frente al aro, generó desde rompimientos al aro y encontró puntos principalmente en las cercanías del cesto. Urunday Universitario lastimó con la salida de bloqueos indirectos de sus jugadores, anotó puntos a distancia, tuvo buenos minutos de Gonzalo Gonzalvo y abrió cuatro de renta (11-7) a los cuatro minutos del juego. El visitante abusó del tiro exterior, pero se encontró con el gol en el ingreso a la cancha de Franco Villalba y tras un 6-2 empató el encuentro en 13. Gonzalvo continuó siendo la principal vía de gol del equipo del Prado que mantuvo su buen nivel defensivo, que defendió bien su rebote, que tuvo buenos minutos de Ignacio Morena, que abrió cinco de renta y que se llevó esa ventaja al primer descanso del juego (20-15).

El comienzo del segundo tiempo fue todo del local. Bohemios forzó muchos sus ofensivas, tuvo bajos porcentajes de acierto, se apuró, sufrió la defensa rival y se quedó sin gol. Urunday corrió la cancha con efectividad, jugó desde bloqueos directos cuando atacó contra defensa plantada, lastimó con rompimientos y descargas cortas y puso un 16-7 con el que abrió 14 de renta. El «albimarrón» aumentó su intensidad defensiva, robó pelotas en primera línea, corrió la cancha, jugó al ritmo de Villalba, tuvo buenos minutos de Franco Bianchi y puso un 7-1 con el que se puso a nueve (29-38). Urunday dominó los tiempos del partido, lastimó desde cortinas directas, fue vertical y recuperó 12 de renta de cara al descanso largo (43-31).

En el arranque del tercer cuarto se quebró el partido. Urunday presionó en todo el campo, robó pelotas en primera línea, tuvo buenos minutos de Gonzalvo y Morena, lastimó a distancia, encontró gol en las manos de Santiago Machado y puso un 15-2 con el que sacó 25 puntos de máxima. Bohemios sufrió la defensa rival, no pudo correr ante la efectividad ofensiva del local, intentó generar desde bloqueos directos, pero no pudo ante la defensa rival que cambió de hombre cada vez que lo necesitó y que incluso atrapó por momentos, y se quedó sin ideas. El «albimarrón» probó con algunas defensas en zona 2-3, pero definitivamente se vio superado y no pudo cortar el buen momento del «estudioso». Igualmente, el visitante aprovechó minutos con bajos porcentajes de acierto de su rival para correr la cancha, jugó desde rompimientos de Villalba, tuvo buenos minutos de Manuel Silveira, acortó diferencias, se puso a 16 e ingresó al último cuarto a 17 de su rival.

Bohemios presionó en todo el campo desde el inicio del último cuarto, busco reaccionar, pero nunca llegó a ponerse en juego. El equipo dirigido por Marcelo Capalbo defendió bien, forzó errores en su rival y tuvo oportunidades para acortar la ventaja, pero careció de gol, perdió pelotas, erró mucho y vio como, de a poco, se fue confirmando el triunfo de su rival. Urunday no tuvo un gran último cuarto, pero mantuvo las diferencias y festejó un punto más para la tabla de posiciones.

Deja un comentario