PARA MANTENERSE ARRIBA

Urunday Universitario venció a Bohemios en infantiles, se mantuvo en la tercera ubicación de la tabla de posiciones de la categoría de Serie 1 y aprovechó la derrota que sufrió Biguá para quedar a dos puntos del líder. El triunfo del “estudioso” finalmente fue por 10 puntos (66-56).

El arranque del partido favoreció a Bohemios. El equipo “albimarrón” presionó en todo el campo con efectividad, cambió de hombre en los bloqueos directos desde los que intentó generar su rival, jugó al ritmo de Diego Lipiec, cargó el rebote ofensivo, tuvo buenos minutos de Gianfranco Bonanni y Santiago Tucuna y puso un 15-8 en los primeros 7’30” del juego. Urunday Universitario también presionó desde el primer minuto del juego, propuso un juego estructurado, buscó lastimar con la salida de sus perimetrales de bloqueos indirectos o generar desde cortinas directas, pero sufrió la defensa de su rival y no tuvo gol. Igualmente, el local mejoró la defensa de su rebote, corrió la cancha, lastimó con rompimientos de Juan Carreto y puso un 6-2 con el que se puso a tres de cara al primer descanso.

Un doble de Matías Fontes le permitió al local ponerse a uno de su rival. Bohemios persiguió en la defensa de las cortinas desde las que buscó generar su rival, cambió de hombre cada vez que lo necesitó y, dentro de un juego que se entreveró y en el que faltaron las ideas, puso un 4-0 con el que abrió cinco de renta. Dos triples consecutivos y un doble de contraataque le permitieron a Urunday poner un 8-0 y pasar por tres a cuatro minutos del final del primer tiempo. El cierre del segundo cuarto tuvo a los dos equipos forzando mucho sus ofensivas y con poco gol. Bohemios corrió la cancha e igualó el partido, pero un doble de Carreto llevó al local a irse dos arriba al descanso largo.

En el inicio del segundo tiempo, Urunday cambio el partido. El equipo “estudioso” presionó en todo el campo con mucha intensidad, corrió tanto desde robos en primera línea como desde la defensa de su rebote, jugó al ritmo de Carreto y Santiago Machado, encontró gol en las manos de Montes y Santiago Montesdeoca y puso un parcial de 14-3 con el que sacó 13 a los cinco minutos del período. Bohemios sufrió la presión defensiva de su rival, no se sintió cómodo, careció de ideas, no tuvo generación de juego y se quedó sin gol. Bohemios aprovechó pérdidas de su rival para volver a correr la cancha, tuvo buenos minutos de Lipiec y puso un 6-0 gracias al que se puso a siete (42-35). El cierre del período fue parejo. Urunday presionó en todo el campo, encontró puntos fáciles al trabajar bien la salida contra la presión que estiró su rival, anotó a distancia y se mantuvo arriba en el marcador ante un “albimarrón” que intentó reaccionar con Lipiec como líder ofensivo. El local aprovechó cuatro técnicos consecutivos que el cobraron a su rival en el final del cuarto para entrar al último chico 11 arriba en el marcador.

El último cuarto realmente fue lo peor del partido. Ambos equipos defendieron con mucha intensidad en todo el campo, pero carecieron de ideas en ataque, se apuraron (Urunday por liquidar el juego y Bohemios por reaccionar), las pérdidas y los tiros errados se hicieron algo normal y de a poco se confirmó el triunfo local. Los primeros siete minutos del período terminaron 3-2 a favor del visitante, que se puso a 10. En el cierre, el “albimarrón” buscó ponerse en partido, pero sufrió la defensa rival, se apuró, equivocó procedimientos y terminó perdiendo por 10 unidades.

Deja un comentario