UNA IDEA A IMPULSAR

Lejos de quedarnos solo en la crítica, desde yojuego intentaremos proponer algunas ideas para las áreas de mejora que tiene el básquetbol de formación uruguayo. Por este motivo, semana a semana subiremos columnas proponiendo cosas con las que se podrías mejorar. Hoy, una oportunidad para que los actuales proyectos, y los futuros también, puedan desarrollar su potencial.

Poco a poco se ha vuelto más corriente en nuestro medio que jóvenes emigren al exterior a continuar tanto sus estudios como su carrera basquetbolística. Diferentes jóvenes han viajado a Estados Unidos para sumarse a colegios o universidades en los que consiguen becas gracias a las que pueden estudiar y jugar al básquetbol. Quizás esta emigración pueda ser una solución temporal para los proyectos que hoy tiene nuestro país y que, por diferentes motivos, nuestro medio los limita.

Evidentemente emigrar a un básquetbol de otro nivel siempre es bueno, y por más que logremos mejorar nuestro básquetbol de formación local siempre va a ser positivo que los chicos viajen a formarse en países que están a otro nivel, pero teniendo en cuenta la actualidad que tenemos sería positivo que incluso la Federación Uruguaya de Básquetbol (FUBB) impulse estos viajes obteniendo becas o cosas por el estilo para determinada cantidad de proyectos por año.

El emigrar no es para todos, no es para chicos de cualquier edad y hay que analizar si realmente cada chico, más allá de sus condiciones como jugador, está pronto para realizar el viaje e irse a vivir a otro país, pero para los chicos que “estén prontos” y en los que la FUBB deposite cierta confianza la opción podría estar. Nada lo puede asegurar, pero es factible que ese apoyo genere un nivel de compromiso gracias al que ese chico, en caso de continuar su carrera y llegar a determinado nivel, este a la orden siempre que la selección lo precise.

No hay un solo destino

Estados Unidos no es el único destino posible. Hay otros países en los que los chicos podrían ser “ubicados” y que les permitiría un desarrollo mayor de sus condiciones. Sin ir demasiado lejos, el mercado argentino es muy tentador. No sé si tanto por su nivel de formadores, área en la que no conozco tanto como están, pero seguro por su nivel de competencia interna. La exigencia que tendría un joven uruguayo en ese medio (por la cantidad de partidos que juegan, la cantidad de partidos de calidad que tienen y por el nivel tanto de sus compañeros como de sus rivales) sería totalmente diferente a la que tienen semana a semana en Uruguay. España es otro país tentador y ahí si hablando tanto por la competencia como por el nivel de formadores. En realidad, Europa tiene varios destinos posibles.

Lo más normal es pensar en el norte del continente y soñar con lo que pueda significar el formarse en algún colegio o alguna universidad de allí, pero también hay otros lugares en los que se pueden encontrar puertas abiertas y en los que el nivel de formación es incluso mayor que en Estados Unidos. Otros países de la región han optado por la emigración de jugadores al exterior y de a poco van viendo resultados, sobre todo, en la conformación de sus respectivas selecciones.

Evitar que les quede chico

Más allá de que los entrenadores de formación buscan preparar a los jóvenes para lo que será su futuro y no para la competencia que tendrán el domingo siguiente, lo cierto es que a veces es difícil desarrollar ciertas cosas cuando los chicos (por su talento, por su físico, por lo que sea) sin ellas se destacan los domingos en los partidos. Muchas veces pasa que un jugador limita su lectura de juego o sus recursos porque en formativas saca ventaja con un argumento y se aferra a él (rompimiento con mano hábil, tiro de tres puntos, etc.) sin entender la necesidad de desarrollar otras habilidades. Cuando el joven va subiendo de nivel y sus contrincantes lo emparejan (en físico principalmente), él deja de sacar ventaja con esa situación y se encuentra en el “problema” de verse “limitado”.

Esto va más allá de si el entrenador trabaja o no, el tema es lograr convencer al chico que hace 40 puntos todos los domingos solo rompiendo con mano derecha de que en un futuro (no tan lejano) eso no le va a ser tan redituable si no le agrega “complementos” o, mejor dicho, si no desarrolla otros fundamentos (desarrollo de mano inhábil, tiro de tres puntos, etc.). Entonces, muchas veces lo que sucede es que el medio, sobre todo cuando les “queda chico”, los condiciona. Si bien creo que es tarea del entrenador convencerlo de que no se conforme con eso y generar una cultura de trabajo que lo siga haciendo trabajar y crecer, entiendo que llega un punto en que es necesario que ese chico “suba de nivel”.

 

Un comentario de “UNA IDEA A IMPULSAR

  1. la busqueda de un mejor futuro para el basketball uruguayo que en mi opinion y creo que muchos aficionados es notorio de que tenemos una fuerte caida competitiva a nivel internacional muy acentuada en la ultima decada.
    Por supuesto que la critica debe ser constructiva y la de tratar de aportar soluciones. En ese sentido es que me parece que la emigracion de los chicos de formativas a universidades o becas en otros paises es solamente para unos pocos, insisto para muy pocos.En.mi opinion la Fubb deberia contratar un grupo de tecnicos extranjeros que asesoren a los tecnicos de formativas y especialmentw a los jugadores de formativas montando una especie de”talleres rotativos en todos los clubes”. Soy conciente que esto no es una tarea facil de realizar e instalar pero no existe lo imposible. DE LO QUE SI ESTOY SEGURO QUE INSISTIR CON LA ACTUAL POLITICA DE FORMATIVAS ES INSISTIR EN EL FRACASO. Seguramente esto choca muy fuerte con los tecnicos del medio pero hay que traer tecnicos de europa o usa que enseñen como se juega al basket en el mundo muy distante de lo que practicamos en nuestro pais.
    CREO QUE ES COMO DIJO ALGUIEN NOHAY PEOR CIEGO QUE EL QUE NO QUIERA VER.

Deja un comentario