TRIUNFO PARA BARRER Y SEGUIR

Uruguay derrotó a Bolivia con un contundente 88-48 en lo que fue su tercer partido por el Sudamericano U17. Tras las derrotas ante Ecuador y Paraguay, el equipo “celeste” no tuvo mayores inconvenientes para derrotar a los bolivianos. Ahora, ya sin posibilidades de cumplir con su objetivo, los uruguayos deben intentar aprovechar máximo los partidos que le quedan.

El arranque del partido fue parejo. Uruguay presionó en todo el campo, corrió la cancha tanto desde robos en primera línea como desde la defensa de su rebote y, pese a perder pelotas y presentar bajos porcentajes de acierto, encontró puntos en el inicio del juego. Bolivia logró mantenerse en partido durante los primeros minutos. Pese a sufrir la presión rival, los bolivianos anotaron puntos a distancia y se alternaron en el liderazgo del tanteador con el equipo dirigido por Leonardo Zylbersztein. De a poco, Uruguay comenzó a abrir diferencias. El ingreso de Lucas Capalbo le aumentó la intensidad a la primera línea de un equipo que contraatacó con tanta frecuencia como efectividad, que se alejó en el tanteador y que sacó 14 de renta de cara al primer descanso del partido. Bolivia intentó con una zona 2-3 que le dio algunos resultados cuando llevó a Uruguay a jugar frente a defensa plantada, pero no supo que hacer ante la intensidad defensiva del rival y se vio superado.

El segundo chico fue todo “celeste”. Uruguay alternó una presión zonal 1-2-2 con atrapes con una presión al hombre, corrió desde robos en primera línea, jugó al ritmo de Capalbo, lastimó a distancia, cargó el rebote ofensivo, jugó desde rompimientos y descargas, encontró puntos tanto en Nicolás Maurno como en Rodrigo Coelho, llegó a ganar por 26 unidades y se fue al descanso largo 25 arriba. Bolivia no tuvo ideas ni reacción. El equipo boliviano forzó mucho sus ofensivas, sufrió ante la presión rival y, pese a mantener la defensa zonal, no pudo contener el buen momento de Uruguay. El equipo “celeste” se nutrió principalmente de las corridas de cancha, pero además trabajó bien contra la zona rival, jugó con cuatro abiertos y un interno, generó desde rompimientos y descargas y encontró buenos tiros generalmente.

En base a puntos de contraataque, Uruguay puso un rápido parcial de 7-2 en el inicio del tercer cuarto, sacó 30 y liquidó el partido. Bolivia volvió a defender en hombre, corrió la cancha aprovechando pérdidas consecutivas de Uruguay, anotó a distancia y puso un 14-4 con el que se puso a 20. Uruguay volvió a sacarle provecho a su presión en todo el campo, tuvo buenos minutos de Nicolás Andreoli y puso un 15-7 gracias al que sacó 27 de cara al último cuarto.

Los últimos 10 minutos de básquetbol solo estuvieron para que Uruguay saque la máxima de 40 y confirme su primer triunfo en el torneo.

Los 88 puntos de Uruguay se repartieron de la siguiente manera: Rodrigo Coelho 22, Nicolás Andreoli 12, Lucas Capalbo 10, Nicolás Maurno 10, Ramiro Arrillaga 9, Santiago Vescovi 7, Franco Bianchi 6, Santiago Machado 5, Gonzalo Gonzalvo 5 e Ignacio Morena 2.

Ahora se vienen tres partidos que hay que aprovecharlos. Mañana se juega contra Argentina, el jueves factiblemente se enfrente a Venezuela y si se vence a la selección “Vino Tinto” probablemente se volverá a jugar contra Paraguay. Son tres partidos de un nivel interesante que hay que aprovecharlos para darle roce internacional a los chicos y para que crezcan a partir de estos juegos. Más allá de ya no poder cumplir con el principal objetivo deportivo, el cuerpo técnico debe enfocarse en el verdadero objetivo de este tipo de campeonatos, que los jugadores crezcan. Esto no terminó y hay que disfrutarlo y aprovecharlo.

Deja un comentario