“Fue un torneo de mucho aprendizaje”

Ya estando en Uruguay hace unos días y habiendo realizado un balance de lo que fue el Sudamericano U17 femenino, Alejandro Álvarez dialogó con yojuego. El entrenador se refirió a lo que fue el torneo y a lo que se viene ya que el proceso continuará con la mira puesta en el futuro del básquetbol femenino uruguayo.

“Fue un torneo de mucho aprendizaje. Sinceramente esperábamos traernos algo, fuimos a buscar los últimos dos partidos, con Bolivia y con Perú, pero se nos escaparon en finales cerrados. Nos dolió mucho, pero nos trajimos otro tipo de cosas que con el correr del tiempo en este proceso se van a ir consolidando”, afirmó el entrenador que sobre el balance del campeonato agregó: “La realidad de esta U17 no era la misma que la de la U15 del año pasado, esta selección tenía una base de jugadoras que regalaban dos años y el resto de los equipos nos ganó con planteles de chicas, principalmente, de 17 años. Igualmente estoy tranquilo por lo que se hizo, ya lo hemos hablado, ellas dejaron todo en cada partido y yo cargo toda la responsabilidad por los resultados”.

Más allá de los resultados, lo cierto es que en este torneo Uruguay pudo jugar de igual a igual por momentos ante selecciones de otro nivel y ahí uno de los aspectos positivos del equipo “celeste” en el torneo: “Todavía la brecha con las nivel uno es muy grande. Haciendo un balance después de que pasó el torneo creo que hicimos más cosas de las que pudimos hacer hace siete meses en el U15 ante Colombia y Venezuela, pero igual las diferencias son enormes y hay aspectos de juegos que trabajamos pero no pudimos resolver como el rebote ofensivo de los rivales”. El equipo jugó siempre a lo que propuso, buscó alinearse a una idea de juego y la respetó en cada minuto que jugó en el torneo: “Nosotros vamos a jugar los partidos y vamos a dejar lo que tenemos los 40 minutos, más allá del resultado, sin alejarnos del plan de juego. Hoy hay distancias marcadas, pero nosotros desde aquella experiencia con las mayores buscamos jugar los 40 minutos a lo que nos proponemos, que nos ganen porque ellas son mejores y ese día juegan bien, pero no porque nosotros entregamos los partidos en el primer cuarto. Nos han superado físicamente, técnicamente y hasta mentalmente, pero no en la entrega”.

Desde que comenzó a trabajar con selecciones femeninas, Álvarez marca la necesidad de ciertas características de juego para ser más competitivos. Dentro de esas características están la agresividad defensiva, la presión en todo el campo, el jugar con cuatro jugadoras abiertas y una interna, el generar desde rompimientos y descargas, entre otras cosas. Torneo a torneo, estas cosas se van viendo en cancha: “De a poco le vamos dando esa línea a las selecciones, al igual que ocurre en masculino. Creemos que la única manera de ser competitivos es jugar de esa forma. En masculino ya está instalado, a nosotros nos falta mucho trabajo, pero en la medida que sigamos enfocándonos en el trabajo físico vamos a poder desarrollar esta idea de juego la mayor parte de los partidos”. En este U17 se vieron algunas de esas cosas, aunque la altura de Sucre (sede del torneo) le jugó una mala pasada al equipo: “En este torneo nos afectó la altura también, sobre todo en los primeros dos partidos, y eso nos impidió practicar defensas extendidas porque teníamos que cuidarnos físicamente. Igualmente ahora con la U14, con la que tenemos tiempo de trabajo y aprovechando que son chiquitas, vamos a implantar la idea de una defensa extendida todo el tiempo y con muchas rotaciones para ir creciendo desde ahí, haciéndonos sólidos atrás e intentar disimular algunas de las carencias que tenemos ante otras selecciones”.

“La verdad es que superó las expectativas. Fue la líder del equipo a nivel ofensivo, tuvimos el orgullo de que haya terminado como la goleadora del torneo, pero lo que más me gustó fue su actitud, que asumiera responsabilidades y que llevará de la mano a sus compañeras”, expresó el entrenador respecto al campeonato que jugó Aldana Gayoso.

El popularmente conocido como “Gallego” se refirió a la U14 que ya entrena pensando en el Sudamericano U14 que se jugará en noviembre en Colombia: “Estamos muy ilusionados por la cantidad de jugadoras que hay. A diferencia de lo que nos pasa con las generaciones 2000 y 2001 desde las 2002, y con estas generaciones, nos pasa que la base de jugadoras que tenemos para observar y trabajar es más grande. Lo más lindo de todo esto es que podemos trabajar desde la iniciación prácticamente y que tienen un recorrido muy grande por delante. Vamos a ir al torneo con la expectativa de reposicionarnos como hicimos con la 2001, buscaremos ganarle a las selecciones que están en la misma línea que nosotros”. Por último, Álvarez se mostró ilusionado con lo que se viene: “Estamos muy motivados y muy fuertes con todo el apoyo que nos están dando y con todo lo que tenemos por delante. Tenemos mucha ilusión por tener cerca de 60 jugadoras entre las generaciones 2000 y 2005 de las cuales hay 20 proyectos que estamos convencidos que van a ser jugadoras de básquetbol y que en algún momento se van a juntar para ser la base de las selección mayor”.

Deja un comentario