PARECE BROMA

Se fijaron las finales de las dos copas de la fase Montevideo del Torneo Nacional Sub 23 (TNS23). Una de ellas se jugará esta noche, como la lógica indica, la otra se disputará, increíblemente, en setiembre. Los dos equipos finalistas deberán aguardar más de tres meses para jugar la final de un campeonato que ya debería haber terminado.

Desde las 21:30 horas de hoy, la cancha de Larre Borges será la sede de la final de la Copa de Plata de la fase Montevideo del TNS23. Capitol y Aguada, ambos ya ascendidos para la temporada que viene, se enfrentarán en la Unión para definir quién es el campeón del este torneo. Por su parte, Trouville y Biguá, finalistas de la Copa de Oro, deberán aguardar hasta setiembre para conocer quién es el campeón de su campeonato, que a su vez clasificará a la definición del torneo nacional junto con los mejores del interior del país.

El torneo que comenzó en los últimos días de marzo y que estaba planificado para durar dos meses, se estirará hasta setiembre. Si se mira de una manera fría, podría ser positivo que el torneo dure más de cinco meses, pero lo cierto es que no se estira la competencia sino que se estira la espera por la definición ya que los finalistas, que el pasado martes 30 de mayo clasificaron a esa instancia, deberán aguardar a setiembre para jugar el partido definitorio.

Los motivos son varios. Para esta noche la empresa Tendfield, que va a transmitir el juego, no tiene pantalla, el fin de semana no hay jueces por la clínica internacional, y el martes que viene ya comienza el torneo Metropolitano, que tendrá a varios de los jugadores de los finalistas como protagonistas. Una vez que comience el torneo de segunda división de mayores, los equipos de ese campeonato no prestarán a sus jugadores para disputar la final de la Copa de Oro y eso obliga a esperar a la definición de “El Metro” para jugar esta final.

Esta situación solo muestra la actualidad del TNS23 en el básquetbol uruguayo, un torneo de segundo o tercer orden, sin prioridad en el medio y que, a veces, parece jugarse solo por compromiso. Aunque suene repetitivo y, probablemente, aparezca en todos los medios en estas semanas, este tipo de instancias invitan a reflexionar sobre que se está haciendo con los sub 23, que se busca y a pensar en que se podría hacer.

Un comentario de “PARECE BROMA

  1. Una vergüenza más de la FUBB, antes existía la reserva para tener competencia los jóvenes, ahora un torneo de dos meses, así se proyecta el recambio generacional?

Deja un comentario