DIFERENCIA MENTIROSA

Bohemios derrotó a Malvín por ocho puntos (73-65) en la categoría cadetes. El equipo “Albimarrón” dominó el partido, prácticamente, desde el comienzo y llegó a abrir 25 puntos de renta en el tercer cuarto. En el cierre del juego hubo una reacción del visitante que le permitió ponerse hasta a seis y perder solo por ocho.

Con mucha intensidad defensiva y un juego de permanentes rompimientos y descargas, Malvín puso un 4-0 en el inicio del juego. Bohemios no demoró en revertir el juego. Santiago Vescovi comenzó a asumir dentro de la ofensiva de un equipo que lastimó a distancia, que corrió tanto desde robos en primera línea como desde la defensa de su rebote, que presionó en todo el campo y que puso un 11-0 como para pasar por siete (11-4) a los cuatro minutos de partido. El visitante trabajó bien las ayudas del lado contrario ante un rival que, frente a defensa plantada, jugó desde bloqueos directos, defendió su rebote, contraatacó al ritmo de Lucas Capalbo y puso un 4-0 con el que se puso a tres. Bohemios presionó en todo el campo, fue muy intenso en primera línea, cambió de hombre cada vez que necesitó hacerlo, lastimó con puntos de contraataque, tuvo buenos minutos de Franco Villalba en la base, encontró unidades en las manos de Vescovi y concretó un nuevo parcial de 11-0 con el que sacó 14 de cara al primer descanso del partido.

Malvín comenzó mejor el segundo cuarto. El equipo dirigido por Horacio Martínez defendió por detrás los bloqueos directos desde los que intentó generar el rival, cambio de hombre cuando lo necesitó, se cerró bien en defensa, corrió al ritmo de Capalbo, encontró puntos en las manos de Diego Cabillón y puso un 7-2 con el que se colocó a nueve (24-15), ante un Bohemios que cargó bien el rebote ofensivo pero que tuvo muy malos porcentajes de acierto. La salida de la cancha de Villalba llevó a que el local jugará más desde Vescovi y con ocho puntos suyos colocará un 14-2 para abrir 21 de renta (38-17). El “Albimarrón” corrió la cancha, anotó segundos tiros, anotó a distancia, tuvo buenos minutos de Franco Bianchi y abrió diferencias. Un buen ingreso de Rodrigo Orden, que comenzó a defender a Vescovi, le permitió al visitante cerrar mejor el período, llegar a ponerse a 17 e irse al descanso largo 19 abajo en el marcador.

El comienzo del tercer cuarto fue de lo peor del partido. Malvín defendió bien, cambió de hombre en la defensa de las cortinas, trabajó bien las ayudas ante los rompimientos del rival, protegió su rebote, obligó a su rival a jugar ante defensa plantada y lo controló. Igualmente, en ofensiva el “Playero” careció de ideas, forzó mucho los ataques, no tuvo generación de juego y no pudo reaccionar. De la mano de Bianchi, que lastimó de frente al aro, Bohemios se reencontró con el gol y puso un 8-2 con el que abrió 25 (50-25) de máxima a los 5’30” del tercer período. En base a libres y contraataques, con buenos minutos de Cabillón, Malvín puso un 7-0 y se colocó a 18. Bohemios individualizó demasiado su juego ofensivo, forzó mucho por momentos, no pudo correr y se quedó sin gol. Igualmente, nuevamente Bianchi le aportó puntos a un equipo que logró recuperar 21 de renta de cara al último chico.

Malvín presionó en todo el campo, corrió desde la defensa de su rebote, anotó puntos de segundos tiros, lastimó tanto con Cabillón como con Rodrigo Cohelo de frente al aro y colocó un 12-2 con el que se puso a 11 (59-48). Vescovi asumió en la ofensiva de su equipo, puso siete puntos al hilo y le permitió recuperar 15 de renta a 3’30” del cierre. El partido pareció liquidarse, pero Malvín tuvo una nueva reacción. El “Playero” complicó a su rival con la presión defensiva, contraatacó con efectividad, tuvo a Cabillón como principal vía de gol y, tras un 11-2, se puso a seis a poco menos de un minuto del cierre. Con efectividad en libres, Bohemios cerró mejor el partido y se quedó con el punto por ocho.

En el ganaador se destacaron los 28 puntos convertidos por Santiago Vescovi y los 15 de Franco Bianchi, mientras que en el perdedor el goleador fue Diego Cabillón con 29 unidades.

Deja un comentario