TELÉFONO DESCOMPUESTO

La propuesta de Alejandro Gava que pretende modificar el reglamento bajo el que se juega al básquetbol en las cuatro categorías más chicas de formativas, de la que se ha hablado mucho en los primeros meses del año, nunca llegó, oficialmente, a manos del Colegio de Entrenadores. En teoría, este órgano estaba analizando su aprobación o no.

En la segunda quincena de febrero comenzó a circular la propuesta de Gava por el medio. Rápidamente, esta llegó, de manera oficial o extra oficial, a manos de entrenadores, dirigentes, periodistas, padres y la discusión sobre las medidas a tomar se generó en todos los ámbitos de formativas. A raíz de esa situación, se convocó a una reunión de entrenadores en el Centro de Entrenamiento de la Federación Uruguaya de Básquetbol (CEFUBB) para que entrenadores, neutrales e integrantes del Colegio discutan la propuesta, vean su viabilidad, observen posibles modificaciones, etc. Sin mucha explicación, la reunión en el CEFUBB fue suspendida y aún no ha vuelto a fijar.

Tras algunos días, se tomó la decisión de que el Colegio de Entrenadores analice la propuesta, exprese su opinión sobre ella, le realice las modificaciones que crea pertinentes y la envíe a los neutrales de formativas para que estos la sometan a la votación del Consejo Único de Divisiones Formativas (CUDF). Cuando todos esperaban una resolución del Colegio para votarlo, algunos incluso con la ilusión de que esto empiece a cumplirse desde mediados de año, resulta que en realidad este órgano nunca recibió, de manera oficial, la propuesta de Gava y nunca comenzó a analizarla.

El Colegio de Entrenadores integrado por Cesar Somma, Álvaro Ponce y Edgardo Kogan, el mismo que en teoría se está haciendo cargo de la formulación de un formato de competencia para la temporada que viene de formativas, nunca recibió la propuesta de Gava para analizarla. Ya no es un tema quién es el culpable, lo preocupante es la falta de comunicación entre las partes. Si el Colegio de Entrenadores va a tomar decisiones importantes en formativas, como formato de competencia o reglamento, debería estar en permanente contacto con el CUDF y trabajar en conjunto en esos temas. Es vital que los entrenadores tengan participación, tengan un lugar desde el que “intervenir”, u opinar al menos, en las decisiones de la FUBB, pero tampoco son un órgano independiente del resto, no deja de ser una parte de la federación y debe funcionar como tal.

Deja un comentario