ESTA VEZ HUBO QUE PAGAR

Una de las grandes diferencias que tiene esta edición del Torneo Nacional Sub 23 para los equipos de Montevideo, con respecto a las anteriores temporadas, es el hecho de que tuvieron que pagar una cuota de inscripción. En esta oportunidad no todos los gastos corren por cuenta de la Federación Uruguaya de Básquetbol (FUBB).

Uno de los motivos por los que el Torneo Nacional Sub 23 (TNS23) solía contar con una gran cantidad de equipos era el hecho de que todos los gastos del campeonato corrían por cuenta de la FUBB. El organizador del torneo le entregaba a los equipos la indumentaria para los partidos y se encargaba de los costos de los jueces para los juegos. Para este año eso cambió y es que los equipos debieron pagar 8.000 pesos para jugar en el campeonato (igualmente la federación les entregó la vestimenta para competir y se hizo cargo del sueldo de los jueces).

Lo que generalmente condicionaba el hecho de que la FUBB se hiciera cargo de los gastos del torneo era la duración de este. Teniendo en cuenta la cantidad de equipos (33) que decidieron participar pese a deber abonar una cuota de inscripción y que ahora los gastos son compartidos, la federación debería comenzar a plantearse la posibilidad de que el TNS23 deje de ser un campeonato de, con suerte, dos meses para ser un torneo con una mayor duración a lo largo de la temporada.

Deja un comentario