COMENZÓ CON EL PIE DERECHO

Tabaré derrotó a Trouville con un ajustado 63-57 en la categoría cadetes y comenzó la temporada 2017 de formativas ganando. El equipo del Parque Batlle había obtenido el punto en la categoría infantiles y, luego de ir varios minutos abajo en el tanteador, revirtió el trámite de cadetes como para quedarse con el partido.

Tabaré comenzó mejor el partido. El equipo visitante defendió en toda la cancha, salió bien de la presión que le estiró su rival, jugó desde rompimientos y descargas, anotó dos triples y colocó un parcial de 13-6 en los primeros cinco minutos del partido. Los cambios le aumentaron la intensidad defensiva a un Trouville que corrió desde robos en primera línea, cargó bien el rebote ofensivo, tuvo a Guillermo Curbelo como principal vía de gol y puso un 7-1 con el que se puso a un de cara al primer descanso.

Trouville mantuvo su presión en toda la cancha, fue agresivo en la primera línea defensiva, corrió la cancha, anotó puntos a distancia y puso un parcial de 13-0 con el que pasó por 11 a los tres minutos del segundo cuarto. Tabaré sufrió la defensa de su rival, se quedó sin ideas, forzó muchos sus ofensivas y se quedó sin gol. Guillermo Mussio lideró un buen momento del visitante que trabajó mejor la salida contra presión, que lastimó con descargas cortas y que puso un 6-2 con el que se puso a ocho. De la mano de Matías Bianchi, principal vía de gol del rojo en el cuarto, el equipo dirigido por Fabián Sapio volvió a alejarse en el tanteador. Trouville corrió desde robos en primera línea y sacó 14 tras un 8-2. El cierre del primer tiempo fue de Tabaré. El local se cargó de faltas, bajó la intensidad de su presión y eso lo aprovechó el “Indio” para jugar más cómodo y, generando desde rompimientos, llegar a ponerse a nueve y cerrar el primer tiempo a solo 11 de su rival.

En el tercer cuarto Trouville mantuvo el dominio del juego. El equipo de Pocitos presionó en toda la cancha, superó bien la presión rival, fue vertical, lastimó a distancia, llegó a sacar la máxima de 15 unidades y cortó los intentos de reacción de su rival. Con más ganas que básquetbol, el equipo visitante buscó reaccionar en más de una oportunidad y, más allá de verse superado por su rival, en base a puntos a distancia, logró cerrar el período a solo ocho unidades de su rival.

El último cuarto fue casi todo de Tabaré. El equipo dirigido por Diego Rivas presionó en todo el campo, trabajó bien las ayudas del lado contrario, cambió de hombre en la defensa de los bloqueos cada vez que le fue necesario, corrió la cancha, lastimó a distancia, cargó bien el rebote ofensivo, tuvo a Guillermo Mussio como principal exponente ofensivo y colocó un parcial de 19-6 con el que pasó por cinco a 40” del final. Mussio fue clave en la ofensiva de su equipo y con un triple le dio la diferencia de cinco que terminó siendo definitiva. Trouville no se encontró en ese último chico. El equipo de Pocitos sufrió la defensa rival, forzó mucho sus ofensivas, tuvo bajos porcentajes de acierto, perdió pelotas, erró libres y no pudo cortar el buen cierre de su rival. Los dirigidos por Sapio buscaron la reacción en los últimos segundos, pero no pudieron y dejaron el primer punto de local.

 

 

Deja un comentario