«Está todo encaminado para potenciar el club»

El pasado sábado dialogó con el programa radial Formativas del Básquetbol el nuevo coordinador de las formativas de la rama básquetbol del Club Nacional de Football, Augusto Pons. El ex Trouville y Malvín, entre otros, se refirió al cambio de club y también a lo que será su primera experiencia como entrenador de mini y pre-mini.

Para hablar sobre el cambió de club, Pons expresó: “Yo tenía ya decidido desvincularme de Trouville. Primero me iba a quedar solo con una categoría, pero después, por algunas razones, cambiamos un poco el rumbo y quede libre. Yo ya estaba trabajando en la parte de fútbol de Nacional, ellos se enteraron de mi situación y me ofrecieron el cargo”.

El cambio de club no será la única modificación que sufrirá el entrenador para esta temporada sino que, además, cambiará las categorías a dirigir. Pons coordinara todas las formativas, pero tendrá a su cargo a los mini y los pre-mini del club. Será la primera vez que el ex Trouville entrene a las categorías más chicas y consultado sobre los motivos de este cambio declaró: “Se debe a una gran cantidad de cosas: la primera es que yo creo que para empujar un club, cuando la idea es masificar y llenarlo de chicos, la clave está en las categorías chicas, que es donde más captas, donde más chicos traes, entonces yo tenía la idea de masificar y creo que viene por el lado de trabajar en las chicas; también se da el hecho de que uno de los entrenadores que estaban en el club quería dar un paso más en cuanto a las categorías en las que estaba, dejando las chicas; y, por último, está el que entre los 10 y los 15 años es donde el entrenador más influencia tiene en el jugador, donde más lo puede formar. Los equipos importantes de formativas, por llamarlos de alguna manera, tienen muy buenos docentes en ese lugar, y siempre me quedó eso de que si uno quiere realmente incidir en el jugador debe trabajar con él en las categorías chicas, entonces voy a probar un año o dos para ver si realmente es donde me siento cómodo y si puedo aportarle al club cosas diferentes”.

“Cambia bastante. A lo primero que me estoy acostumbrando es a la paciencia de que los ritmos son otros, de que las explicaciones son de otro tipo, de que muchas veces se apunta a que el chiquilín vaya logrando pequeñas cosas, a diferencia de las categorías grandes que se apunta más a la táctica, que hay mayor rigor a la hora de entrenar, que hay más concentración, que se demandan otro tipo de cosas al jugador que en esta parte que es netamente formativa. Aquí casi no hay exigencias desde el punto de vista táctico y yo me doy cuenta de que estoy medio por fuera del entorno porque a veces les pido cosas que no son acordes a la categoría, pero será cuestión de seguir trabajando y de tener un par de entrenamientos más para terminar de acostumbrarme. Al fin y al cabo, el básquetbol es uno solo, enseñar a tirar, enseñar a pasar o a ocupar espacios es lo mismo para todos”, dijo el entrenador con respecto a los cambios que deberá hacer en su forma de trabajar con respecto a lo que estaba acostumbrado.

La directiva de Nacional lo contrató como coordinador y le dio total libertad para trabajar en las formativas de su club: “Una vez que tomo el cargo yo tengo la completa libertad de tomar decisiones deportivas dentro de la rama que me toca. No solamente de horario y de planificación, sino que también de metodología, reuniones con entrenadores, a que se le da más carga, yo tengo la completa libertad para trabajar y me ha pasado en todos los clubes en los que estuve. Si no fuera así, creo que no podría. Si yo tuviera que rendirle cuentas todo el tiempo a los directivos, o de fijarme a quién le ganamos o con quién perdemos, yo no podría trabajar”.

El entrenador tiene claros los objetivos de cara a este nuevo desafío: “Hoy por hoy estamos abocados a la masificación. Más allá de eso, nos hemos planteado un montón de objetivos deportivos. Creo que este año podemos mejorar el nivel deportivo que Nacional ha tenido en estos últimos años, a través de la captación y de otro tipo de trabajos, pero mi idea es masificar el club en 2017, llegar a más de 200 chicos que compitan en las formativas de Nacional, y ya a partir del año que viene empezar a potenciar deportivamente el club”. Y para esa masificación, Nacional cuenta con un poder de convocatoria que no presenta ningún club de básquetbol del país: “Es un grande. El Uruguay está polarizado en dos equipos, este es uno de ellos y el poder de captación es enorme. La cantidad de llamados que he recibido diciéndome que quieren jugar en Nacional, que son hinchas desde chicos y quieren jugar, son muchos. El club es un llamador muy grande y hay que saber aprovecharlo. A eso se suma que la infraestructura creció mucho, ahora tiene uno de los mejores gimnasios de Montevideo, hay materiales por todos lados, esta todo para crecer y para explotar el club en todo sentido, esa fue una de las razones que me llevaron a hacerme cargo del básquetbol de Nacional”.

El trabajo está dando resultados más grandes de lo que se esperaba desde un principio y actualmente el club está pensando en la posibilidad de presentar dos equipos para la temporada 2017: “La afluencia de chicos ha sido enorme. Estamos muy contentos con la cantidad de chicos que han venido y, si bien falta algún tiempo más para confirmarlo, hay una posibilidad de que en este 2017 Nacional cuente con dos planteles”.

Más allá de crecer a nivel cuantitativo, Nacional buscará crecer a nivel cualitativo y para eso uno de los aspectos que se pretenderá realizar en el futuro es reclutar jugadores del interior: “El básquetbol de Nacional tiene una casa que se va a acondicionar para traer chicos del interior y tenemos toda la organización, a nivel de alimentación, estudios y eso, que viene del fútbol. La estructura para traer chicos está en un 97% armada, no sé si va a ser este año pero está todo encaminado para potenciar el club. Espero que en unos años podamos potenciar el club y transformarnos en unos años en una de las potencias de las formativas del Uruguay”.

Deja un comentario