PARA SEGUIR PULIENDO

La temporada 2016 fue la segunda del formato de competencia que propuso el Colegio de Entrenadores de la FUBB a comienzos del 2015 y dejó cosas para analizar. Para este año hubo algunas modificaciones que fueron positivas, pero también este campeonato dejó algunos aspectos que se pueden mejorar para aumentar la efectividad del formato.

Para la temporada 2016, el campeonato tuvo la incorporación de la Copa de Plata como principal modificación. Esta terminó siendo sumamente positiva en cuanto a que aumentó la cantidad de partidos que tuvieron los equipos que perdieron en cuartos de final. Se alargó la temporada de muchos equipos que había terminado demasiado “temprano” el año pasado y se logró que todos los equipos jueguen una cantidad similar de partidos en el torneo.

El torneo, que ya había sido positivo el año pasado por haberle quitado importancia al resultado del domingo y haberle permitido a las instituciones pensar más en el desarrollo de sus jugadores que en supuestas victorias y que había aumentado la cantidad de partidos de play-off por equipo además de permitirle a los planteles jugar la última parte del año en un nivel similar al suyo, mantuvo lo positivo de la temporada 2015 y superó uno de sus principales aspectos negativos con la incorporación de la Copa de Plata.

Igualmente, debe mejorar algunos aspectos importantes. La conformación de los grupos de la primera fase es algo que siempre está en discusión. Esta se hace un tanto despareja y quizás conformando los grupos con equipos de dos series (1 y 2; 3 y 4; 5 y 6), y no de a tres como se hace ahora (1, 2 y 3; 4, 5 y 6), podría hacerse un tanto más competitiva y provechosa para los equipos participantes. Además de que en esa primera fase se podrían definir mismo los ascensos y los descensos, algo que en su momento propuso Larre Borges, para quitarle importancia al resultado también en las series 3 y 4 que estos dos años han tenido demasiada presión por las victorias.

Más allá de la primera fase, los play-off deberían sufrir algunas modificaciones. Las categorías pre-mini y mini deberían estar obligadas a acompañar a los pre-infantiles en su camino por la post temporada y no quedar librados a la expresa voluntad de los dos equipos que protagonicen los play-off de U13 como es ahora. Por su parte, los neutrales de formativas deben animarse a dar el paso de asegurar el play-off por el tercer puesto tanto de la Copa de Oro como de la Copa de Plata. Si bien ese paso va a complicar las fijaciones del cierre de la temporada, es algo que le aseguraría a todos los equipos la misma cantidad de series de play-off y aumentaría la posibilidad de ganar series para algunos equipos.

El campeonato está bien como está, es bueno, permite priorizar la formación y eso es muy positivo. Ahora se lo debe pulir en esta temporada para explotarlo de la mejor manera en todas las categorías. Además, se debe pensar en volver al Torneo Integración con equipos del interior y explotar el crecimiento que está teniendo la Organización de Básquetbol del Litoral para dar pasos hacia un torneo nacional de selecciones departamentales y tratar de cumplir con él en el 2018.

Deja un comentario