…PEGA DOS VECES

Bohemios derrotó a Urunday Universitario con un contundente 89-65 y se coronó como campeón del torneo de cadetes de la Copa de Oro de Serie 1. Dos tiempos diferentes le valieron el campeonato al equipo “Albimarrón” que, tras unos primeros 20 minutos parejos, dominó el segundo tiempo y se quedó con el título.

bohemios-campeon-cadetes

El arranque del partido fue parejo. Los equipos no se sacaron ventajas y, más allá de algunas desprolijidades y de los nervios que se hicieron presentes en ambos equipos, la paridad mantuvo atractivo el encuentro. Bohemios defendió en toda la cancha, alternó algunos momentos de defensa en hombre con otros de defensa en zona 1-2-2, jugó con cuatro abiertos, generó desde rompimientos y descargas, encontró gol tanto en Gianfranco Espíndola como en Marcos Da Motta y se mantuvo en partido. Urunday Universitario presionó en todo el campo, propuso un juego vertical en ofensiva, marcó algunos minutos en zona 2-3, lastimó con Gastón Martínez y, pese a abusar del tiro exterior por momentos, cargó bien el rebote ofensivo como para mantenerse en juego y cerrar el primer cuarto con el score igualado en 18.

Urunday presionó en toda la cancha, propuso una defensa individual con muchas ayudas del lado contrario, corrió desde la defensa de su rebote, tuvo buenos minutos de Santiago Machado, lastimó con segundos tiros y puso un parcial de 10-3 con el que abrió siete de renta. Bohemios estuvo entreverado, forzó sus ofensivas, no pudo contraatacar y se quedó sin gol. El equipo “Albimarrón” defendió en todo el campo, mejoró la defensa de su rebote, corrió desde ella, tuvo buenos minutos de Espíndola, lastimó a distancia, encontró el primer triple de Franco Villalba en su regreso a la cancha, puso un 16-4 y pasó por cinco sobre el cierre del primer tiempo. El “Estudioso” no pudo correr, no cargó el rebote ofensivo y se quedó sin sus principales vías de gol. Más allá de algún momento de presión zonal con atrapes y otros de zona 2-3, el equipo del Prado no tuvo reacción ante el local que, de a poco, encontró el ritmo de juego en el que se siente cómodo y cambió el encuentro. Un triple de Machado le permitió al visitante irse a solo dos puntos de su rival al descanso largo.

Bohemios dominó el tercer cuarto. El equipo “Albimarrón” defendió en todo el campo, fue vertical, jugó desde los rompimientos de Santiago Vescovi y Villalba y abrió siete de renta (47-40). Urunday pasó a defender cuadrado uno (con la referencia personal sobre Vescovi) y el local no hizo más que ampliar diferencias. El equipo dirigido por Marcelo Capalbo jugó desde rompimientos por calle central, tuvo buenos minutos tanto de Espíndola como de Joaquín Puglia y sacó 10. Urunday volvió a defender hombre, cargó bien el rebote ofensivo, sacó faltas, anotó libres y encontró gol, pero Bohemios jugó desde los rompimientos de Vescovi, que volvió a tener un gran partido pese a no estar en su categoría, y no solo se mantuvo arriba en el marcador sino que, además, sacó la máxima de 13 (65-52) de cara al último cuarto.

En el inicio del último cuarto se liquidó el partido. El “Albimarrón” mantuvo su nivel defensivo, corrió la cancha, fue vertical, lastimó con el juego de Espíndola y Vescovi y puso un 9-2 con el que sacó 20 a 7’30” del final. De ahí en más el juego solo estuvo para que Bohemios estire la máxima, que llegó a ser de 30, confirme su triunfo por 24 unidades y se corone como campeón de la categoría.

En el campeón se destacaron los 30 puntos de Gianfranco Espíndola, los 21 de Santiago Vecovi y los 13 de Franco Villalba.

Deja un comentario