BENDITA LOCALÍA

Trouville derrotó a Malvín con un holgado 61-48 y empató la semi final de la Copa de Oro de juveniles de Serie 1. El “Rojo” de Pocitos había sido superado claramente en el primer punto de la serie, pero en este aprovechó el jugar de local y, pese a no contar con Manuel Mayora, forzó el tercer, y definitivo, encuentro.

malvin-vs-trouville-u19-semis

El primer cuarto fue parejo. Trouville estiró una presión en toda la cancha desde el primer minuto de juego, defendió por detrás los bloqueos directos desde los que intentó generar su rival, corrió la cancha, lastimó con rompimientos y descargas cortas, cargó el rebote ofensivo y se mantuvo en partido. Por su parte, Malvín abusó del tiro exterior, pero encontró puntos tanto tras rebotes ofensivos como luego de descargas cortas e ingresó a los últimos cuatro minutos del período con la misma cantidad de puntos que su rival (10). Dentro de un juego entreverado, el “Rojo” cerró mejor el primer cuarto. El local defendió mejor su rebote, contraatacó con efectividad, tuvo buenos minutos de Federico Soto, encontró un triple de Rafael Morón y puso un 7-2 con el que se fue 17-12 arriba al primer descanso.

Trouville trabajó bien en defensa, generó puntos de corrida, tuvo a Soto como principal vía de gol y colocó un 8-2 con el que sacó 11 de máxima en el inicio del segundo cuarto. Malvín se mostró entreverado, careció de ideas en ataque y no pudo ante el buen momento de su rival. Los ingresos de Bruno Acosta y Matías Jasidakis aumentaron la intensidad defensiva de la primera línea de un “Playero” que presionó en todo el campo, que corrió la cancha, que jugó desde bloqueos directos para Acosta, que fue un poco más vertical, que encontró gol a distancia y que puso un 10-5 como para irse solo seis abajo al descanso largo.

El “Rojo” dominó el inicio del tercer cuarto. Mantuvo su nivel defensivo, presionó en todo el campo con mucha intensidad, controló a las principales vías de gol del rival persiguiendo en las cortinas indirectas y defendiendo por detrás en las directas (sin miedo a cambiar de hombre cuando fue necesario), corrió con efectividad a partir de esa defensa, cargó el rebote ofensivo, encontró un nuevo triple de Morón, tuvo buenos minutos de Santiago Massa y puso un 13-4 con el que sacó la máxima de 15 unidades. Nuevamente los robos en primera línea fueron la clave para que Malvín reaccione. Acosta y Jasidakis conformaron la primera línea defensiva del visitante que volvió a correr, que tuvo buenos minutos de Emiliano Serres, que lastimó con el juego de espaldas al aro de Theo Metzger cuando jugó ante defensa plantada y que puso un 11-2 con el que se puso a seis de cara al último cuarto.

El último cuarto fue muy entreverado. Malvín forzó mucho su juego ofensivo, abusó del tiro exterior y no aprovechó los momentos que tuvo para reaccionar. Un doble de Felipe Monteverde le permitió a Trouville sacar ocho en el inicio del período final. Malvín volvió a correr desde robos en primera línea y puso un 4-0 con el que se colocó a cuatro. La defensa le dio oportunidades al visitante de continuar la reacción, pero una mala selección de sus ofensivas lo llevó a no completar la misma. Sin ser nada del otro mundo, pero con puntos de Soto y Juan Pancic, Trouville puso un 5-0, sacó ocho a 1’20” y liquidó el partido.

En el ganador se destacaron los 25 puntos de Federico Soto y los 17 de Santiago Massa. Por su parte, en Malvín los goleadores fueron Theo Metzger y Emiliano Serres con 13 y 11 unidades respectivamente.

Deja un comentario