SE REPITIÓ LA HISTORIA

Biguá derrotó a Malvín en juveniles y volvió a vencer al rival ante el que se había coronado como campeón en las finales de la categoría del año pasado. El equipo de Villa Biarritz estuvo arriba en el tanteador durante gran parte del juego, pero recién lo pudo cerrar en el último cuarto como para ganar en cifras de 77-68.

Bigua U19

Biguá colocó un parcial de 14-5 en los primeros minutos de partido. El equipo visitante cargó la pintura, generó desde el poste bajo, anotó puntos a distancia y lastimó a la defensa rival. Del otro lado de la cancha, el “Pato” cambió en los bloqueos directos, tuvo un correcto trabajo de ayudas y no permitió que su rival lo lastimara. Malvín buscó jugar rápido, correr, pero no pudo hacerlo ante la efectividad ofensiva de su rival y se vio dominado. Buenos minutos de Gonzalo Díaz, dentro de un “Playero” que comenzó a contraatacar desde la defensa de su rebote, le permitieron al local poner un rápido 7-0 y ponerse solo a dos de su rival. El cierre del primer cuarto fue de Biguá, que tras un triple de Facundo Grolla logró concretar un 5-0 e irse siete arriba al primer descanso del juego (19-12).

Los bajos porcentajes de acierto en tiros largos que tuvo Biguá en el inicio del segundo cuarto le permitieron a Malvín correr y, al ritmo de Díaz, colocar un rápido 6-2 para ponerse a solo tres de su rival. Luego de un minuto de tiempo solicitado por su entrenador, Biguá volvió a dominar el juego. El “Pato” manejó los tiempos del partido, obligó a su rival a jugar el 5X5, fue más paciente en ofensiva, revirtió mejor el balón, encontró mejores tiros, mejoró sus porcentajes y colocó un 10-2 con el que sacó 11 de máxima (31-20). Matías Jasidakis e Iñaki Erroizarena lideraron la intensidad defensiva de la primera línea de un Malvín que presionó en todo el campo, corrió desde robos y volvió a reaccionar. Erroizarena no solo le aportó en defensa a su equipo sino que, además, anotó puntos consecutivos y fue el líder ofensivo a partir del cual el local puso un 11-4 (nueve de los once de Erroizarena) y se fue al descanso largo a solo cuatro de su rival (31-35).

Dentro de un juego que se tornó bastante más parejo, Biguá abrió siete de renta en el inicio del tercer cuarto. El “Pato” lastimó con sus internos, cargó el rebote ofensivo y no solo se mantuvo arriba en el marcador sino que, además, amplió diferencias. Malvín volvió a presionar, Jasidakis robó pelotas consecutivas y, corriendo, el “Playero” puso un 6-0 con el que se colocó a uno (43-42). Martín Couñago fue quién sacó la cara por Biguá en ese momento. El jugador que representó a Uruguay en cinco torneos de selecciones formativas asumió en la ofensiva de su equipo, lastimó con la salida de bloqueos indirectos, encontró gol tras cortinas directas, anotó a distancia, repartió juego y fue el encargado de que Biguá recuperara siete de renta de cara al último descanso del encuentro.

Malvín propuso una defensa en zona 2-3 en el inicio del último cuarto, pero no pudo contener a un Biguá que no demoró en liquidar el juego. A lo hecho por Couñago se le sumó un muy buen ingreso de Sebastián Vechtas y el “Pato” amplió diferencias. Los internos visitantes se combinaron bien para lastimar, Biguá jugó desde rompimientos y descargas, encontró puntos a distancia y tras un triple de Martín Rojas abrió 14 de renta a cuatro minutos del final como para liquidar el partido.

Deja un comentario