“Acompasarnos con lo que es la realidad nacional”

El flamante Presidente de la Liga Regional de Básquetbol de Soriano (LRBS), Osvaldo García, dialogó con nuestro sitio web. El neutral se refirió a la realidad del básquetbol de formación de esa zona del país y al proyecto que le presentaron los entrenadores, liderados por Pablo Viera, a los neutrales hace algunas semanas.

Osvaldo García

¿Cómo recibieron los neutrales de la Liga este proyecto presentado por los entrenadores?

Lo recibimos con los mejores ojos ya que está alineado con lo que este cuerpo de neutrales viene pregonando hace dos años, que es cuando asumió. El proyecto busca una racionalización del calendario, busca aumentar la cantidad de partidos por temporada y apunta a otros ejes de desarrollo como la competencia a nivel del litoral, la competencia en la categoría pre-mini, que en nuestra Liga aún no se está realizando, y algunas particularidades dentro de la competencia que buscan asimilarla con el trabajo que se viene haciendo en Montevideo. La idea es acompasarnos con lo que es la realidad nacional e intentar desarrollarnos en lo que ha formación de jugadores refiere, que para nosotros es fundamental.

¿Qué análisis hace de la actualidad del básquetbol de formación de la LRBS?

La realidad es que se ha venido en un proceso de destrucción de trabajo. Por determinadas circunstancias, perdimos claridad en el esquema de juego, se hicieron calendarios que no fueron claros, se sumaron y amontonaron demasiada cantidad de partidos, y esto fue generando que, poco a poco, perdiera calidad el trabajo de los entrenadores de chicos en edades de formación.

Estamos con un régimen demasiado corto de competencia. Diez meses es el ideal que nosotros buscamos y vamos a tratar de acercarnos lo más posible a eso. Actualmente estamos en seis o siete meses de competencia, para aquellos cuadros que llegan a definir los torneos, eso lo tenemos que mejorar. Además, tenemos el mal aprovechamiento de los calendarios y el hecho de comenzar tarde porque recién estamos jugando a partir de mini. Convivimos con una gran competencia entre el fútbol y el básquetbol en el trabajo de los chicos y eso lo tenemos que trabajar tanto en la formación de calendarios como en la edad en la que comenzamos a trabajar.

Es un poco paradójico ver que surgen estos problemas en los trabajos de básquetbol de formación mientras el campeonato de mayores de la LRBS pasa por su mejor momento, ¿verdad?

Es cierto que se ha desarrollado mucho el trabajo a nivel de mayores. Tenemos una competencia interna que es muy marcada y que lleva mucha gente. Igualmente, tenemos una visión crítica sobre la forma en la que estamos formando jugadores. Tampoco es que estamos en medio de un caos pero estamos trabajando para mejorar. Nos creemos un sistema vivo, capaz de auto-analizarse, de marcar sus errores y de direccionar el barco. Si uno ve, jugadores del interior siguen yendo a los equipos de Montevideo a reforzar las filas ya sea en formativas, en mayores, en sub 23. Capaz que ese proceso sigue ocurriendo con la misma relación que en tiempos anteriores, pero nosotros vemos que estamos dejando pasar una importante oportunidad de mejorar y de acompasarnos a lo que son los trabajos de formación en los tiempos que ocurren.

Nosotros con los trabajos de formativas no tenemos solo que buscar tacharlo de la lista de cosas para hacer en el año, tenemos que generar y formar jugadores de nivel y de capacidad real para que la actividad despegue como tal. Tenemos una población importante en los clubes, y si medimos la población de jugadores que entra con la población de jugadores que sale, ahí es donde surge el error.

El proyecto también habla sobre trabajos de selecciones regionales y sobre la integración con equipos de Salto y Paysandú. Ante las dificultades que presenta para los equipos del interior el integrarse al básquetbol de Montevideo, parece que la manera es integrarse entre los departamentos del interior ¿No?

Sin dudas que sí. El año pasado nosotros hicimos una primera experiencia de integración con equipos de Salto y Paysandú, apoyado por la Federación Uruguaya de Basketball, y la idea es seguir trabajando. Tenemos una realidad que no siempre se da, las necesidades las hemos compartido siempre pero no siempre ocurre que los dirigentes de turno compartan la visión sobre esas necesidades. No es común que las tres Ligas tengamos una misma intención de mejorar las competencias, de competir entre notros, de crear un bloque y solidificarlo.

Nuestra idea es que la primera mitad del año sea de competencia regional mientras que la segunda mitad, después de las vacaciones de julio, se haga una competencia regional. Nosotros veníamos con una competencia anual a nivel regional y después competíamos algunas semanas pero ahora se está hablando, por lo menos en el papel, de competir toda la segunda mitad del año a nivel regional. Además se buscará todo el tema de los trabajos de selecciones regionales que buscará tener la atracción de los mejores jugando.

Deja un comentario