«Que la U15, la U18, la U23 y la mayor tengan el mismo idioma»

Marcelo Signorelli, flamante entrenador de la selección mayor, dialogó con el programa radial Formativas del Básquetbol el pasado sábado. El nuevo seleccionador nacional se refirió al trabajo que tiene planificado para las selecciones formativas de cara a los anos que lo tendrán como responsable del principal equipo de nuestro país. Signorelli se mostró con muchas ganas de trabajar.

Signorelli

Tu proceso como entrenador de la selección nacional comenzará con una serie de trabajos con jugadores sub 23, ¿cuál es la idea para esas tres semanas de trabajo?

La idea es trabajar con ellos dos veces por semana para irlos conociendo, para ir creando una base de datos de jugadores, para ver si tienen potencial, dedicación y ganas como para estar en la mayor y para tenerlos en cuenta de cara al futuro. Si todo sale bien este proceso va a ser más largo que solo este torneo y está bueno ya irlos conociendo bien para el futuro también.

Llegás a la selección en un momento en el que el recambio generacional es evidente y en ese contexto cobra mayor valor el trabajo con jóvenes ¿Verdad?

Cada vez más, el mundo del básquetbol necesita jugadores jóvenes y dentro de lo que propusimos a la Federación está la intención de atacar a la base. Seguir a los jugadores que integran las selecciones formativas, los jugadores que están en el interior y los que están en el exterior jugando y tenerlos en cuenta para eventuales procesos de selección desde chicos, desde donde se debe atacar.

¿Cómo ves la posibilidad de supervisar los trabajos de selecciones formativas?

Dentro del proyecto que presente está la idea de supervisar los trabajos de selecciones formativas. La idea es que el seleccionador nacional este en todos los entrenamientos de selecciones formativas, designe al entrenador de estas y se encargue de coordinar los trabajos y que estos sigan una misma línea. La idea es que todo tenga el mismo hilo conductor. Para mí esto es fundamental, es la base de todo, y fue todo planteado. Se trata de que la U15, la U18, la U23 y la mayor tengan el mismo idioma y que el entrenador de la mayor este presente en los trabajos de formativas bajando líneas y trabajando en conjunto con los otros entrenadores.

¿Cómo pensás establecer tus ideas de juego?

Tenemos que buscar a lo que se puede jugar y tratar de mantener una línea en las diferentes selecciones. Debemos busca más defensas presionantes, buscar correr más la cancha y ser más atléticos. Más allá de que técnicamente tenemos que mejorar a nuestros jugadores, debemos mejorar fisicamente. Esto tiene que ser un todo y a eso es a lo que tiene que apuntar este proyecto, tratar de mejorar todo desde abajo para después trasladarlo a la selección mayor.

Creo que tiene que haber selecciones estables, como la sub 23, y que viaje dos veces al ano para competir.

Has hablado de que todas las selecciones tengan una misma filosofía de juego pero, ¿crees que la misma tiene que estar en las formativas de todos los clubes?

Cada entrenador tiene su filosofía de juego. Hay algunos que juegan 3-2, otros juegan 4-1 y proponen un juego más por conceptos, son diferentes filosofías y no se si tenemos que dar ese paso. Lo que sí tengo que hacer es estar en permanente contacto con los entrenadores para decirle que le podemos trabajar a los diferentes jugadores, en que lo puedo ayudar yo a él y en que me puede ayudar él a mí. El contacto tiene que ser fluído y permanente».

Cada vez que hagamos una citación vamos a hacer una reunión en la Federación con los entrenadores de los citados para explicarles porque los vamos a citar. Luego de citarlo y observarlo vamos a anotar sus ventajas y desventajas y vamos a hablar con el entrenador sobre las cosas que tiene que mejorar. Tengo que estar en contacto permanente con cada entrenador, yo no creo que él lo vaya a tomar a mal o que piense que yo voy a mejorarlo en un 100%.

De una vez por todas los entrenadores nos tenemos que dar cuenta de que si no hay una unión, si no hay un trabajo en conjunto, es muy difícil hacer las cosas. Ahora la Federación va a firmar un convenio para tener su propio lugar de entrenamientos y eso es fundamental. Si nosotros podemos convertir ese lugar en una especie de centro de alto rendimiento donde puedan trabajar todas las selecciones para el básquetbol va a ser bárbaro.

Más allá de la designación del entrenador, una de las cosas que está en duda en cuanto a las selecciones formativas es la forma de trabajo ¿Qué opinión te merece la modalidad que se estaba utilizando hasta el año pasado?

Pienso que algunas cosas tenemos que cambiar. Posiblemente se cambie la forma de trabajo y se bajen la cantidad de meses en los que se preparen un torneo y es por eso que necesitamos del apoyo de los entrenadores de los clubes que son los que están a diario con los chicos. Calculo que serán 30 días de entrenamiento previos a cada torneo, no me he puesto a pensar en este punto pero calculo que será algo así, será algo a hablar con los entrenadores que asuman.

Podríamos trabajar todo el año con la selección U23 pero no con la U15 o la U18. Durante el año tenemos que trabajar en el interior, la idea sería dividir en cuatro zonas el interior y estar en permanente contacto con entrenadores de las diferentes zonas que esten a fin con el proceso. Podemos hacer clinicas o campus en el interior, además tenemos que trabajar en las escuelas, hay cosas para hacer, solo hay que ponerle mucha cabeza, muchas ganas y ser lo más profesionales posible.

Deja un comentario