«No podemos ir en contra de lo que todo el mundo hace».

Jesús Rostan dialogó con el programa radial «Formativas del Básquetbol» y se refirió al reclutamiento de jugadores en etapa de formación. El reconocido representante de nuestro medio se mostró a fin de la reglamentación que actualmente tiene FIBA que dice que los jugadores sean libres desde los 18 años y que haya un canon por derechos de formación.

Jesus Rostan

Consultado sobre la frecuencia con la que participa de traspasos en jugadores de formativas, Rostan declaró: «Realmente no se usa mucho por diferentes motivos. El principal es que yo soy agente FIBA y una de las principales normas que FIBA hace cumplir es que no se involucren los agentes con menores de 18 años. Eso ya te pone un freno en esta situación más allá de que nuestro medio es muy pequeño, todos nos conocemos, y eso te lleva a estar involucrado, directa o indirectamente, con los padres de los chicos o con los dirigentes que pretenden a tal jugador entonces, de una forma u otra, a veces terminas asesorando. El otro motivo es porque acá, a nivel general, los actores son celosos de su posición y prefieren manejarlo de una forma directa sin que intervenga gente ajena a una situación». La reglamentación que rige nuestro medio también dificulta el trabajo de los representantes en jugadores jóvenes: «En nuestro país hay una particularidad, que ahora ha ido cambiando, y es que la ficha de los jugadores pertenece a los clubes hasta determinada edad, antes era hasta los 25 años y ahora se irá bajando año a año. Eso lleva a mantener un buen dialogo con los clubes a los que pertenecen los jugadores porque a la edad en que los chicos empiezan a demostrar buenas condiciones y que empiezan a mostrarse como jugadores de primera división, cerca de los 20 años, uno depende de los clubes para hacer cualquier transferencia. Eso lleva a que se haga difícil intervenir ya que siempre vas atado a como haya sido la relación entre el jugador y el club».

Con respecto al reglamento actual de la Federación Uruguaya de Basketball que hace que los jugadores deban ficharse desde los 13 años para jugar y que dependan de la voluntad de ese club por el que ficharon para pedir un pase hasta sus 25 años, a no ser que pasen dos temporadas sin jugar oficialmente, el representante dijo: «Este es un tema muy grande y todo depende desde el punto de vista desde el que se vea. Si uno lo ve como padre de un chico de 13 o 14 años, que es cuando uno sede los derechos deportivos al club hasta los 25 años, el proceso de 11 años se hace largo y en él pueden pasar muchas cosas tanto con el chico como con el club. Eso desde el punto de vista de los jugadores pero pensando desde los clubes hay que decir que acá las formativas son algo sin retorno, los clubes no tienen apoyo gubernamental como para sostener el gasto que le generan las formativas. Creo que si la Federación le quitara a los clubes la obligación de tener formativas para jugar en primera más del 50% de los clubes no tendría formativas o no tendría alguna categoría porque, actualmente, tener formativas es una carga para los clubes. El costo de las formativas es alto y el retorno es muy escaso. Este es un tema muy amplio que creo que debería empezar con una ley de deporte que apoye a los clubes que trabajen en formativas porque no solo trabajan en la formación de jugadores sino que, además, trabajan en la formación de jóvenes. Muchos clubes buscan lo más económico para sus formativas porque no tienen el apoyo gubernamental necesario como para hacer las cosas de la mejor manera». Volviendo al punto de vista de la familia del jugador, Rostan agregó: «Pocos padres, y esto lo digo como padre, ven a los 13 o 14 años el básquetbol como una carrera profesional a desarrollar por su hijo. Generalmente se busca impulsar el desarrollo mediante el deporte y no se piensa tanto en lo que pueda pasar a futuro».

Pensando en posibles modificaciones para la regla, Jesús se mostró a fin de lo que FIBA marca en sus reglamentos: «Yo coincido con el formato que tiene FIBA que dice que los jugadores que a los 18 años no tienen contrato son libres. Creo que ese es el punto, nosotros no podemos ir en contra de lo que todo el mundo hace. Esto de los 25 años ha tenido ciertas razones por parte de los clubes y es que los clubes invierten tanto horas como trabajo en los chicos sin recibir, la mayoría de las veces, nada a cambio. Creo que, para solucionar esta situación, hay una forma de establecer un canon de derechos de formación. Si hablas con un padre que se quiere llevar a un chico de un club a otro, él va a tener sus razones entendibles. Pero también es razonable lo del club que ha invertido horas y trabajo en el chico, entonces, a lo mejor, sería bueno elaborar una tabla de devolución de derechos de formación de acuerdo a la cantidad de años que el chico estuvo en el club del que se quiere ir». Para implementar estas variantes, se debería pasar por varias etapas de negociación pero algo hay que hacer: «Obviamente los clubes deberán sentarse a conversar y a discutir el monto de ese canon y como implementarlo pero me parece que hay soluciones para evitar que los jugadores esten dos años sin jugar o que directamente dejen de jugar. Año a año vemos jugadores de entre 18 y 22 años que dejan de jugar al básquetbol. No se si esos jugadores son buenos o no pero lo importante es que dejan y después los clubes se quejan de que no hay jugadores. En nuestro país no podemos darnos el lujo de perder tantos jugadores jóvenes por año. Mientras vemos varios jugadores de 40 años en nuestro principal torneo, estamos perdiendo jugadores jóvenes y eso debe preocuparnos».

Deja un comentario