«Los jugadores no pueden ser prisioneros de los clubes».

El pasado sábado los integrantes del programa radial Formativas del Básquetbol continuaron con el informe sobre reclutamiento de jugadores. Luego de haber hablado con dos entrenadores, el programa de radio Imparcial fue en busca de la palabra de dos dirigentes. Yojuego le trae a sus lectores lo dicho en el programa por Gonzalo Trelles, integrante de la comisión de formativas de Bohemios.

Gonzalo Trelles

Consultado sobre el reclutamiento de jugadores que actualmente realiza Bohemios, Gonzalo declaró: «Nosotros tenemos una gran cantidad de llegada de chiquilines año a año mismo por lo que es el club que no es solo básquetbol. La parte social, los demás deportes y algunos convenios que tenemos con colegios nos acercan muchos chiquilines todos los años y después hay algunos que llegan del interior que llegan gracias a recomendación de conocidos o algunas situaciones por el estilo aprovechando las instalaciones del club que les permite quedarse y poder venir tanto a jugar como a estudiar a Montevideo».

Con respecto a la actual reglamentación que obliga a los jugadores, desde los 13 a los 23 años, a tener el consentimiento del club por el que están fichados para pedir un pase o a quedarse sin jugar oficialmente dos años para recién ahí ser libres, Trelles fue claro: «Lo que opino personalmente, y acá no estoy hablando por el club, es que esto es un disparate y sobre todo por la edad en la que se ficha a los chiquilines. Los fichajes son a partir de los 12 años y creo que no podés condicionar a un jugador desde esa edad. Si el chiquilín no quiere estar, porque se mudó, porque no está cómodo o por lo que sea, hay que dejarlo ir, por más que sea bueno porque en realidad es con ellos con los que surge el problema porque si se trata de jugadores estándar, por llamarlos de alguna manera, no hay problema. Hay clubes que se manejan tentando jugadores y eso no lo justifico pero creo que a los 12 años no se puede condicionar un futuro o pedir un concentimiento para pedir el pase y sobre todo teniendo en cuenta que en la mayoría de los clubes los chiquilines abonan una cuota mes a mes, de la misma forma que el club le brinda los servicios de formación entre otras cosas. Yo estoy a favor de que a fin de año sean libres y que el que se quiera ir que se vaya, el que se quiere quedar que se quede y el que quiere venir que venga». Y agregó que: «Esto es formación, los jugadores no pueden ser prisioneros de los clubes».

Una de las propuestas interesantes que Gonzalo volcó al aire de radio Imparcial fue la de dividir el reglamento según la edad del chico: «Otra cosa es más adelante en la edad del chiquilín, como puede ser a los 16 o 17 años. Si ahí vos querés hacer un fichaje por cuatro años o algo similar lo comprendería un poco más porque vos como club a esa edad ya tenés otro tipo de inversiones en lo que a la formación del jugador refiere. En ese momento podés definir que tenés siete u ocho proyectos a los que ves como el futuro del club, que querés trabajar y que confías en ellos y te la puedo llevar pero que a los 13 años condiciones así a un chiquilin me parece algo arcaico». Por último, el integrante de la comisión de básquetbol de Bohemios dijo: «El error pasa por pensar que los jugadores son propiedad de los clubes».

Deja un comentario