PRAGA, UN CLUB EN CRECIMIENTO

El Club Praga de Mercedes, Soriano, está comenzando un nuevo proyecto de formativas en este 2016. Con la contratación de Gustavo Barreto como coordinador de formativas, el equipo del interior de nuestro país no solo busca mejorar su trabajo en formación de jugadores sino que también en la formación de personas.

Praga 2

El básquetbol de Soriano es uno de los más fuertes del interior. Hoy, la Liga de Mercedes, que cuenta con la participación de algunos equipos de Río Negro además de la de varios equipos de Soriano, es una competencia con un nivel alto, con mucho atractivo para los jugadores de nuestro medio y que cada vez cobra más importancia en nuestro medio.

Más allá de su actualidad en cuanto a básquetbol de mayores, Mercedes ha sido la cuna de varios jugadores que se han destacado o que se están destacando en los niveles más alto de nuestro básquetbol e incluso varios equipos de formativas, o selecciones formativas, se nutren de jugadores de ese departamento año a año. Dentro de los clubes más destacados en formación de jugadores de Mercedes aparece Praga que a partir de este año realizará un ambicioso proyecto con Gustavo Barreto como coordinador de las formativas.

Para conocer un poco más de este proyecto, yojuego dialogó con Carlos Arrascaeta que es uno de los líderes del mismo. Con respecto a cómo surgió la idea, Carlos declaró: “Praga es una de las instituciones más grandes de Mercedes que tiene una vasta trayectoria y que siempre ha sido una cantera de basquetbolistas muy importante. Por este motivo, desde mediados del año pasado, con un grupo de padres empezamos a ver la posibilidad de ayudar a mejorar el trabajo que se venía haciendo en las formativas del club, no porque se estuviera trabajando mal sino que por ayudar al club”. El proyecto trasciende lo deportivo y apunta también a la formación de personas: “Nuestra idea va más allá de enseñarle a los chicos a picar la pelota y embocar un doble, nuestra idea apunta más que nada a la formación integral de los muchachos. Sabemos que realmente son pocos los jugadores que van a llegar a jugar profesionalmente entonces pensamos en hacerles un aporte, también, desde el punto de vista social. Lo que nosotros buscamos es formar personas a través del básquetbol, usar el básquetbol como una herramienta”.

La idea es mejorar el trabajo en formación de jugadores cubriendo varias áreas: “Armamos un proyecto de trabajo a cuatro años, como una primera instancia, empezamos contratando nuevos entrenadores, profesionalizando a nuestros entrenadores, profesionalizando a nuestros chicos, tratando de que los chicos que dejan de ser juveniles sigan vinculados al club como monitores o cosas así. Buscaremos brindarle charlas a los chicos de diferentes temas como pueden ser charlas nutricionales, entre otras cosas, intentaremos generar encuentros con otros equipos, queremos tener un preparador físico titulado, aspiramos a tener en el mediano plazo tanto un médico deportivo como un psicólogo deportivo y buscaremos tener una fuerte cantera de chiquilines, desde las categorías más chicas ya buscaremos tener muchos chicos para trabajar con ellos, además de también realizar algunos trabajos con las escuelas”. Más allá del trabajo de los funcionarios del club y de los chicos, para la realización de este proyecto es clave el apoyo de la familia de cada uno de los jugadores que participen del mismo: “Nuestra idea también, porque lo creemos un factor fundamental para el crecimiento del club y el desarrollo del proyecto, es que la familia de los chicos también este cerca del club”.

La elección de Gustavo Barreto como coordinador se dio debido al conocimiento que se tenía sobre este entrenador que venía de trabajar en las formativas de Defensor Sporting: “A Gustavo lo conocemos hace un tiempo ya, lo hemos visto trabajar, sabemos como es y aprovechando el hecho de que el, por temas personales va a estar viviendo en Mercedes, fue que fuimos por él como coordinador”.

Los proyectos a nivel de formativas no son fáciles de encarar para los equipos del interior de nuestro país que saben que es muy factible que sus chicos a determinada edad, por diferentes motivos, emigrarán a la capital. Esto es algo que complica pero con lo que hay que convivir: “Eso complica en todos los aspectos ya que desde el punto de vista deportivo uno forma a jugadores que sabe que a determinada edad van a tener que emigrar ya sea por estudios o trabajo o lo que sea. Sabemos que de los chicos que formamos la mayoría no va a terminar jugando al básquetbol como medio de vida y por eso buscamos formarlos en todos los aspectos. Estas son las reglas de juego y buscamos convivir con ellas”.

La competencia es algo muy importante para el normal desarrollo del proyecto: “Es fundamental para nosotros. Por eso, más allá de la competencia interna, vamos a buscar encuentros con diferentes equipos como el que vamos a tener la semana que viene con Defensor Sporting en Mercedes. Ya tenemos planificadas otras actividades para más adelante en el año además de la competencia local que buscaremos aprovechar”.

Pese a buscar otros tipos de competencias y el encuentro con otros clubes, en Praga ni se plantean la posibilidad de venir a jugar a la capital: “Ni siquiera nos hemos planteado la posibilidad de hacer eso”. Carlos se mostró a favor de los torneos como el que se disputó el año pasado entre equipos de todo el litoral aunque aclaró que debía reverse el formato de disputado: “En el papel es una idea muy buena, después, como todo, hay que mejorarle algunas cosas al llevarlo a la práctica. Está muy bueno un torneo así que nos permita un intercambio con equipos de otros departamentos pero habría que buscar mejorar la forma de disputa que se empleó el año pasado”.

Deja un comentario