EL ÚLTIMO CAMPEÓN

Biarritz venció a Miramar en la tercera final de juveniles Serie 5 y se quedó con el título de dicho campeonato que pertenece a la temporada 2015. El equipo de Villa Biarritz ganó en cifras de 83-79 un partido de una serie que había comenzado en diciembre del año pasado y que recién terminó ayer, jueves 11 de febrero.

Miramar vs Biarritz

El partido tuvo un comienzo parejo. Biarritz planteó una presión en toda la cancha desde el primer minuto de juego, generó juego desde bloqueos directos y cargó la pintura con Antonio Tripodi. Miramar propuso un juego tan rápido como vertical y las veces que pudo superar la presión rival anotó puntos con facilidad que le permitieron mantenerse en juego. Así, con muchas imprecisiones propias de la época del año que transcurrimos y de la inactividad con la que estos jugadores llegaron a este encuentro, pasaron los primeros cuatro minutos del encuentro que terminaron con el score igualado en seis unidades. De a poco el local se fue alejando en el tanteador. El equipo dirigido por Gonzalo Berreta jugó al ritmo de Alejandro Diez, encontró puntos en las manos de un Tripodi que no solo lastimó cerca del cesto rival sino que, además, anotó dos triples consecutivos y puso un parcial de 10-2 con el que sacó ocho a 3’10” del final del primer cuarto. El visitante se fue quedando sin ideas y planteó una zona 2-3 en defensa para intentar cambiar el trámite del encuentro. Un buen ingreso de Nicolás Baronio, con cinco puntos consecutivos, le permitió al segundo equipo de Biguá continuar estirando diferencias que llegaron a ser de 11 al cierre del primer cuarto (23-12). La efectividad ofensiva de Biarritz obligó a Miramar a atacar contra defensa plantada y lo dejó sin gol. El “Mono” abusó del tiro exterior, forzó demasiado sus ofensivas y dependió en demasía de los puntos de corrida de Federico García (puso 10 de los 12 puntos de su equipo en el período) para anotar.

Pese a que Miramar mantuvo su zona 2-3 en defensa, Biarritz comenzó mejor el segundo cuarto. El equipo local cargó bien el rebote ofensivo, anotó libres, encontró el tercer triple de Tripodi y puso un 7-2 con el que abrió 16 de máxima. De a poco el partido comenzó a entreverarse. Un incidente entre jugadores que se dio en el comienzo del segundo chico cambió el ambiente que se vivía en la cancha de Biguá y eso afectó al juego. Miramar pasó a defender en hombre, con Mateo Valerio sobre la referencia personal de Antonio Tripodi, aumentó su intensidad defensiva, trabajó bien las ayudas del lado contrario y, de a poco, comenzó a reaccionar. Biarritz se sintió incómodo con el trámite, perdió muchas pelotas en el traslado, tuvo muy bajos porcentajes de acierto tanto en tiros de campo como en libres y fue perdiendo la diferencia que había obtenido. Juan Rovetta y Maximiliano Modernell lideraron un buen momento de su equipo que corrió desde la defensa de su rebote, que fue vertical, que encontró gol en ofensivas consecutivas y que puso un parcial de 16-7 con el que se puso a siete de su rival a tres minutos del final del primer tiempo. Luego de un minuto de tiempo solicitado por Berreta, Biarritz se tranquilizó, volvió a manejar los ritmos del partido, volvió a cargar con Tripodi y logró cerrar mejor el segundo cuarto. El “Pato” recuperó 10 de renta y se logró ir al descanso largo ocho arriba de su rival.

En los primeros minutos del segundo tiempo faltó el básquetbol. Ambos equipos se mostraron muy imprecisos, perdieron muchas pelotas, erraron muchos tiros, forzaron sus ofensivas, pensaron poco e hicieron que el tanteador se moviera poco. Biarritz, sin ser nada del otro mundo, logró mantenerse arriba en el tanteador. El equipo de Villa Biarritz continuó teniendo a Tripodi como principal vía de gol y logró abrir 12 de renta a los tres minutos del período. Una lesión obligó a Tripodi a salir de la cancha y el partido volvió a cambiar. Miramar, que volvió a defender en zona 2-3, aprovechó la carencia de gol de su rival para reaccionar. Biarritz perdió referencias ofensivas, perdió muchas pelotas, abusó del tiro exterior y se quedó sin gol. Miramar corrió tanto desde la defensa de su rebote como desde robos en primera línea, encontró puntos tanto en García como en Modernell, anotó puntos a distancia, cargó bien el rebote ofensivo, sacó faltas, anotó libres y puso un 16-7 con el que se colocó solo a tres puntos de su rival sobre el cierre del tercer chico. Un doble de Diego Pierri hizo que Biarritz se fuera al último descanso del encuentro cinco arriba de su rival.

Biguá propuso una defensa en zona 3-2 en el comienzo del último cuarto, encontró siete puntos consecutivos de Nicolás Baronio y puso un 7-2 con el que recuperó 10 de renta a los dos minutos del último chico. Defendiendo en zona 2-3, jugando rápido, cargando la pintura con Gustavo Mosquera y siendo vertical, Miramar intentó reaccionar pero el trabajo de Baronio (anotó 14 de sus 21 puntos en el último cuarto) le permitió al “Pato” mantenerse arriba en el tanteador e ingresar a los últimos 3’30” del encuentro con 12 de renta (73-61). Cuando el partido parecía liquidarse, el visitante tuvo la última reacción. El “Mono” estiró una presión en toda la cancha, trabajó bien las ayudas del lado contrario, encontró dos triples en las manos de Modernell y se puso solo a seis de su rival a 44” del final. Dos libres errados por Biarritz le permitieron al visitante seguirse acercando. Modernell sacó una falta de tres puntos y con dos libres dejó a su equipo a solo cuatro unidades de su rival a muy poco del cierre. Baronio fue cortado en la ofensiva de Biarritz y con un libre hizo que su equipo recuperara de cinco. Un nuevo triple de Modernel (15 puntos en el último chico) llevó a Miramar a ponerse a solo dos unidades de su rival cuando al partido le quedaban 21”. En el ataque de Biarritz fue cortado Pierri que anotó un libre y llevó al local a tomar tres de renta a 16” del cierre. Miramar atacó y Maximiliano Modernell recibió una falta de tres puntos a 6” del final. El goleador del visitante erró dos de los tres libres que tiró y el partido comenzó a liquidarse. La efectividad en libres le permitió al local cerrar un juego que se estiró más de lo esperado.

En el ganador se destacaron los 24 puntos convertidos por Antonio Tripodi y los 21 que anotó Nicolás Baronio. Mientras tanto, en el perdedor el goleador fue Federico García con 25 tantos.

Con este partido Biarritz se quedó con el título de juveniles Serie 5 y la temporada 2015, por fin, llegó a su final.

Un comentario de “EL ÚLTIMO CAMPEÓN

Deja un comentario