“Habrá que analizar la propuesta, si es que llega”

Luís Pierri dialogó con yojuego sobre lo que fue este 2015 para él como entrenador de las selecciones formativas de nuestro país. El entrenador se refirió a lo que le generó ganar la medalla de bronce con la generación 01, a lo que fue el Sudamericano U17, a lo que se viene y mucho más en una linda entrevista.

Pierri 2

¿Cómo viviste el Sudamericano U14?

Fue raro. Veníamos medio golpeados de lo que había sido el torneo anterior, sobre todo por lo que considerábamos una situación bastante injusta ya que era un grupo que “merecía” un resultado diferente y quedó afuera de toda la historia por una pelota en un torneo que está hecho de una manera absolutamente cruel. En un torneo como el U14, que se juega de otra manera, que es más largo, en el que se juega todos contra todos, tenés más posibilidades de mejorar dentro de un torneo. Que yo recuerde, todos mis torneos como jugador se jugaron como el U14, a no ser algunas excepciones. El torneo que se disputa de esta manera te da la posibilidad de mejorar y cambiar en el mismo torneo.

La U14 es una categoría que te distiende un poco, porque son más chicos y la verdad es que había una muy buena onda con los gurises. Ellos entendieron enseguida la idea que nosotros teníamos, que era un poco distinta a la que habíamos planteado en enero con esta misma generación, y todo ello terminó cerrando de una muy buena manera por los malditos resultados. Más allá de lo que hubiera pasado en Paraguay, creó que el trabajo hubiera sido bueno igual pero siempre volvemos a lo mismo, los resultados te ayudan a que la gente que no sabe lo que haces pueda opinar de que el trabajo fue bueno o relativamente bueno. Estoy absolutamente en contra de esto pero en este caso acompaño la ola.

Terminamos ganando la medalla de bronce ganándole por 25 a Colombia en el último partido del torneo pero creo que si el calendario no hubiera sido tan injusto podríamos haber metido alguna cosa más. Con Paraguay, por ejemplo, estábamos bastante a la par pero nos morimos en un momento del partido.

Teniendo en cuenta las expectativas con las que se había viajado cobra un poco más de valor este resultado final ¿Verdad?

Si, eso es algo que uno tiene que aprender. Yo siempre digo lo mismo, y ojala sea mi pensamiento durante toda mi carrera, nunca terminas de aprender. El tema de las expectativas es algo que el entrenador tiene que aprender. La intensidad con la que se vive un torneo, lo que se transmite a los chicos, todo. Siempre mi mensaje fue esfuerzo, esfuerzo, 100% de entrega en el juego, por supuesto con algunas reglas pero siempre con bastante libertad para jugar.

Ellos estaban muy metidos en el torneo y fue arte de ellos lo que pasó. Ellos mismos se sintieron con fuerza, se dieron cuenta de que estaban en buena sintonía al punto de que hicimos muy buenas cosas: le fuimos ganando hasta por 10 puntos a Argentina, no perdimos ningún primer tiempo en todo el torneo, después nos pesó un poco el físico porque no solo jugamos todos los días sino que, además, jugamos siempre contra el equipo que venía de día libre pero bueno, eso se sobrellevó y el resultado terminó siendo positivo.

¿Qué te generó volver a colgarte una medalla?

Está bueno. “Pancho” (Castellanos) lo dijo en una comida, vos ponete a pensar en la carrera de cualquier tipo normal y date cuenta de que no se cuelgan todo el tiempo medallas los entrenadores o jugadores. De hecho hay jugadores y entrenadores que se pasan toda su carrera sin colgarse una medalla. Yo a veces soy medio relajado con esas cosas y no le doy mucho valor pero se ve que me estoy poniendo viejo y empiezo a entender que cada logro, por más mínimo que sea, por más que muchos quieran minimizarlo, tiene su riqueza. Este logro lo valoré, siempre en su justa medida, y me cayó muy bien. Siempre lo digo porque es lo que creo, obtener algo con Uruguay es lo mejor que le puede pasar a un deportista. Quede muy contento y lo disfrute con los que siempre estuvieron, más allá de mis compañeros de trabajo trate de disfrutarlo con mi familia.

¿Qué tan distinto fue colgarte la medalla como entrenador?

Es distinto, muy distinto. Como jugador es como que estas buscando esa recompensa y más en mi época en la que no era tan complejo ganar una medalla. Yo a veces lo comento y peco un poco de soberbio pero era la realidad de Uruguay, no me puedo abstraer de que para nosotros salir tercero era lo normal. Es más, en un punto las medallas de tercer puesto no eran un logro importante. Siempre sabíamos que estábamos por el buen camino y Víctor (Berardi) siempre nos decía que no teníamos que subestimar el ganar una medalla con Uruguay. Siempre es importante sin importar el cómo.

Como entrenador uno siente que es diferente porque el trabajo del entrenador no se ve directamente en puntos, como cuando vos sos jugador que te ven en la cancha. El trabajo del entrenador, el 99.5% de la gente, lo evalúan por resultados. Es muy difícil que te vayan a ver a los entrenamientos, que te vayan a analizar que tan bueno sos trabajando, es muy difícil. Pero no estoy juzgando a nadie sino que esto es lo normal. Citando un poco a el entrenador de fútbol Bielza, la regla es perder, la excepción es ganar y una vez que tenés esto es como que suspiras y pensas en que se va a ver el trabajo realizado. Como entrenador pensas, que bueno que en esta se va a reconocer nuestro trabajo.

¿Qué tan de acuerdo estas con que se compita en U14?

Después de que estas en el baile te enroscas y seguís pero pienso que, y lo hablamos con los entrenadores de otras selecciones, son un poco chicos. Mal o bien venís de una etapa un poco lúdica, ellos están cambiando muchas reglas, están cambiando mucho sus cuerpos y me parece que son chicos. No me pareció bien saltearse una categoría, en su momento Uruguay se opuso pero hay que adaptarse a lo que viene de arriba.

Esta generación tendrá un Sudamericano U15 este año para el que, en caso de querer clasificar al Pre-mundial U16 del 2017, habrá que subir un escalón más ya que estará Brasil ¿Crees que Uruguay puede pelear la clasificación al Pre-mundial U16 con la generación 01?

Sí, yo creo que sí. A Brasil no lo vimos pero viendo un poco como se dio este torneo, Argentina está despegado pero después hay paridad. Paraguay no tiene más que lo que llevó a ese torneo, Venezuela y Colombia van a ser esto, a Brasil no lo conozco y Chile puede crecer un poco pero no mucho más. Me parece que en un torneo un poco más normal a Paraguay lo podemos traer y con Venezuela va a ser un partido parejo. Cuanto más chicas son las selecciones de Brasil, generalmente, más se acercan a vos porque ellos toman la opción de llevar equipos muy altos con mucho futuro pero poco presente y en una de esas se le puede ganar. Creo que las posibilidades siguen siendo buenas, en base a lo que se vio en este U14. Es una categoría muy irregular y no tengo tan claro en cómo va a encarar Uruguay la preparación de este torneo que eso también puede influir en el resultado final.

¿Qué balance haces de lo que fue tu 2015?

Deportivamente fue positivo primero por el hecho de tener trabajo. Yo he pasado un año sin trabajar en básquetbol y el hecho de tener la posibilidad de trabajar como entrenador, y más en una selección, ya es algo bueno. Es un orgullo y solo por eso está espectacular. Después siempre nos queda la angustia de esa U17 que a todos nos dio mucha pena. En general se trabajó muy duro, se trabajó muy bien y no tenemos nada que reprocharnos. Fue un 2015 positivo, se logró una medalla y se aprendió mucho durante este año que pasó. La competencia internacional y el roce con otros entrenadores te enseñan mucho, los errores también te llevan a aprender, soy bastante autocrítico y creo que estoy en el camino de mi etapa de aprendizaje.

Sé que todavía no sabes mucho pero ¿Tenés ganas de seguir?

Se mezclan un poco las cosas a veces. A veces tengo ganas de ampliar un poco más mis desafíos y de encarar otras cosas. Este año la selección solo tiene un torneo y, si es que recibiera la oferta porque convengamos de que el 31 de diciembre terminó mi contrato y no he recibido ningún interés, me da la sensación de que me quedo un poco encerrado. Como está todo dado hasta dentro de dos o tres meses en la Federación no se va a decidir nada y en ese tiempo van a pasar muchas cosas. Yo estoy abierto porque, repito, lo primero que quiero hacer es estar adentro de una cancha de básquetbol. Yo soy un tipo de este palo y me siento cómodo estando en un vestuario, en una cancha, charlando con jugadores sin importar la categoría. Lo primero que quiero es verme dentro de una cancha pero, honestamente, no lo tengo tan claro. Habrá que analizar la propuesta, si es que llega, y en el momento en que llegue ver si yo estoy en libertad de moverme porque hoy tengo una libertad que me puede llevar hacia cualquier lado.

Deja un comentario