PARA QUEDARSE CON EL TÍTULO

Biguá venció a Malvín en cadetes. El equipo de Villa Biarritz superó a su rival en cifras de 99-63 y se consagró como campeón de la tabla general de la Serie 1. El “Pato” fue superior a su rival durante gran parte del juego, comenzó a abrir el encuentro en el tercer cuarto y en el último chico abrió diferencias que no fueron acordes al trámite.

PAg 18 y 19 2

Biguá comenzó mejor el partido. El equipo de Villa Biarritz estiró una presión en toda la cancha desde el primer minuto, generó juego desde bloqueos directos, cargó la pintura y colocó un parcial de 10-3 en los primeros minutos de juego. Jugando al ritmo de un Hernán Álvarez que no solo anotó en el primer chico sino que, además, leyó bien el partido, asistió bien a sus compañeros y se encargó de que la pelota le llegara a los internos de su equipo. Martín Rojas fue bien controlado por Juan Pablo González, que le negó la línea de pase y no ayudó en defensa con la intención de que el goleador de Biguá no lastimara, pero Mauricio Arregui pesó lo suficiente como para que el “Pato” abriera las primeras diferencias. Corrieron desde la defensa de su rebote ante un Biguá que abusó del tiro exterior sin buenos porcentajes de acierto, Malvín se reencontró con el gol y concretó un parcial de 6-0 que le permitió ponerse a uno de su rival. Fue bueno el ingreso de Bruno Acosta en el visitante que tomó la base de su equipo y mejoró la salida contra presión de su equipo. Álvarez volvió a asumir dentro del juego vertical de un Biguá que lastimó con descargas cortas, que encontró puntos tanto en su base titular como en Arregui y que puso un contundente 17-4 que le permitió sacar 14 de máxima a un minuto del final del primer cuarto. Malvín se quedó sin gol. El “”Playero” se vio obligado a jugar contra defensa plantada ante la efectividad ofensiva de su rival y careció de ideas. En el intento de jugar vertical el equipo dirigido por Horacio Martínez forzó demasiado sus ofensivas, perdió pelotas y sufrió ese momento del juego. El ingreso de Leandro García le permitió a Malvín mejorar sus contraataques y, con puntos del escolta que supo ser goleador de un Sudamericano U15, poner un 6-0 para irse al primer descanso del encuentro 19-27 abajo.

Siendo muy intenso en primera línea defensiva, presionando en toda la cancha, corriendo tanto desde robos como desde la defensa de su rebote y jugando al ritmo de Bruno Acosta y Leandro García Malvín reaccionó. El base y el escolta del “Playero” lideraron un juego tan rápido como vertical que le permitió al visitante poner un parcial de 12-4 y empatar el encuentro en 31. Salvador Olivar fue importante con su juego de frente al aro, cargando el rebote y anotando a distancia. El “Playero” defendió muy duro, continuó controlando a Rojas y dejó sin gol a su rival. La salida de la cancha de González le dio más espacios al capitán de la selección U17 que compitió este año y este los aprovechó para liderar un buen momento de su equipo. Martín colocó 11 puntos, prácticamente, consecutivos y lideró un parcial de 16-5 con el que Biguá retomó 11 de renta. El equipo de Villa Biarritz volvió a encontrar resultados en una presión con atrapes, obligó a su rival a atacar contra defensa plantada, trabajó bien las ayudas del lado contrario y abrió diferencias importantes. Sacando faltas y anotando libres Malvín se puso a 9 (47-38) de cara al descanso largo.

Jugando desde rompimientos y descargas, Biguá colocó un parcial de 8-3 con el que sacó 14 de renta a 2’30”. Malvín intentó ordenar su ofensiva, buscó atacar desde bloqueos directos pero sufrió la defensa de atrapes del rival y no encontró gol. Corriendo la cancha desde la defensa de su rebote y con buenos minutos de García, Malvín puso un 6-2 y se colocó a 10 de su rival. De a poco el “Pato” comenzó a alejarse en el tanteador nuevamente. Jugando rápido, siendo vertical y moviendo bien el balón ante las ayudas del lado contrario del rival Biguá concretó un parcial de 11-0 que le permitió sacar la máxima de 21. Los de Villa Biarritz lastimaron a distancia, cargaron la pintura con Arregui y se alejaron en el tanteador. El local comenzó a rotar el plantel y Malvín lo aprovechó para reaccionar. El “Playero” fue intenso en materia defensiva, corrió desde robos en primera línea, tuvo buenos minutos ofensivos de Leandro García y aprovechó los mejores minutos de Iñaki Erroizarena para poner un 9-2 con el que se puso a 14. Erroizarena asumió en la ofensiva de su equipo, anotó seis puntos, generó juego para sus compañeros y lideró un buen momento de su equipo. Igualmente, un triple de Sebastián Vechtas hizo que Biguá cerrara el tercer cuarto 73-56 arriba.

El último cuarto le sobró al partido. Malvín intentó reaccionar pero Biguá liquidó rápido el encuentro. Lastimando con situaciones de alto-bajo, encontrando puntos cerca del cesto en las manos de Mauricio Arregui y lastimando con el juego de frente al aro de Martín Rojas Biguá sacó 19 a 7’20” del final y sentenció el encuentro. De ahí en más el local se dedicó solo a ampliar diferencias que llegaron a ser hasta de 36 unidades.

En el ganador se destacaron los 26 puntos convertidos por Mauricio Arregui mientras que en Malvín el goleador fue Salvador Olivar con 18 unidades.

Deja un comentario