“La concentración fue muy positiva”

Al terminar la segunda etapa de entrenamientos del año de la pre-selección U17, Luís Pierri dialogó con yojuego. El entrenador realizó un balance de lo que fue la concentración realizada por el equipo el pasado fin de semana, habló de la actualidad del plantel y de lo que falta por trabajar de cara al Sudamericano de setiembre.

Pierri

¿Qué balances haces de lo que fue la primera concentración con la pre-selección U17?

La concentración fue muy positiva desde muchos lugares. He comprendido en este año y medio de experiencia que tengo como entrenador de la selección que lo que necesita para preparar un campeonato, más allá de los entrenamientos, de viajar con una filosofía en común, etcétera, es competir. Además de competir creo que es muy importante la convivencia y la observación de todo el cuerpo técnico de cómo reaccionan los chicos ante cada situación. Al convivir se ven cosas que acá en Montevideo no se ven porque, más allá de que trabajamos todas las semanas en una cantidad de días que es muy buena para nosotros, acá termina el entrenamiento y se van para su casa. Allá estuvimos juntos todo el tiempo y desde el cuerpo técnico pudimos ver cómo reaccionan tanto a los entrenamientos como a los partidos. En mis anteriores experiencias yo notaba muchas de esas situaciones mismo en el torneo entonces aprendí que es muy importante conocer ese tipo de cosas antes de viajar más allá de todos los trabajos en cancha que podemos hacer. Las concentraciones son una etapa muy importante tanto para el grupo como para nosotros y si pudiéramos hacer cuatro antes de viajar al campeonato sería espectacular.

Dentro de esta concentración jugaron sus primeros dos partidos internacionales ¿Qué opinión te merece el rendimiento deportivo del equipo?

Creo que se notó cierta solidez ofensiva, cosa que me llamó la atención, y no tanto defensiva, que también me llamó la atención. Más allá de algunas cosas que no esperábamos no hubo nada fuera de lo común ni que nos sorprendiera. En defensa mostramos una parte de lo que podemos dar, sobre todo en el primer juego que fuimos muy sólidos durante los 40 minutos que es lo que tenemos que lograr. En ese primer partido logramos ser sólidos pese a las rotaciones que realizamos, a veces en los partidos que habíamos jugado en Montevideo perdíamos con las rotaciones pero ahora logramos rotar el plantel y el equipo no decayó. En el segundo juego fue un todo un poco diferente. Creo que hay cosas de las que uno podía “agarrarse” para justificar esto pero también hay cosas positivas. En el entretiempo del partido hubo una charla un poco fuerte con respecto al rendimiento del equipo y reaccionaron bien cosa que es bueno saberla. Hubo muchas cosas positivas en esta concentración.

Este tipo de concentración le permite a los chicos ir conociendo lo que será el ritmo que se vivirá en el Sudamericano. Está bueno que se vayan acostumbrando a eso ¿No?

Si, sin duda. Después del primer partido nos acostamos un poco tarde pero le dijimos que al otro día se tenían que levantar a determinada hora y lo hicieron sin ningún problema. El equipo se mostró sumamente concentrado durante los dos días y con mucha disposición para trabajar. Eso me sorprendió entre comillas porque en realidad cuando uno ve a este grupo cuando trabaja se da cuenta de lo bien que lo hace. Ya lo he dicho varias veces pero creo que no está demás repetirlo, ellos entendieron a la perfección cuando es el momento de distendernos y cuando hay que concentrarse. No he tenido ni que hablar de eso pero en la concentración se notó clarísimo. Tuvimos momentos de joder pero después, cuando tuvimos que trabajar, lo hicimos bien.

Durante la instancia que vivieron el pasado fin de semana se notó al equipo sumamente concentrado en lo que tenía que hacer ¿Fue ese otro punto positivo de la convivencia que tuvieron entre viernes y sábado?

Esa fue otra de las cosas que llamó la atención, como el grupo adquirió la concentración necesaria para estos partidos. Obviamente que con Guille (Mariano, psicólogo deportivo de la selección) trabajaron mucho sobre esto y desde el cuerpo técnico tratamos de insistir en que en Uruguay no nos sobra nada y tenemos que aprovechar lo que tenemos. Creo que el logró más grande de esta concentración fue la reacción que tuvo el equipo ante la misma y todo esto pese a la ausencia de jugadores importantes como Mateo (Sarni), que se quedó para continuar recuperándose de la lesión, y Pierino (Rüsch) que no pudo estar en el primer juego.

Ya van varias semanas de trabajo y quedan poco más de tres meses para la disputa del torneo ¿Qué queda por trabajar?

Todavía faltan cosas. Creo que el equipo está bastante pronto para jugar. Hace un tiempo que está pronto pero, igualmente, le faltan cosas. Tenemos que trabajar situaciones particulares desde el punto de vista técnico pero eso se trabaja más sobre el campeonato. Aún no hemos trabajado presión en toda la cancha, tenemos que trabajar más la defensa en zona y algunas cosas más como ataques contra zona que lo trabajamos muy poco hasta el momento. Después de eso debemos mejorar el entendimiento colectivo pero también el entendimiento desde el cuerpo técnico hacia el equipo. Generalmente hay micro-sociedades en los equipos entre algunos jugadores que el entrenador tiene que conocer. La idea es buscar el mejor equipo para cerrar los partidos, sobre todo, si son parejos, no tanto el buscar el quinteto titular.

Se eligió a Martín Rojas como capitán del equipo ¿Qué es el interno de Biguá para este equipo?

Martín es un jugador con experiencia internacional, que ha sabido ganar torneos locales y que es muy respetado por el resto del plantel, sobre todo, por su trabajo. El equipo le respeta su concentración, su esfuerzo y eso es una de las cosas que más pesó a la hora de elegirlo como capitán. Después creo que le faltan algunas cosas que las hablaremos más adelante como para ser un capitán que no tiene porque ser único ya que el grupo puede hacer su propio capitán pero eso ya no depende de mi. Generalmente el capitán del equipo es un jugador con el carisma necesario como para ayudar a todo el equipo siempre que lo precise, entre otras cosas. A veces coinciden los capitanes pero no siempre es así.

Todavía son 14 los preseleccionados ¿Cómo vivis la situación de los últimos dos cortes? ¿Cómo la manejas con los chicos?

La situación en particular es una mierda, esa es la realidad. En los clubes se puede dar que tenés que pasar a algún jugador al equipo B pero acá lo estas eliminando de un grupo de selección y todo lo que conlleva ponerse la celeste. Yo cada vez que puedo habló con los chicos, y creo que habló desde el corazón, de lo que es representar a Uruguay. Actualmente el básquetbol se ve desde otro lugar pero yo creo que ellos tienen que crecer poniéndose la celeste pero, además, dándole un valor excepcional. Como le doy tanto valor a lo que es ponerse la celeste, seguramente, el momento de los cortes será muy doloroso tanto para los chicos como para nosotros pero es parte de lo que el entrenador de la selección tiene que hacer. No es una situación agradable pero hay que vivirla. Actualmente son 14, el momento de los cortes no está muy cercano pero en algún momento se va a dar.

Independientemente de esto, el “Bicho” Silveira una vez dio un mensaje que yo nunca lo viví porque siempre estuve en otro lado pero el dijo que haber sido eliminado cuatro veces de selecciones nacionales lo había hecho crecer mucho y que él sentía, en ese mismo momento, que había sido todo espectacular en lugar del dolor que se puede sentir por quedar afuera. La verdad que esas palabras me dejaron una idea un poco diferente de lo que son los cortes.

Deja un comentario