CASI SIN SUFRIR

Unión Atlética venció a Aguada en cadetes en cifras de 69-60. Luego de un inicio de partido adverso, el “Azulgrana” dominó el encuentro y aguantó las reacciones de su rival como para quedarse con un importante punto. Los de Nuevo Malvín vencieron a los aguateros en las tres categorías más grandes y siguen peleando por un lugar en Serie 1.

20150502_192757
El arranque del partido favoreció a Aguada. Dentro de un inicio bastante entreverado, el “Aguatero” se sintió cómodo y puso un parcial de 8-0 en los primeros 4’30”. El equipo de la Avenida San Martín corrió desde la defensa de su rebote, propuso un juego vertical desde el que sacó ventajas y, pese a no tener los mejores porcentajes en los tiros a distancia, abrió una pequeña diferencia en el inicio del encuentro. Unión Atlética intentó jugar desde cortinas directas para lastimar cerca del aro pero sufrió la defensa de un Aguada que trabajó bien las ayudas del lado contrario, que cambió de hombre cuando tuvo que hacerlo para contener mejor el bloqueo y que comenzó mejor el encuentro. Luego de un minuto de tiempo solicitado por Martín Sedes, entrenador del “Azulgrana”, el local cambió. Unión aumentó la intensidad defensiva con la que presionó en toda la cancha, comenzó a cargar el rebote ofensivo, corrió desde robos en primera línea y cambió el partido. Gonzalo De León lastimó tanto de espaldas como de frente al aro, Nicolás Scarabino no solo manejó los hilos de su equipo sino que también aportó puntos importantes y el equipo del barrio Nuevo Malvín colocó un 14-5 que le permitió pasar por 1 sobre el cierre del primer cuarto. Aguada se quedó sin ideas ante la defensa del rival. La intensidad de la misma fue demasiada para un equipo visitante que se vio superado en cuanto a lo físico y que sufrió ese momento del partido. Un libre de Lucas Alegre, sobre el final, hizo que el primer cuarto terminara con los equipos igualados en 14 puntos.
Corriendo desde la defensa de su rebote, Aguada comenzó el segundo período con un parcial de 4-0 a su favor. Poco le duro la alegría, Unión volvió a encontrar efectividad en la presión estirada en toda la cancha, atrapó cada vez que pudo al base rival y volvió a reaccionar. Los dirigidos por Sedes encontraron puntos en las manos de un Diego De Araujo que no solo cargó bien el rebote ofensivo sino que, además, lastimó con puntos de frente al aro y lideró un parcial de 16-1 que le permitió al “Azulgrana” pasar por 11 puntos a 4 minutos del final del primer tiempo. Nuevamente Scarabino fue fundamental en este parcial del local. El jugador perteneciente a la generación 98 presionó muy bien en primera, línea fue el principal generador de juego ante defensa plantada al tomar cortinas directas, ordenó los contraataques de su equipo y aportó 6 unidades en el cuarto. Estirando una presión en toda la cancha, Aguada encontró puntos en ofensivas consecutivas y puso un 4-0 que le permitió colocarse a 7 de su rival. Lastimando con los cortes hacia el aro de De Araujo luego de posteos de De León o de rompimientos de algún compañero, Unión recuperó 10 unidades de ventaja y logró irse al descanso largo 9 puntos arriba de su rival.
Defendiendo duro y proponiendo un juego muy vertical, Unión comenzó el tercer chico con un parcial de 4-0 que le permitió sacar la máxima de 13 puntos. Manteniendo la presión en toda la cancha y corriendo al ritmo de Ignacio Castro, Aguada colocó un parcial de 10-4 y se puso a 7 de Unión cuando al tercer cuarto le quedaban 6 minutos. El partido volvió a entreverarse bastante. La intensidad defensiva que propusieron los dos equipos complicó demasiado a las ofensivas rivales y comenzaron a haber más pérdidas que puntos. Con Santiago Álvarez como principal vía de gol, Unión recuperó 10 de renta pero Aguada, cargando con Brian Rodríguez cerca del cesto, logró ponerse solo a 6 (46-40) puntos de su rival sobre el cierre del tercer período. Trabajando con paciencia, revirtiendo la pelota, jugando rompimientos y descargas Unión cerró mejor el cuarto. El equipo “Azulgrana” encontró dos triples, colocó un parcial de 10-1 y logró estirar la máxima a 15 puntos sobre el cierre del tercer chico. Unión comenzó a manejar los tiempos del partido, jugó el básquetbol que le servía ante este rival y comenzó a asegurarse el punto. Un doble de Lucas Alegre generó que Aguada se pusiera a 13 de cara al último cuarto.
Un triple de Ignacio Castro en el inicio del último período le dio ilusión a un equipo de Aguada que no supo revertir el trámite. Unión tuvo muy bajos porcentajes durante todo el último cuarto pero tomó cuantos rebotes ofensivos quiso, realizó un gran trabajo de balance defensivo y se mantuvo arriba en el tanteador. Aguada llegó a ponerse a 9 en más de una oportunidad pero nunca puso en riesgo un triunfo que se terminó de concretar cuando, a tres minutos del final, Juan Pablo Tito anotó un triple que le devolvió 12 de renta a su equipo.
En el ganador se destacaron los 17 puntos convertidos por Nicolás Scarabino mientras que en Aguada el goleador fue Ignacio Castro que anotó 20 unidades.

Deja un comentario