MIRAMAR, UN CLUB EN CRECIMIENTO

El club Miramar BBC ha emprendido un proyecto de mutua colaboración con el Colegio Miguel de Cervantes donde el colegio se ha hecho responsable de las obras del club a cambio de utilizar las instalaciones para sus actividades deportivas. Para conocer más del proyecto conversamos con el director técnico de las divisiones formativas y ex jugador del club cebrita Marcelo Manicera.

Por: Fermín Dibarboure

¿De qué se trata el proyecto?

La idea es a partir de Enero o Febrero del año que viene empezar a trabajar en conjunto con el Colegio Cervantes, que empezó a hacer obras en nuestro club y ya terminaron todo el cerramiento de la cancha que era abierta. La cancha está totalmente cerrada, faltan algunas terminaciones pero el gimnasio ya está pronto. Queda la segunda parte que es para el año que viene, que se basa en la colocación del piso flotante y cambiar el sistema de los tableros, que vendrían aéreos de la pared y se saca la columna vieja de hormigón que había en la cancha. Después lo otro es, de a poco, ir trabajando conjuntamente con el colegio para poder potenciar, sobre todo, las categorías más chicas de formativas con niños del colegio y a medida que se vaya trabajando en forma conjunta poder pasar niños del colegio que quieran jugar básquet a las formativas de Miramar. Ese es un primer paso, después lo otro que hay que todavía no está bien armado pero lo está llevando a cabo Cambón, que es el director del colegio, es traer y que empiece a funcionar acá en Miramar una escuela de Basquetbol, que estaría organizada y liderada por el Real Madrid de España. La idea es ir de a poco trabajando en todo eso y sumando a la gente del Real que obviamente va a ser importantísimo, sobre todo para la capacitación nuestra como entrenadores. Esta gente viene con otra cabeza, están a otro nivel y sin duda nosotros tenemos que abrirnos a eso para poder capacitarnos y estar mejor.

Entonces por lo que decís hay dos partes dentro de este proyecto: una que se estaría finalizando con una segunda parte el año que viene que es de infraestructura y la otra es de sumar chiquilines a las categorías de formativas de Miramar.

Ahí está, son dos partes una que tiene que ver todo con el edificio y el gimnasio y la otra que es mas lo que encara a lo deportivo que es lo que más me tocaría a mí, en la parte de trabajar con niños y empezar a sumar niños del colegio que quieran y que estén capacitados para integrar los planteles de formativas para poder empezar a hacer un trabajo a largo plazo en las formativas del club.

¿Cómo surge este proyecto?

Mirá, yo empecé este año a trabajar en el club y ni bien empecé Sergio Modernel, que es el presidente y que fue compañero mio hace años cuando jugábamos en la primera de Miramar, junto con un montón de amigos de él que están llevando adelante el club y más que nada por intermedio de Eduardo Cruz, que es el nexo entre Miramar y el colegio, arrimaron a Cambón, se empezaron a reunir y Cambón les planteó la idea de hacer todo un gimnasio para que el colegio pueda usarlo para sus actividades de educación física. Empezaron de a poco y, por julio, que estábamos entrenando, un día fuimos y ya habían empezado a colocar las chapas y en cuestión de un mes estaba todo cerrado. Toda la parte de cerramiento fue muy rápido. Yo no estuve muy metido en lo que fue toda la parte de Miramar y del colegio, pero fue por intermedio de Eduardo y de Sergio que fueron los que arrimaron a Cambón al club.

¿Cuáles son los objetivos que se plantea el club a largo plazo y como lo ves  vos como entrenador de las formativas de Miramar?

Desde mi punto de vista, como entrenador, lo principal es que los niños que están yendo a los planteles hoy en día aprendan todo lo que en mi época se llamaban fundamentos, que ahora se le llama técnica individual. Todo el tema de movimiento de pies, hacerlos entender que al básquetbol no se juega solo con las manos, que es fundamental el saber usar y mover los pies para poder jugar y esas cosas. De a poco, a medida que  los niños con los que yo empecé a trabajar este año vayan creciendo, y pasando de categorías, la idea es irles sumando toda la parte técnica del básquet para lograr, dentro de lo posible, que desde mini hasta juveniles o cuando Miramar esté en condiciones de formar una Primera, haya un patrón de juego. Que todas las categorías, incluso cuando haya Primera, vos vayas a ver a Miramar y logres ver la misma idea juego en todas las categorías. Salvando las diferencias de lo que es una categoría de minis a una de juveniles. Ese es el objetivo fundamental que yo le planteé al club y que aprobaron y en eso estamos. Ellos saben que es un trabajo a largo plazo, por lo menos de acá a 4 o 5 años. Después otro objetivo que tenemos para el año que viene, es intentar hablar con instituciones amigas, que les sobren jugadores, para que nos puedan prestar y con lo que hay en el club  más dos o tres jugadores a préstamo poder potenciar las categorías más grandes. Hoy en día en las categorías más grandes de Miramar no hay muchos jugadores y los que hay están carentes en lo que te decía de fundamentos, y no es fácil, a los chiquitos los vas haciendo de a poco en el día a día, pero a los grandes es más complicado irles metiendo cosas. Entonces los objetivos a largo plazo, que las formativas de Miramar compitan cada vez mejor. Que estén capacitados para hacerlo bien y poder hacer que Miramar tenga jugadores para poder formar un plantel de primera división, y que no se de lo que pasa en la mayoría de los clubes que tienen que traer jugadores porque no tienen como formarlos.

Deja un comentario