“Estos torneos ayudan a ver la realidad”

Joaquín Jones será uno de los encargados de representar a Uruguay en la disciplina “básquetbol 3X3” de los Juegos Olímpicos de la Juventud. El alero oriundo de Capitol dialogó con nosotros sobre lo que será esta experiencia pero también sobre lo que fue el torneo pre-mundial U18 del que participó en el mes de junio.

Jones 2

Fotos: fibaamericas.com

Consultado sobre el balance que hace de lo que fue el pre-mundial U18, Jones expresó: “Deportivamente hablando el balance es muy malo. Estuvimos lejos de cumplir el objetivo principal que era clasificar al Mundial y luego tampoco pudimos cumplir el objetivo que nos planteamos allá, salir quintos. Quedamos lejos de todos los objetivos, salir último te deja lejos de todo. Pensando en lo extra-deportivo la situación es distinta, este tipo de experiencia siempre son buenas y siempre aportan para la carrera de uno como deportista, creo que en algún momento de mi carrera este tipo de experiencias me va a servir mucho”. Varios son los motivos que no le permitieron a Uruguay lograr los objetivos pero para Joaquín esta fue la clave: “En los momentos que necesitábamos proponer el juego que habíamos entrenado nos salimos de la línea y no hicimos lo correcto. Tendríamos que haber seguido el plan de juego entrenado en esos momentos y creo que por eso no terminamos cumpliendo el objetivo”. Pese a no haberlos logrado, el alero que actualmente juega en Biguá piensa que los objetivos no eran inalcanzables: “Creo que se podría haber logrado. Perdimos con Argentina por 12, que era el partido que teníamos que ganar para clasificar, y fue el peor partido que jugamos en el campeonato. No era un objetivo fácil pero creo que si nos hubiéramos preparado de mejor manera podríamos haber llegado a nuestro objetivo”. Las diferencias físicas que había entre la mayoría de las selecciones y Uruguay fueron un factor importante en este campeonato: “Lo sufrimos pero no tanto por la preparación física que tuvimos sino porque las otras selecciones tenían mejores físicos. No fue un tema de preparación física, fue un tema de genética”. El primer día de competencia les puso a los chicos a Estados Unidos como rival. La selección uruguaya viajó a Colorado Springs sabiendo que era muy factible perder por una diferencia amplia ese partido y eso llevó a los celestes a digerir de buena manera la abultada diferencia con la que terminó ese encuentro: “Teníamos claro que ese no era el partido que teníamos que ir a buscar. Creo que no nos golpeó mucho, a ninguno de la delegación le gustó perder por 100 puntos pero tratamos de concentrarnos rápidamente en el partido contra Argentina, que era el partido clave, y creo que pudimos borrar rápido el duelo contra Estados Unidos”. En el duelo clave ante Argentina que disputaron el segundo día no se vio al mejor Uruguay. Los chicos no tuvieron su mejor partido y perdieron la clasificación al Mundial: “Hicimos todo lo contrario a lo que tendríamos que haber hecho para ganar, no jugamos de la manera correcta y perdimos bien. Ellos fueron mejores y no tuvimos respuesta ante su juego”. La ansiedad por lograr el resultado no fue algo que ayudara a los chicos en este clásico del Río de la Plata: “Creo que el principal problema fueron las ganas de ganar que teníamos. Inconscientemente quisimos ser protagonistas de este partido, nos ganó la ansiedad, nos obligó a salirnos del plan de juego y no pudimos con este partido. Cada uno quiso resolverlo por él mismo como algo común pero no era eso lo que teníamos que hacer”. Pese al golpe de no haber conseguido los objetivos, los celestes se recuperaron muy bien y le ganaron con comodidad a México: “Fue el mejor partido que tuvimos en el campeonato. Por suerte no tuvimos inconvenientes en lo que fue la recuperación anímica y pudimos jugar bien porque nos acotamos a hacer lo que el plan de juego indicaba”. Ya en la lucha por el quinto puesto el destino les puso como rival a Brasil. Uruguay volvió a tener un mal partido y no pudo ante un equipo norteño que tenía ganas de revancha luego de lo que había sido la semi-final del Sudamericano U17 de 2013: “Entramos muy desconcentrados mientras que ellos salieron a ganar si o si desde el primer minuto. Fueron superiores y creo que nos ganaron desde el primer minuto, en ningún momento tuvimos chances de competirles”. El último juego ante México encontró a un equipo celeste cansado, golpeado y sin poder cerrar bien un partido que dominó durante todo el tercer cuarto: “Se junto un poco todo, estábamos cansados, anímicamente no estábamos bien porque a nadie le gustó jugar por el último puesto. Igualmente tuvimos buenos momentos en el partido, llegamos a ganar por más de 10 puntos en el tercer cuarto pero nos volvió a pasar lo mismo que contra Argentina, nos salimos del plan de juego y no pudimos demostrar lo que éramos”. Estos torneos, más allá del resultado, generan un importante crecimiento en los chicos que son capaces de separar la frustración del resultado de la experiencia que vivieron. El jugar contra los mejores siempre desnuda carencias y ayuda a seguir mejorando: “Tenes que afrontar la realidad y darte cuenta de que estas muy lejos de este tipo de rivales en el ámbito internacional. Creo que esto te sirve para darte cuenta que no por hacer 20 puntos en un partido de formativas sos el mejor. Estos torneos ayudan a ver la realidad”. Con este campeonato se terminaron las posibilidades de Joaquín de participar en una selección formativa. El alero afirmó que extrañará los trabajos de selección: “Las cosas que viví dentro de la selección son las más lindas que viví hasta ahora en este deporte. Es algo que se va a extrañar porque no se va a volver a repetir pero ahora hay que trabajar para llegar en algún momento a alguna selección mayor que es lo que todos soñamos”. Y agregó que: “El saldo de este tiempo es muy positivo. Más allá de que en dos de los tres torneos en los que participe no hallamos cumplido con los objetivos, creo que el aprendizaje que me dejaron estos tres torneos es mucho y eso es muy positivo”.

Jones

En los días previos al viaje rumbo a Colorado Springs, Estados Unidos, que terminó con la disputa del pre-mundial U18, Jones recibió la noticia de que integraría la selección uruguaya de 3X3 que participaría de los Juegos Olímpicos de la Juventud en agosto de este año. Joaquín se mostró muy sorprendido ante esta citación: “La verdad que me generó una sorpresa muy grande cuando me dijeron esto. Fue algo muy raro porque voy a representar al país en algo que lo acostumbraba hacer como hobbie, como un pasatiempo en verano pero es algo que me deja muy contento”. Y afirmó que: “Va a ser una experiencia única. Trato de esperarla tranquilo”. Más allá de competir nuevamente a nivel internacional y del hecho de volver a vestir la camiseta celeste, el participar de un Juego Olímpico será algo inolvidable para los chicos que participen de esta experiencia: “Ya estuve interiorizándome por internet y estar conviviendo tres semanas con 6000 atletas de diferentes partes del mundo y de diferentes disciplinas va a ser algo único”. Por último Joaquín se refirió al conocimiento que tiene de quienes será sus compañeros: “Tuvimos una reunión la semana pasada, los conocí y creo que vamos a entrenar algunos días antes de irnos pero no mucho más”.

Deja un comentario