“Todo es parte del proceso del éxito”

Luís Pierri dialogó con nosotros luego de su arribo a nuestro país con la selección U18. El entrenador de las selecciones formativas se refirió a lo que fue el pre-mundial, al no haber podido lograr los objetivos pero también a cómo deben aprovechar esta experiencia los diferentes chicos que participaron de la misma.

Pierri 2

Fotos: fibaamericas.com

¿Qué balances haces de lo que fue el torneo?

Antes que nada creo que tengo la obligación de asumir la responsabilidad de todo lo que pasó. Para analizar el balance, cosa para la que me voy a tomar unos días más, yo divido la situación en dos. Por un lado el “resultadísmo” que obviamente fastidia y donde se pudo haber cambiado algún resultado y por el otro está el análisis un poco más profundo que marca que en algunas puntas hicimos las cosas bien y eso me deja satisfecho, conforme. Más adelante analizaremos con más detalle los errores que tuvimos y veremos cuál fue el motivo que nos llevó a tenerlos pero creo que como aspecto positivo aparece la apuesta por el equipo más joven del torneo. A la larga terminamos pagando un poco por eso, y asumo toda la responsabilidad nuevamente, pero a su vez es una de las cosas que yo quería y creo que con algunos de los chicos más jóvenes que estuvieron en el campeonato se llegó a lo que quería.

Los resultados no se terminaron dando y no se pudo concretar el objetivo. Igualmente estos torneos siempre deja cosas positivas para todos los integrante de la delegación ¿Sentís que te fuiste de Colorado con más satisfacciones que frustraciones?

La pregunta que nos deberíamos hacer para analizar esta situación es: ¿Qué otros resultados se podrían haber dado? Siempre hay que soñar e ilusionarse con lo mejor pero llega un momento en el que empezas a ver a los rivales, los estudias y te chocas con la realidad que no le impide a uno soñar pero que lo lleva a hacer otro tipo de análisis de la situación. Yo creo que siempre se debe trabajar con mucha ilusión y soñando, si después los resultados te golpean es otra cosa pero esa es mi forma de ver esto.

En lo previo al torneo se jugaron dos amistosos que dejaron resultados positivos ¿Los ayudaron a cargarse de ilusión esos dos juegos?

En realidad no a mí. Fueron partidos muy particulares que había que estar ahí para verlos. Creo que generaron un impuso importante para que el equipo se terminara de meter en el torneo pero fueron partidos muy raros en cosas como los arbitrajes y no fueron tan reales los resultados. En ese momento no lo comente pero tampoco me engañé con esos resultados. Los partidos sirvieron para unir al equipo, para terminar de concentrarlo en el campeonato pero yo me empecé a dar cuenta en esos juegos que la diferencias físicas eran muy importantes. Tanto a mí como a Álvaro (Ponce) nos dejó preocupados la fortaleza física que iban a enfrentar los chicos en el torneo.

Llegó el debut ante Estados Unidos. Una derrota abultada, un partido que se terminó dando dentro de lo esperado ¿No?

Si, era lo que esperábamos. Después, viendo como le jugaron las otras selecciones, me quede pensando en que le podríamos haber jugado de otra manera, quizás jugarle un partido más lento, intentando manejar más los tiempos para que no te hagan tantos puntos, pero la verdad es que era un equipo que tenía 5 jugadores con grandes posibilidades de llegar a la NBA que iban a intentar mostrarse porque había muchos ojeadores mirándolos y sabíamos que eran superiores entonces intentamos no estresarnos mucho con lo que pasara.

Ya se sabía que ese partido lo iban a encarar distendidos y sin preocuparse mucho por el trámite sabiendo que el torneo para Uruguay comenzaba al otro día ¿Crees que al plantel le pegó más de lo esperado el perder por esa diferencia?

No, creo que no. En realidad eso es algo muy personal pero me parece que al otro día ya estábamos pensando en Argentina y no creo que el resultado en el segundo partido haya sido influenciado por lo que pasó en el primero ante Estados Unidos.

La segunda fecha planteó el primer partido clave, el duelo ante Argentina ¿Cómo analizas ese encuentro?

Por momentos jugamos un buen partido tanto en lo estratégico como en lo que refiere a la actitud del plantel. Dejamos a Argentina en 67 puntos y eso habla del buen trabajo defensivo que hicimos, más allá de que en el primer tiempo se nos escaparon un poco. En el entretiempo hablamos mucho sobre los errores que habíamos tenido y mejoramos mucho en la defensa lo que no encontramos fue la solidez ofensiva necesaria para llevarnos este partido. Nos faltó consistencia ofensiva y el destaque de algunas de las figuras en las que el equipo más confiaba pero creo que todo se debe a la parte física. Yo vi grandes diferencias con todos los equipos, con Argentina no estábamos tan lejos como con otras selecciones pero igualmente sentimos esa diferencia en el partido.

¿Te queda la interrogante de que hubiera pasado si el equipo hubiera jugado desde el primer minuto como jugó a partir del segundo tiempo?

Si, son cosas que siempre van a quedar como interrogantes y que te pueden llevar a pensar que les pegó el perder por 98 puntos con Estados Unidos. Creo que los chicos entraron muy nerviosos. Esta generación ha tenido varios desencuentros con Argentina y creo que eso los llevó a encarar este juego con muchos nervios, con mucho estrés y muy preocupados por ganar el partido como sea pero sin preocuparse tanto en la parte estratégica. Creo que lo encararon con una cabeza más nerviosa que concentrada. Estuvimos mucho tiempo hablando de esas cosas en el entretiempo, intentamos bajar los decibeles del equipo y ahí logramos ponernos en juego. En el segundo tiempo se dio un trámite un poco más un normal, un poco más como lo esperaba.

Estos torneos en los que en dos noches te jugas la clasificación no te permiten tener malos días del equipo ¿Sentís que el partido contra Argentina fue una mala tarde de la selección?

No tengo muy claro si fue una mala noche o si ese no es nuestro nivel. Nosotros dimos nuestro 100% para intentar llevarnos el triunfo pero nos dio para esto.

Llegó el partido contra México en el que se los vio muy bien anímicamente pese al golpe del día anterior. Se ganó el partido desde el primer minuto ¿Cómo lo viste vos?

Demás está decir que se vio el mejor juego de Uruguay en ese partido pero también está la otra versión que es el hecho de que México jugó el día anterior ante Estadios Unidos y eso me lleva a la duda de cuanto lo pudo haber afectado a ellos y cuanto nos pudo haber afectado a nosotros en la primera jornada. Fue una muy buena noche nuestra pero tampoco creo que ese sea el nivel de nuestro equipo, jugamos bien y pudimos ganarle a México.

Ya con otros objetivos, el destino les puso a Brasil en el camino ¿Qué crees que fue lo que los llevó a una nueva derrota?

Antes de este juego yo vi el partido del Sudamericano del año pasado y vi el scouting que había hecho Javier (Isis) para ese juego. En ese momento me pareció que había algunas diferencias pero no tantas. Obviamente la altura jugaba en nuestra contra pero no me pareció que hubiera una diferencia muy grande en esta generación. Ya cuando los vi en el torneo me pareció que era muy grande la diferencia entre una selección y otra. Por momentos no podíamos agarrar la pelota, ellos estaban por encima del aro y nosotros jugamos siempre por debajo del mismo. Ellos nos jugaron muy físico, nos llevaron hasta abajo y nos anotaron fácil por momentos. Nos hicieron puntos que desde el punto de vista estratégico eran difíciles de solucionar, intentamos colocar una zona con la que generalmente te resguardas un poco más pero no los pudimos contener ni siquiera con eso. Después el partido se desvirtuó porque, como a todo brasilero, si les das un poco de diferencia no los agarras más. La idea era llevarlo punto a punto pero cuando se alejaron en el tanteador continuó pesando el tema físico pero también pesó el ya haber quedado afuera y un montón de factores que terminaron llevando a la derrota abultada.

Terminado el partido contra Brasil se hicieron comparaciones con lo que había ocurrido el año pasado en el Sudamericano (esta generación le ganó por 13 a los norteños) ¿Crees en comparaciones en selecciones formativas?

Las comparaciones son odiosas y hay que saber comparar las cosas. Con Brasil el año pasado Uruguay se jugó una final y acá era un partido en el que había que ganarle a Brasil por el orgullo, para buscar una mejor posición pero no era una final. Eso, en conjunto con el hecho de que habían quedado eliminados, llevó a que el estado de ánimo no fuera el mismo. Además, el año pasado estaban jugando de locales, ahora jugamos en cancha neutral cosa que llevó a Brasil a no tener ningún tipo de presión y no es lo mismo Brasil con presión que sin. Son tantas las cosas que inciden que no tiene mucho sentido entrar en comparaciones. Además, comparar en selecciones formativas es muy difícil porque los cambios de un año para otro son muy importantes. Haciendo un análisis más profundo creo que tenemos que ver que el progreso que logran los brasileros en un par de años en algunos jugadores no lo logramos nosotros con la mayoría y eso es una de las cosas que tenemos que ver como país basquetbolero. Por eso a los 14 años estamos parejos, a los 15 les podemos ganar, a los 17 nos cuesta bastante y a los 18 ves que termina siendo hombres contra niños por momentos. El análisis necesita otra profundidad y un cambio en la forma de trabajo que tendremos que hacer para el que, obviamente, nos ayudará mucho la experiencia obtenida.

El último partido contra México imagino que lo encararon golpeados, dolidos y se encontraron con un equipo azteca diferente al de la fase de grupos ¿Verdad?

Creo que este partido no reflejó lo que era nuestra selección ni las diferencias entre un plantel y otro. Así como creo que no estamos 20 puntos por arriba de ellos, como pasó en el primer partido, no creo que nos mereciéramos un 25-0 como se dio en el último cuarto de este partido. Me dio lastima ese partido por los chiquilines que no se merecían cerrar el campeonato así pero acá no es un tema de merecimiento. Estuvimos muy por debajo de lo que podríamos haber dado y habrá que olvidar ese partido.

Pierri 1

¿Qué sensaciones te dejó el no poder lograr el objetivo?

Yo veía a Brasil y a Puerto Rico frustrados por no haber podido clasificar y me costaba creer que nosotros estuviéramos tan frustrados como ellos cuando mientras ellos estaban de gira por Europa preparando el campeonato nosotros estábamos jugando en Capitol contra Marne. Es parte de la locura de los uruguayos que nos lleva a intentar lograrlo y a veces a llegar a esos objetivos que parecen distantes en el comienzo. Yo como jugador supe salir último, supe comerme bolsas pero también supe salir campeón y todo es parte del proceso del éxito. Creo que esto es parte del aprendizaje que los chicos tienen que tener y que nos pueden llevar algún día a estar a tono.

¿Crees que los chicos que participaron de este campeonato, cuando superen la frustración que deben tener luego de no haber podido lograr el objetivo, podrán explotar esta experiencia que, sin duda, es muy enriquecedora para ellos?

Uno de los objetivos para este proceso era que esta generación fuera acompañada por muchos jóvenes y lo logramos. Creo que en algún momento nos terminó jugando en contra pero igualmente la idea era que sumen minutos, que sumen experiencia y que los golpee la realidad en este momento. Tuvimos charlas con los diferentes muchachos, en algunos casos en materia individual, y la idea es que lo puedan aprovechar. En la próxima semana vamos a hacer una evaluación con el cuerpo técnico y vamos a seguir conversando con el plantel para que no se olviden de esto porque es importante que no lo olviden. No es cuestión de pasar raya y olvidarse de lo que pasó, tenemos que usarlo para saber dónde estamos parados y seguir mejorando. Cada uno de los pibes tiene cosas para mejorar pero tiene que querer mejorar porque no es por arte de magia que van a mejorar. No por el simple hecho de haber entrenado unos meses con la selección y de haber participado de un torneo así van a mejorar, ellos tienen que llegar a sus clubes y continuar creciendo, trabajar físicamente de otra manera y volcar esta experiencia para seguir mejorando. Nosotros vamos a proponer en la Federación hacer una evaluación de estos chicos cada tanto para seguirlos, para continuar observándolos y para ver si siguen creciendo. Es importante este seguimiento para ver si explotan bien esta experiencia.

Más allá de los resultados, este fue tu primer torneo como entrenador de las selecciones formativas ¿Cómo te sentiste?

Con ansiedad, no tanto con nervios pero reviviendo cosas que ya había vivido en diferentes momentos de mi carrera deportiva. Obviamente lo viví desde otro lugar pero toda la previa y el llegar a Colorado me hizo recordar otros momentos anteriores. No vi grandes cambios estratégicos de lo que había visto en partidos o campeonatos de los últimos años, lo que fue público y notorio terminó siendo la diferencia física entre algunas selecciones y otras.

Terminado el primer torneo del año ¿Cómo sigue el trabajo?

Ahora vamos a tener un tiempo de espera. El fin de semana que viene vamos a tener una reunión en la FUBB para diagramar toda la parte laboral y después de eso nos reuniremos con el cuerpo técnico para hacer una evaluación de lo que fue el campeonato y lo que se viene.

Deja un comentario