MÉXICO: UN EQUIPO COMPLICADO

Los aztecas demostraron en las primeras dos fechas de este pre-mundial U18 ser un rival complicado. Uruguay deberá hacer bien las cosas para ganarle a un equipo que no es muy ordenado técnicamente pero que tiene buenos jugadores, que corre bien la cancha y que demostró, en la primera fecha ante Argentina, que defiende muy duro.

México es un equipo con un estilo de juego centroamericano. Los aztecas defienden muy bien e intentan correr la cancha permanentemente. Tienen en Osmar García y en Cesar Molina a dos bases chicos y rápidos a los que les sienta muy bien correr la cancha a partir de la cantidad importante de robos que ellos mismos generan en primera línea. Más allá de la intensidad en primera línea que tienen, una de las virtudes defensivas de este equipo mexicano es el buen trabajo que realizan sus internos en las ayudas defensivas. Tienen dos internos de más de dos metros que intimidan, que son inteligentes a la hora de ayudar en los rompimientos en primera línea y que tapan muy bien arriba. Por si fuera poco, esos dos internos le generan un cerco reboteador al que va a ser difícil robarle algún rebote ofensivo y del que habrá que cuidarse luego de que los mexicanos erren algún tiro.

En ataque los mexicanos no son muy ordenados. Les encanta correr la cancha y es lo que buscan permanentemente. Ante defensa plantada no tienen muchas ideas, contra Argentina intentaron jugar algún alto-bajo y buscaron generar mucho desde las cortinas directas de las que Uruguay deberá cuidarse no solo por los internos de México sino por el tiro de tres puntos con el que los aztecas han lastimado a sus primeros dos rivales. Los internos de México no son muy pesados en la pintura a la hora de jugar el 1X1 de espaldas pero si hay que cuidarse porque son versátiles, pueden jugar de frente al aro y tienen un respetable tiro de cuarta distancia

Deja un comentario