NADA DEL OTRO MUNDO

Argentina jugó su primer partido en la jornada de ayer, viernes, y no mostró un gran nivel. El equipo albiceleste parece haber involucionado desde el Sudamericano U17 de Salto a la fecha y nunca pudo afianzarse en cancha ante un México que lo hizo transpirar hasta el final para ganarle.

FIBA Americas U18 Championship

Foto:fibaamericas.com

El equipo albiceleste no mostró un gran nivel en el primer partido del pre-mundial U18. Si bien estuvo sólido en defensa, en ataque no pudo lastimar demasiado. José Vildoza no fue lo desnivelante que fue en Salto y es que se dedicó más a organizar a su equipo que a intentar lastimar el aro rival. Argentina solo pudo dominar el trámite cuando tuvo altos porcentajes desde más allá de los 6.75.

Los internos albicelestes no gravitaron en ningún momento. Es cierto que los defensas internos mexicanos son más altos que los uruguayos pero la realidad marca que los albicelestes no encontraron resultado en los momentos que cargaron la pintura con pases a sus internos posteados. Juan Pablo Arengo, goleador de esta generación de Argentina en el Sudamericano U17 del año pasado, fue el que más lastimó y es que tuvo unos primeros tres cuartos brillantes en donde fue la principal, por no decir de las pocas, vías de gol de su equipo. El otro jugador que fue importante fue un Martín Gómez, mejor triplero del sudamericano U17, que asumió en los momentos en que todas las miradas defensivas se las llevaba Arengo. Vildoza recién se animó a atacar el aro al final del juego y lo liquidó pero no tuvo la incidencia ofensiva que muchos esperaban.

El balance defensivo no fue una virtud en un Argentina que, según cuentan algunos periodistas que están en Colorado Springs, está sintiendo el hecho de que Colorado quede casi 2000 metros por encima del nivel del mar y que terminó recibiendo 17 puntos de corridas. Cuando lograron plantarse en defensa los albicelestes encontrar resultados. Se cerraron bien y no permitieron que su rival los lastime mucho en la pintura pese a los internos altos que posee México.

Argentina tampoco mostró un gran orden ofensivo y eso hace pensar que se podrían haber guardado algunas cosas para más adelante. Más allá de alguna salida de rombo para un Arengo que estuvo encendido o algún otro sistema sencillo este equipo de Argentina no mostró mucha cosa y deberá levantar su nivel si quiere gravitar en este torneo.

Hablando de lo puramente estadístico hay que decir que Argentina no terminó con los mejores números. Los albicelestes terminaron con un 42% en tiros de campo (28/67) habiendo anotado 7 de los 25 triples que tiró y 21 de los 42 dobles que lanzó. El rival de Uruguay en la segunda fecha metió 24/33 en libres, cedió 11 asistencias y perdió 18 balones. La lucha por los rebotes la ganó por uno (42-41) pero hay que marcar que le tomaron 16 rebotes ofensivos a partir de los cuales los mexicanos anotaron 18 unidades de segundos tiros. Donde más lastimó Argentina según las estadísticas es en la pintura y es que allí anotó 38 de los 87 puntos con los que terminó el partido. Yendo a lo individual hay que marcar que el goleador albiceleste fue un Juan Pablo Arengo que anotó 25 puntos y que fue secundado por José Vildoza con 15 unidades. Vale destacar que el mejor rebotero de este equipo terminó siendo Juan Pablo Lugrín con 12.

A partir de esto Uruguay debe ilusionarse, Argentina no es ningún “cuco” y si se puede. Solo hay que confiar en este equipo que intentará dar el primer paso rumbo a la clasificación en la jornada de hoy. Igualmente hay que ser consientes de que los albicelestes tienen un plantel con talento y con buenos físicos no hay que descuidarse porque cada error que se cometa en el juego se pagará caro, hay que confiar y esperar.

Deja un comentario