EXPERIENCIA INOLVIDABLE

Los cadetes de Regatas Lima (Perú) terminaron su “gira” por Uruguay y se llevaron cosas muy importantes. Los dirigidos por, el uruguayo, Diego “facha” Martínez jugaron cinco amistosos a otro nivel, trabajaron físicamente con el profesor Jorge Olalde y no hay duda que estas vivencias tendrán efecto en la formación de estos chicos generación 98.

tabare - regatas lima  sub18  0028
Ayer por la noche la generación 98 de Regatas Lima (Perú) emprendió su regreso al país incaico luego de lo que fueron cinco días a puro basquetbol en nuestro país. Los chicos llegaron a Uruguay el pasado miércoles y fueron recibidos por los cadetes de Biguá en sus respectivas casas. Ya el mismo miércoles jugaron un amistoso ante los generación 98 del pato de Villa Biarritz en el que lograron jugar de igual a igual pero terminaron perdiendo por dos puntos. El jueves por la mañana comenzaron una serie de trabajos físicos con el profesor Jorge Olalde que puede haber sido la parte más importante de la estadía en nuestro país porque, como bien dice Martínez en la entrevista que pueden encontrar más abajo en este mismo artículo, una de las principales “carencias” de este club es el trabajo físico y no carencia por problemas económicos sino que por una cuestión de compromiso y “cultura deportiva” a la que hacen referencia tanto el entrenador como los jugadores entrevistados. En este segundo día en nuestro país Regatas enfrentó a Bohemios en un juego que se terminó yendo a alargue pero que terminó ganando el albimarrón. El viernes por la mañana se volvieron a ver con Olalde para después jugar contra un Biguá que en esta oportunidad le ganó con cierta contundencia. El sábado fue un nuevo día de doble horario, los chicos trabajaron con Olalde y jugaron ante los cadetes de Urunday Universitario en lo que fue un muy lindo partido. Luego del día libre del domingo, donde los chicos realizaron diferentes actividades guiados por los jugadores de Biguá que los recibieron en sus casas, los cadetes de Regatas Lima encararon el último día en nuestro país con el resto físico que tenían. Volvieron a trabajar con el preparador físico de Biguá por la mañana y por la tarde jugaron el último amistoso frente a Tabaré en el que fueron competitivos durante cuatro de los cinco quintos que se jugaron pero luego no pudieron. Sin lugar a dudas el conocer otras formas de jugar y otras formas de trabajar le servirá mucho a estos chicos de los que varios, probablemente, participarán del proceso de selección peruana que terminará con la disputa del Sudamericano U17 el año que viene.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario